BALCÓN

 

 

LA QUE HASTA EL ACTUAL SEXENIO HA sido la más importante Secretaría de Despacho del Gobierno federal en materia política y migratoria, pasará a la historia en el gobierno que a partir del 1 de diciembre encabezará el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quien ayer anunció que las siete actuales subsecretarías quedarán reducidas a tres. Una seguirá siendo la de Gobierno, que estará a cargo del senador chiapaneco con licencia, Zoé Robledo; y otra, la de Participación Ciudadana, Democracia Participativa y Organizaciones Sociales, será titular Tatiana Clouthier; y la de nueva creación, Derechos Humanos, Población y Migración –ya no de Asuntos Religiosos– en la que Alejandro Encinas Rodríguez aceptó estar al frente….. MIENTRAS DONALD TRUMP DECLARA QUE LA Unión Europea (UE), uno de los aliados históricos de EU, es ahora un “enemigo” de su país, parece que la relación con México es un poco más cordial. El viernes pasado llegaron funcionarios estadounidenses del más alto nivel a nuestro país. Trump declaró en una entrevista para la cadena CBS que la Unión Europea es el enemigo: “Bueno, creo que tenemos muchos enemigos. Considero que la Unión Europea es un enemigo, lo que nos hacen en el comercio. No lo pensarías sobre la Unión Europea, pero es un enemigo”, y su atención no estuvo centrada en golpear a México. Hoy, en la última etapa de su gira europea, se reunirá en Helsinki con su homólogo ruso, Vladímir Putin, después de asistir a la cumbre de la OTAN y de encontrarse en Reino Unido con la primera ministra británica, Theresa May. Y mientras Trump se encuentra en la Unión Europea, su equipo más cercano llegó el viernes pasado a reunirse con el Presidente Peña Nieto y con el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Con la reunión de los funcionarios de alto nivel de Estados Unidos en México se espera tener una relación un poco más tersa con nuestro vecino país del norte. La visita de la delegación estadounidense, encabezada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, dice mucho. Con el cambio de administración en México, el gobierno de Donald Trump ha podido matizar un poco la virulencia hacia nuestro país. Los funcionarios norteamericanos se reunieron con el Presidente Peña Nieto, quien cuestionó la separación de familias en territorio estadounidense. Seguramente la relación entre México y Estados Unidos no cambiará de fondo, pero Trump ha mostrado su inteligencia para aprovechar momentos externos y capitalizarlos a su favor, y tal parece que la contundencia con la que AMLO ganó las elecciones podría resultarle favorable, si lo maneja adecuadamente. Además, Trump busca en esta nueva etapa que nuestro país sea su aliado en la guerra comercial que tiene con China, y que lo apoye a frenar la migración centroamericana a su nación. Y en este contexto se dio la visita del pasado viernes a nuestro país. Los funcionarios estadounidenses llegaron a la casa de transición del presidente electo, ubicada en el número 216 de la calle Chihuahua, en la colonia Roma Norte. Al encuentro asistieron funcionarios encabezados por el secretario de Estado, Mike Pompeo; el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; la secretaria de Seguridad, Kirstjen Nielsen; así como Jared Kushner, yerno y asesor de Trump. Por parte del equipo de López Obrador estuvieron los eventuales secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo; de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; de Hacienda, Carlos Urzúa; de Economía, Graciela Márquez; de Seguridad Pública, Alfonso Durazo; así como Jesús Seade y Martha Bárcenas, quienes formarán parte del equipo negociador del TLC. El mensaje que trajo Pompeo fue el de buscar una relación cordial para alcanzar un entendimiento en las diversas materias de la relación bilateral, como el combate al crimen organizado, la lucha contra los opioides, el comercio, la migración y la frontera común. Además, se mencionó que ven con buenos ojos que el próximo presidente de México tenga un respaldo de ese tamaño y que están en la mejor disposición para analizar las propuestas que Andrés Manuel les entregó. Y es que López Obrador presentó una propuesta dirigida a Donald Trump, en la que se espera se sienten las bases para el entendimiento entre ambas naciones en materia de comercio, migración, seguridad y desarrollo social. En la reunión no se tocaron los temas de la separación de familias migrantes en Estados Unidos ni la construcción del muro fronterizo en el que tanto ha insistido el presidente Donald Trump; sin embargo, se dice que sí se habló sobre el tema del “Acuerdo de tercer país seguro”. Este convenio contempla que los migrantes que soliciten refugio en Estados Unidos, lo hagan en México y no en la Unión Americana; sin embargo, el equipo de transición de López Obrador se opuso. Lo cierto es que la propuesta de “tercer país seguro” ha generado división en el gobierno estadounidense: por un lado se opone el Departamento de Estado, porque considera que México no es seguro para los migrantes por las graves violaciones a los derechos humanos; mientras que a favor está el Departamento de Seguridad Nacional, que se ha visto superado por el creciente número de solicitudes de refugio de centroamericanos. Para especialistas en el tema, es en esta propuesta donde radica la importancia de la presencia del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ya que se podrían entregar millones de dólares a nuestro país a cambio de que acepte ser “tercer país seguro”. Esto no es un tema nuevo: ya en el pasado Estados Unidos ha apoyado a México con recursos para fortalecer la seguridad. Otro de los temas centrales durante la reunión fue la renegociación del TLC, en el que el equipo de colaboradores de Andrés Manuel López Obrador ya participa. La realidad es que la reunión entre altos funcionarios de Estados Unidos con quienes dirigirán el próximo gobierno en nuestro país fue muy cordial. Ahora el tema es esperar que esa cordialidad le dure a Trump, cuando el próximo gobierno tenga que decirle con lo que no está de acuerdo…..Y POR HOY ES TODO.