BALCÓN

SON VARIOS LOS QUE HAN LOGRADO CARGOS en la pasada elección del primero de julio y que no los han podido asumir. Algunos porque han sido amenazados, otros porque están en el reclusorio, y uno más porque, estando acusado judicialmente, durante un receso de la audiencia se dio a la fuga. Uno de los casos más graves es el de Elvia del Socorro Ortega Peláez, síndica electa en el municipio de Buenavista Tomatlán, Michoacán. Tras el asesinato del alcalde electo, Eliseo Delgado Sánchez, Elvia, siendo su suplente, tendría que asumir el cargo el pasado 1 de septiembre. No sabemos bien cómo fue la amenaza, pero tuvo que haber sido algo muy serio para que Elvia huyera de Michoacán. El sábado por la madrugada, Ortega Peláez difundió un video en que anunciaba que renuncia al cargo, a la vida política y que se iba del país: “Amigos de Buenavista, mi nombre es Elvia del Socorro Ortega Peláez, soy síndica electa, soy de Buenavista, y en estos momentos, hoy sábado primero de septiembre a las 3 de la mañana aproximadamente, hago pública mi renuncia, hago público que no me interesa la política, hago público que me voy del país, jamás vuelvo a participar en la vida política, no me interesa, no me gustó, y ni hablar, no me interesa ni siquiera estar en el municipio”. Horas después, en un segundo video, informaba que ya se encontraba en Tijuana, al tiempo que reiteraba que dejaba México: “Me encuentro en el centro de Tijuana, enfrente del Arco de Tijuana, reiterando mi salida del partido, reiterando mi renuncia a los cargos públicos y comentando que jamás vuelvo a participar en la vida pública”. Lo cierto es que el video no estaba dirigido a la opinión pública, sino al crimen organizado, que todo parece indicar, le había exigido para liberar a su padre y hermano, quienes un día antes de asumir el cargo habían sido secuestrados. Tras la publicación de estos videos, su hermano fue liberado; sin embargo, su padre permanecía cautivo. Fue por eso que Elvia del Socorro Ortega Peláez organizó, a la distancia, una marcha pacífica en Buenavista, Michoacán para pedir la liberación con vida de su padre. Horas antes de la manifestación, su padre fue liberado. Ante esta situación, Morena designó al primer regidor electo, el doctor Gordiano Zepeda Chávez, como encargado del despacho del municipio de Buenavista Tomatlán, en lo que define al alcalde sustituto del municipio. Lo cierto es que hay territorios, y en parte de Michoacán es así, donde el crimen organizado es el que tiene el control de los municipios.  Lamentablemente, Elvia no es ni remotamente la única alcalde que ha sido amenazada por el narcotráfico. Otros alcaldes no han podido tomar protesta, no porque estén amenazados, sino porque están acusados de pertenecer a la delincuencia organizada, como ocurrió en Amacuzac, Morelos. Dos de los contendientes a la presidencia municipal de ese municipio, el del PRI, Jorge Miranda Abarca, y el de la coalición Juntos Haremos Historia, Alfonso Miranda Gallegos, no pudieron terminar su contienda electoral porque ambos fueron detenidos por autoridades federales, acusados de secuestro y delincuencia organizada. La elección se hizo sin campaña, ya que los dos permanecen en la misma prisión de máxima seguridad en Durango. Los dos son familiares: el candidato del PRI es sobrino del abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia. El tema está en que Alfonso Miranda Gallegos, de Juntos Haremos Historia, venció en  la elección porque nunca fue sustituido como candidato a la alcaldía de Amacuzac. Obtuvo más de tres mil 670 votos. Y el segundo lugar en esta elección lo tiene el sobrino de Alfonso, el actual alcalde con licencia de Amacuzac, Jorge Miranda Abarca, quien buscaba la reelección, pero también está detenido. En las Cámaras de Senadores y Diputados también hay ausentes. En la Cámara de Diputados faltó el diputado por Morena, Roger Aguilar Salazar, quien se encuentra internado en el Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán. El otro ausente es el senador electo de Chiapas por el PRI-PVEM, Noé Castañón Ramírez, quien faltó a la sesión constitutiva debido a que fue detenido en Nuevo León, por el delito de violencia familiar. Noé es un hombre poderoso en Chiapas: hijo del exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y exsecretario de Gobierno de Chiapas, Noé Castañón León. En septiembre de 2016, su exesposa, Mayte López García, lo acusó de violencia familiar y de haberle quitado a sus tres hijos, quienes tenían, en ese entonces, tres, seis y ocho años de edad. Denunció que el día que le quitaron a sus hijos, varios guaruras la sometieron para poder llevarse a los niños a Chiapas, sin su consentimiento; además, señaló que había sido víctima de maltratos y violencia psicológica. Tras su detención, el legislador electo fue citado para comparecer en la audiencia inicial solicitada por el Fiscal del Ministerio Público, por el delito de falsedad de declaración. Sin embargo, el imputado se dio a la fuga. Tras un receso de un par de horas, Castañón ya no se presentó ante el Juzgado de Control que se encuentra adjunto al Centro Estatal Preventivo “El Canelo”. Y todo esto sin contar los múltiples casos de candidatos que fueron asesinados y que de último momento alguien más se presentó a la contienda. Distintas las razones, pero todavía hay sillas vacías de los cargos elegidos el pasado primero de julio…..Y POR HOY ES TODO.