BALCÓN

 

 

EL PROYECTO DE PRESUPUESTO DE EGRESOS de la Federación para 2018 trae aparejada la necesidad de recortar $28 mil millones de pesos. Estos recursos deberán restarse de las áreas menos prioritarias del sector público. Hace unos días, el abogado Miguel Carbonell propuso que parte de dicho recorte se obtuviera del presupuesto de las comisiones públicas de derechos humanos. Para el investigador de la UNAM, estas oficinas “sirven de muy poco y gastan mucho dinero”. Buscando aportar elementos que orienten a los legisladores a concretar la reducción de recursos, procedo a revisar la manera como ha venido operando la CNDH recientemente. Los mexicanos tenemos hoy un Defensor del Pueblo de papel, o mejor dicho, de comunicados. Mientras que el anterior titular de la CNDH se caracterizó por una soberbia tal que lo llevó a inaugurar bustos de su efigie y cátedras con su nombre, el Presidente actual de dicho órgano se distingue por emitir boletines de prensa a la menor provocación. En 2015 publicó 388 comunicados; un año después, 346; y, en lo que va del presente, lleva ya 330. Los boletines de este año, por citar un ejemplo, se refieren a una amplia gama de temas. Lo mismo reseñan la importancia del trabajo doméstico que el de las parteras tradicionales. Celebran el Día del Libro, recomiendan la lactancia materna y el cuidado de las aves migratorias. Otros se refieren a los salarios mínimos, al uso excesivo de la fuerza en Cataluña y hasta a la renegociación del TLCAN. Tantos comunicados provocan que la CNDH pierda el foco sobre lo que realmente significan los derechos humanos: no se necesita ser especialista para suponer que las desapariciones forzadas o la tortura deberían ser más relevantes en la agenda de trabajo del Ombudsman que los problemas ligados a la depresión o la celebración del Día del Deporte. La catarata de comunicados contrasta con las Recomendaciones dirigidas a las autoridades: 59 en el primer año, 71 en el siguiente y 40 en lo que va de 2017. Durante el primer año de gestión del actual Defensor del Pueblo, se publicaron seis boletines por cada Recomendación; en el segundo, la proporción fue de cinco a uno; y, en lo que va de 2017, se ha ampliado de ocho a uno. Recordemos que la mayoría de las Recomendaciones se emiten de manera tardía: 16 de las publicadas este año fueron resueltas luego de más de un año y medio de haberse presentado la queja. En dos casos (las números 10 y 12), se reseñaron violaciones ocurridas casi seis años atrás. Resulta claro que la CNDH practica una defensa de derechos humanos basada en la emisión de comunicados de prensa. Si los legisladores quisieran aplicar un recorte al presupuesto federal, en tanto no modifiquen la partida relativa a la comunicación social, podrían obtener recursos del presupuesto de la CNDH sin alterar sustancialmente su funcionamiento actual. Los $2,033,000 solicitados para 2018 les dan pues un buen margen de maniobra……. LA CRISIS BLANQUIAZUL NO SE trata de un hecho inédito en la historia de ese partido y responde a las coyunturas electorales del momento. Acción Nacional ha tenido, por décadas, una intensa discusión democrática entre una parte del liderazgo y de la militancia que difiere de la dirigencia en turno. Eso sí: cualquier manual de política recomendaría a un partido de oposición mantenerse unido de cara a una elección presidencial, máxime si tiene posibilidades de ganar la elección. Si no pudieron o no quisieron resolver la creciente tensión sobre el mecanismo de selección del candidato, sólo hay que esperar al 1 de julio de 2018 —o antes— para poner a cada quien en el lugar que le corresponda, en función de las decisiones tomadas…..Y POR HOY ES TODO.