EDITORIAL

La nueva escuela mexicana

El secretario de Educación Pública de la 4T, Esteban Moctezuma, destacó dentro del torrente informativo que las mañaneras del Presidente López Obrador generan.

Lo hizo por dos razones: el alcance y trascendencia de la nueva reforma educativa y por argumentar en tono constructivo, frecuencia disonante en la partitura siempre “respetuosa”, pero igualmente hostil del entorno presidencial, sea Gabinete o Congreso, al defender causas y denostar resistencias.

Moctezuma Barragán eligió la pedagogía de lo positivo, construir en lugar de destruir. El nuevo marco jurídico en el cual buscan educación pública mejor y mayor,  debe sortear varias aduanas, primero las legislativas a nivel federal, luego en 16 más uno de los Congresos locales, lo que consumirá tiempo y puede afectar la inercia del arranque.

Segundo; responder las inquietudes que produce una promesa de campaña impulsada a rango constitucional. Demostrar que no habrá retorno al pasado, que los maestros están al centro de la política pública, pero no por encima; que evaluación y capacitación no serán ficción populista; que más becas y mayores oportunidades para niños y jóvenes irán de la mano con calidad y prospectiva apegada a realidades laborales, culturales, económicas y sociales del país; incluso, más allá de la 4T.

El secretario de Educación Pública reconoció que existe un magisterio experimentado, estudioso, comprometido en cuerpo y alma con su tarea. Maestros convencidos de que no están formando solamente empleados, sino ciudadanos, ciudadanos con conciencia social, solidaridad y sentido de pertenencia sobre su comunidad; ciudadanos que respetan el medio ambiente y que buscan, sobre todo, ser buenos mexicanos.

Al reconocer que parte sustantiva de las inconformidades del magisterio son deudas administrativas, competencias de la SEP, se comprometió a resolverlas; Esteban Moctezuma habló de un gran acuerdo educativo, convocó a toda la sociedad a fortalecer el estado de bienestar.

La iniciativa reconoce por primera ocasión al docente como agente de cambio, le garantiza desarrollo profesional a través de un nuevo servicio de carrera profesional del magisterio. En el texto del artículo tercero constitucional aparece por primera vez el concepto de las niñas, niños y jóvenes como interés supremo de la educación que imparte el Estado. El trayecto de la nueva escuela mexicana orbita a su alrededor.

A los principios tradicionales de la educación se agregan la integralidad, equidad y excelencia, ingredientes básicos de la educación pública que imparte el Estado. Al hablar de equidad estamos, dijo Esteban Moctezuma, conscientes de que en México la educación más pobre se les da a los más pobres; por eso nos avocaremos a fortalecer el sistema educativo y romper una de las causas de pobreza endémica en el país.

La reforma consagra al fortalecimiento de las escuelas normales y de las instituciones de educación superior, que forman docentes para mejorar los métodos de enseñanza y la calidad de su apostolado. No se puede tener mejor educación sin ir al origen de la formación en las escuelas normales, a las cuales se les dará especial atención.

Al hablar de educación integral, el secretario Moctezuma explicó que la nueva reforma establece la obligatoriedad en planes de estudio de promover valores; civismo, historia, cultura, arte, deporte y respeto al medio ambiente. Suma, una nueva visión regional que formule contenidos y políticas diferenciadas, acordes a un país pluriétnico, pluricultural, como México.

La educación debe reconciliarnos a todos los mexicanos, igualarnos e integrarnos. Los sindicatos no renuncian a trabajar junto con la autoridad educativa cuando defienden sus derechos laborales, pero la autoridad educativa tampoco renuncia a ser rectora de la educación pública al trabajar cerca de ellos. Todo el trabajo educativo se hará considerando siempre la opinión de maestras, maestros, sociedad, padres de familia y alumnos.

La nueva escuela mexicana con una pedagogía que también será, la nueva pedagogía mexicana. Líneas discursivas que abonan a su compleja implementación. Beneficio de la duda obligado ante el rezago perpetuo. Tono y frecuencia que suman en lugar de golpear y amenazar. Destaca el ánimo conciliador, no pendenciero. Punto extra.

EDITORIAL

La pesadilla/ilusión democrática liberal

Alexis de Tocqueville en La democracia en América hablaba del Poder Judicial, los legistas, como una élite que retiene, en su esencia, la nostalgia aristocrática: el único contrapeso capaz de dominar las pasiones mayoritarias. Mucha de esta mística se ha perdido con el tiempo, pero hoy la Suprema Corte de Justicia de la Nación es uno de los pocos contrapesos constitucionales no controlados por Morena.

En estas últimas semanas, los Poderes Judicial Ejecutivo y Legislativo se encuentran en una tensión originada, primero, por las medidas de austeridad republicana del gobierno de AMLO: la disminución de salarios y la iniciativa de sustituir a la SCJN por un Tribunal Constitucional que incluiría al Tribunal Electoral. Otra tensión se originó por la terna enviada al Senado por el Presidente de la República para suplir la vacante del ministro Cossío, la cual contiene dos candidatas cercanas a Morena. El incendio se aviva con la elección, en enero, del nuevo presidente de la SCJN.

