BALCÓN

EL JUICIO QUE SE LLEVA A CABO EN la Corte de Brooklyn en contra de Joaquín Guzmán Loera está ya por concluir.  El pasado lunes 28 de enero, la Fiscalía de Estados Unidos concluyó la presentación de testimonios y evidencias. Durante los últimos dos meses, la Fiscalía ha intentado probar que El Chapo era el líder y mente maestra del Cártel de Sinaloa, y que traficó cientos de toneladas de droga a la Unión Americana. Mientras la defensa de El Chapo argumenta que el capo no era el líder del cártel, sino uno más, y que ha sido víctima de otros narcotraficantes y de las autoridades. Para probar su caso, la Fiscalía utilizó 13 testigos y diversas pruebas, como audios, fotos y videos. En el día 35 del juicio, justo después de que la Fiscalía anunciara que terminó de presentar pruebas y llamar a testigos, Joaquín Guzmán anunció que se reservaba su derecho a declarar. La defensa no quería que el capo fuera interrogado. Tras ser consultado por el juez Brian Cogan, el capo se levantó de su silla y declaró que no hablará en el proceso judicial: “Señor juez, mis abogados y yo hemos hablado y me voy a reservar”. Era la primera vez que se escuchaba la voz de El Chapo luego de más de un mes de juicio. “¿Reservar?”, preguntó Cogan sin entender. “Sí, este, yo no voy a…”, dijo Guzmán, antes de que su intérprete terminara la frase diciendo “testificar”. El último testigo de El Chapo también se presentó a declarar: fue un agente del FBI quien solamente fue interrogado por 30 minutos. Mientras el gobierno de Estados Unidos tardó 11 semanas y usó a 56 testigos para demostrar la culpabilidad de Guzmán Loera, la defensa del capo presentó a un agente del FBI como su único testigo. El turno de los abogados duró poco más de media hora, sorprendiendo a la audiencia del juzgado de Brooklyn, Nueva York, donde se anunció el fin de su presentación de pruebas y llamadas a testigos. Los abogados de El Chapo presentaron como testigo a Paul Roberts, un agente del FBI. Roberts fue interrogado sobre un informe que escribió cuando interrogó al narcotraficante colombiano Jorge Cifuentes en febrero de 2017. Cifuentes contó que en 2010 se reunió con un estadounidense, miembro de los servicios de inteligencia de la Marina, que le mostró una memoria USB llena de pruebas contra la familia Cifuentes y Guzmán. El abogado Jeffrey Lichtman argumentó que Cifuentes usó lo que vio en el USB para contar a funcionarios estadounidenses lo que éstos querían oír sobre Guzmán, intentando demostrar así que El Chapo fue víctima de conspiración por parte de los gobiernos mexicano y estadounidense. Paul Roberts se mostró todo el tiempo nervioso e incluso tembloroso, mientras que Lichtman se mostró agresivo contra el agente del FBI. Incluso en algún momento, y ante el agresivo interrogatorio, el juez Brian Cogan, le recordó a la defensa que el agente del FBI era testigo de Guzmán Loera. Se espera que el jurado escuche los argumentos de cierre de la Fiscalía y el de los abogados para que pueda iniciar las deliberaciones. Para la Fiscalía este caso ha sido muy importante y quiere que se dicte una sentencia ejemplar. Cerraron con testimonios muy fuertes y que sorprendieron que testificaran, como fue el caso del compadre de El Chapo e íntimo amigo, Dámaso López. Esta semana terminaron los testigos y alegatos de la Fiscalía y la defensa en contra de Guzmán Loera. A través de estos dos meses se ha podido construir el escenario público que se ha podido mostrar hasta ahora de la vida del principal narcotraficante del país. Con todas sus historias, desde la condición humana del capo, sus amores y sus amigos y socios que lo terminaron traicionando hasta los asesinatos a sangre fría ordenados por el capo. Pero también a través de este juicio hemos podido ver el entramado internacional en el que se mueve el narcotráfico en Estados Unidos, que es el país que está juzgando a Guzmán Loera y en donde se vende y consume mucha de esa droga. La próxima semana, como les decía, el jurado empieza a deliberar para tomar una postura. El Chapo no puede ser condenado a pena de muerte porque ha sido extraditado desde México, y eso está estipulado en los tratados de extradición, pero sí puede ser condenado a cadena perpetua y sus condiciones carcelarias pueden ser un verdadero infierno…….Y POR HOY ES TODO.