BALCÓN

 

 

ES LA SEGUNDA VEZ EN EL AÑO QUE LAS Fuerzas Armadas deben responder a la defensa de AMLO a su principal enemigo: el crimen organizado. La primera fue en marzo, cuando las acusó de masacrar niños. La segunda, después de anunciar que perdonaría a los capos del narcotráfico si es presidente. Hoy, como ayer, la mayoría coincidió en que los ataques del candidato de Morena al Ejército (y su defensa a los narcotraficantes) resultaron ser otras de sus proverbiales actuaciones de chivo en cristalería. Pero es un facilismo pensar así. Hoy, como ayer, no fueron errores. Se trata de una búsqueda a conciencia de apoyo electoral, entre la vastísima base social que tiene el narcotráfico en campos y ciudades y, muy en especial, en el norte del país, la única región donde nunca ha podido pegar el pastiche ideológico de AMLO. AMLO sabe que su techo de votos no pasa de los 16 millones, y que con esa cifra no gana la Presidencia. Esos son sus votos cautivos. Así que está obligado a encontrar, donde sea, los que necesita para ganar: entonces el vellocino de oro para su reino está en la base social del narco. Como candidato de la izquierda en 2006, AMLO ganó 14 millones 756 mil 350 votos, y en 2012 sumó 15 millones 896 mil 999. En las dos competencias terminó en segundo lugar. No tiene manera de rebasar los 16 millones de votos. Y eso que AMLO controla desde el año 2000 incuantificables recursos y es el único de nuestros políticos aflojado en terracería, por haber recorrido tres o cuatro veces los dos mil 457 municipios del país, más las 16 delegaciones de la CDMX. O no tuvo manera. Por eso se convenció (quizá viendo cómo revientan las agujas del rating las narcoseries de su productor de cabecera) de que los votos que necesita están en los fans de la narcocultura, quienes ven a los capos como modernos Robin Hood; y los propios narcos, que son miles. La campaña de AMLO contra los militares ha sido sistemática, después de que perdió las elecciones de 2012. A inicios de este sexenio, recordó que “en el gobierno de Calderón hubo 100 masacres. ¿Saben qué es una masacre? La eliminación de todo un grupo de seres humanos. No queda ningún herido”. Sí, por supuesto que AMLO está al tanto de que el Ejército cuenta con un amplio respaldo de la opinión pública. La encuestadora Parametría estima que durante los últimos 15 años, el nivel de confianza en los militares ha oscilado entre el 52 y el 75 por ciento. Pero ni modo, los votos están entre los enemigos del Ejército. Entonces… Va por ellos………A UNAS HORAS DE QUE ANDRÉS Manuel López Obrador anunciara su pretensión de otorgar amnistía, lo mismo a victimarios que a capos del narcotráfico, directivos de por lo menos 39 medios de comunicación impresos, radiofónicos y televisivos, denunciaron que el crimen organizado y servidores públicos de los tres niveles de gobierno están cancelando la libre expresión en regiones enteras del país y clamaron ¡basta ya! a tanta violencia a periodistas, cuyos crímenes quedan impunes. La propuesta del presidente de Morena, que por tercera ocasión contenderá en una elección presidencial, mereció el inmediato y contundente rechazo de funcionarios públicos, dirigentes y legisladores de partidos políticos y representantes de diversos organismos y de cientos de miles de familias víctimas de la atrocidad de los cárteles de la droga, que con protección y hasta complicidad de las propias autoridades, entre las que están infiltrados, operan impunemente a lo largo y ancho del territorio nacional……Y POR HOY ES TODO.