BALCÓN

SOBRAN CIFRAS DE CONTEOS ELECTORALES para documentar el pesimismo priista. De los 13 estados gobernados por el PRI que renovaron Congreso, en todos su Ejecutivo local será un huérfano político. En el Estado de México, de 45 diputados de mayoría relativa, 42 son de Morena; uno, del PRI, y 2, del PAN. De 24 legisladores electos en Sinaloa, 2 hay del PAN; 3, del PRI, y 19, de Morena. Claudia Pavlovich en Sonora tendrá 1 diputado por 20 de Morena. En Guerrero, el tricolor ganó 6 escaños; 4, el PAN-PRD y 18, ya saben quién. En Tlaxcala el Congreso tendrá 7 diputados de mayoría de Morena y 8, de Morena-PT-PES. Hidalgo, un legislador priista por 17 de Morena y su coalición. Colima, 15 de Morena-PT-PES y uno de PAN-PRD. En Oaxaca Alejandro Murat deberá entenderse o someterse a 15 diputados de Morena y 9 de PAN-PRD. El peso de los gobernadores priistas será cercano a cero. Dejemos a los gobernadores. En la Cámara de Diputados el PRI será quinta fuerza política. En el Senado su bancada será la tercera. La votación más baja para un candidato presidencial en la historia fue para Meade. Gobernadores y legisladores federales disminuidos a su mínima expresión. Pasemos al Presidente Enrique Peña Nieto. La aceptación sin regateos del triunfo de López Obrador colocó al primer priista en posición de alta consideración para el futuro jefe del Ejecutivo Federal. Desde el primer discurso, López Obrador no le escatimó reconocimiento y respeto. En ese contexto, construir una excelente salida para Peña Nieto pasa por concentrarse en pavimentar el cambio de poderes, despedirse como un demócrata y trascender como aquel que no cedió a presiones corporativas para pelear a la mala. Lo vital para el primer priista está en el primer morenista. ¿Quién asumirá la rehabilitación política del PRI? ¿Quién puede? Del primer círculo presidencial Luis Videgaray y Aurelio Nuño hacen maletas, nada tienen, nada los retiene. José Antonio Meade brillará en ambientes afines a su perfil. De los futuros senadores destaca Miguel Osorio Chong, alfil presidencial derrotado, Claudia Ruiz Massieu, sobrina de ya saben quién, el cacique sindical Carlos Aceves del Olmo. ¿Cuál de los tres le gusta para encabezar la resurrección del PRI? Partido desangrado, ADN mutado hacia Morena, su voto duro, su vocación de mayoría extraviada, humillada. ¿Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa? Quizá una corriente interna joven, flexible, capaz de transformar al PRI en otra cosa. “Y cuando despertaron, el dinosaurio ya no estaba ahí”……Y POR HOY ES TODO.