BALCÓN

 

VÉRTIGO POLÍTICO EN EL ESCENARIO NACIONAL. Días de desencuentros y autodestapes, de manceristas ganadores y Mancera derrotado, Rafael Moreno Valle presente con sus ausencias y un Ricardo Anaya empoderado, maravillado consigo mismo. Al exlíder panista, ser candidato no le quita lo gandalla; un adjetivo que por encima de la rima, describe un modo hostil de avanzar, de eliminar, una autoestima en grado superlativo que menosprecia al ajeno. Hacer pública su mal disimulada aspiración (con peroratas dignas de concurso) no borra las veces que fingió no ser otro político más sediento de poder. Igual que a AMLO, le fascina engañar crédulos, negar evidencias. De los spots, nada, del método de selección, tampoco. El agudo precandidato del Frente es refractario a la crítica, todo apunte desfavorable es, para Ricardo Anaya y sus voceros, un ataque enderezado desde el gobierno que utiliza medios y periodistas para debilitar su incontenible popularidad. Anaya acusa, no prueba. No concibe el disenso. Anaya apabulla, habla sin pausas, ni verbal ni mental. Sofisticado merolico que envuelve, moldea preguntas puntuales en enunciados que den pie a sus mantras, orador que no dialoga, que no conversa; un debatiente que no debate. Personales atributos para una batalla electoral que abre prometiendo reflexiones compartidas, foros incluyentes, oídos para todo, para todos y que sobre la marcha, deforma y confluye en frases de mercadotecnia, síntesis del hartazgo social, de la devaluación priista. Renta universal, transformación del sistema, gobierno de coalición como ha existido en Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Guerrero… cambiar lo que no hemos dejado de transformar, hacer lo que PAN, PRD-Morena, han podido, pero no han podido. Arreglar todo con decisión y ganas. Fácil y rápido. Tras el inevitable paréntesis nacional Guadalupe-Reyes, los mexicanos atestiguaremos la sexenal mutación de morenos guadalupanos y habilidosos millennials en mesías de temporada. Ni lo candidato quita lo gandalla, ni lo honesto quita lo mañoso……. CONCLUYE EL “ENCUENTRO Internacional Trabajo, Empleo y Migración. Jóvenes, desigualdades y diásporas globales”, organizado en Cancún, Quintana Roo, por el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), en el que participaron representantes de siete países, organismos de Naciones Unidas, OCDE, Banco Interamericano de Desarrollo y fundaciones privadas. Dos jornadas dedicadas a analizar prácticas públicas eficientes en el diseño de políticas público-privadas para atender el desafío que la incorporación de jóvenes a proyectos productivos desde múltiples ángulos representa para México y el mundo. Una perspectiva regional acerca de flujos migratorios, generaciones bien preparadas, pero sin inclusión laboral. Cómo hacer efectiva la vinculación entre academia y mercado laboral y cómo transformar modelos sociales para que más jóvenes encuentren espacios reales para emprender. El Imjuve, que dirige José Manuel Romero Coello, impulsó este encuentro multinacional justo en la víspera del tsunami electoral que nos amenaza con transformar temas relevantes en simplistas promesas de campaña. Estaremos pendientes del documento final, conclusiones y acuerdos, de este ejercicio inédito de trabajo y reflexión…….. SI LAS PRECAMPAÑAS ELECTORALES de los precandidatos presidenciales y al Gobierno de la Ciudad de México, que comienzan este jueves, van a ser, como lo que se ha escuchado y visto hasta ahora, en la que unos y otros se han empezado a enfrentar más con acusaciones, críticas y mofas, que con propuestas serias y viables, las campañas que habrá a partir del 30 de marzo pueden convertirse en una batalla campal. Eso puede acabar en que los millones de ciudadanos que, a pesar del hartazgo de partidos, políticos y promesas, están hoy dispuestos a acudir a las urnas  el 1 de julio del año próximo, se decepcionen y decidan anticipadamente alejarse de ellas, lo que propiciaría un riesgo más a las que se vaticinan como las más competidas y difíciles en la historia……Y POR HOY ES TODO.