José María Maravall, sociólogo y catedrático español y ministro de Educación y Ciencia en los dos primeros gobiernos de Felipe González, explica que, en democracias, los gobernantes se enfrentan a las cortes, cuando tienen un capital político amplio, cuando la oposición es débil y la credibilidad del sistema legal y de las cortes es bajo. Dado lo anterior, los recientes acontecimientos se pueden leer como un episodio más de intervenciones políticas que utilizan mayorías movilizadas para modificar el estado actual del derecho. Hay ejemplos en donde esta intervención deteriora la democracia u otras en donde agiliza sus resultados.

Un ejemplo que es poco preferible es el de Carlos Menem. El expresidente argentino contaba con un amplio apoyo legislativo y popular el cual le permitió modificar la composición de la Suprema Corte. Maravall cita a uno de los miembros de aquella Corte: “Mis únicos jefes son Perón y Menem… No puedo tener una interpretación contraria a la del gobierno”. Luego de que Menem tuvo el apoyo para modificar la estructura e integración del Poder Judicial, se observó el movimiento contrario: el nuevo Estado de derecho atentaba contra los derechos políticos y civiles de las personas. El Poder Judicial solapaba estrategias antidemocráticas en democracias.

La intervención política en el Poder Judicial no es siempre indeseable. No son pocos los ejemplos en donde esto ha sucedido: Alemania, Polonia, Bulgaria o Lituania han tenido que modificar sus sistemas de justicia para atender las necesidades de sus nuevos regímenes. De acuerdo con World Justice Project, México está en el lugar 92 de 113 en el Rule of Law Index. Chile, una economía parecida a la nuestra, se desempeña de una mucho mejor manera (27). El reconocer la ineficiencia de nuestros sistemas de justicia, implica también un consenso para intervenir y corregirlos, cuidando obsesivamente que prevalezca la prudencia política y una férrea convicción por los valores democráticos.

EDITORIAL

70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Alguna vez todas y todos hemos hablado de los derechos humanos. Pero, ¿verdaderamente sabemos qué son? Pues hoy vale la pena tener unas líneas básicas.

Saber, por ejemplo, que estos son el conjunto de privilegios que garantizan la dignidad de todas las personas, son la base de las sociedades pacíficas y del desarrollo sustentable. Saber que son los gobiernos quienes  tienen  la responsabilidad de velar porque todos sus ciudadanos, sin distinción, gocen de las mínimas condiciones de una vida digna de ser vivida. Es decir, la Declaración Universal de los Derechos Humanos es un proyecto de humanidad, y lo que buscan es representar una visión a la que queremos llegar como seres humanos, y lo hace a través de  30 artículos que enarbolan la libertad, la justicia y la paz en el mundo.

Es por lo que frases como que los derechos humanos defienden a delincuentes, que estas garantías se deben  votar, o plantear posturas claras en contra del derecho a decidir de las  mujeres, en contra del matrimonio de las personas de la diversidad sexual, de la identidad de género y conductas discriminatorias y en menoscabo de las personas  por su discapacidad, el tono de piel y el origen, así como acciones tales como la esclavitud y la trata de personas, lo que hacen es violentar claramente el derecho al goce a una vida digna.

Lo mismo sucede al escuchar, por ejemplo, en del Congreso de Nuevo León, que quieren desde sus principios religiosos, legislar sin entender que una cosa es el derecho al libre credo y otra, imponer creencias y conductas que conllevan a dar tratos discriminatorios, violando derechos humanos. O, por ejemplo, a  postulantes a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que han dictado resoluciones claramente en contra de personas con discapacidad o que nos tardamos años en reconocer que las trabajadoras del hogar tenían derechos laborales.

Ambas posturas, provenientes de la sociedad o del gobierno, ignoran que los derechos humanos son una conquista de mujeres, de hombres, de grupos sociales y de pueblos. Es no darse cuenta de que estamos frente al proyecto más importante de la humanidad.

Y es qué, ¿quién podría estar en contra de reconocer que todos los seres humanos nacemos libres e iguales?, ¿quién podría estar en contra del derecho a tener juicios justos y con un debido proceso?, o en contra del  derecho a la salud, a tener una familia, educación, o a tener una identidad, o ¿quién podría estar en contra del derecho a la libertad de expresión?

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, nos recordaba que la declaración universal es el documento más traducido en el mundo e invitaba a que nos aseguremos que las  palabras se tradujeran también en medidas concretas.

Por cierto: este fin de año denle a su trabajadora del hogar un aguinaldo digno y en efectivo, como lo quisiéramos para nosotros. Nada de blusitas o pijamas.

EDITORIAL

Maquiavelo para mujeres

El pensamiento maquiavélico explica que seamos Homo sapiens. Las dos principales diferencias entre los gorilescos Australopithecus, que habitaban África hace cuatro millones de años, y nosotros, los humanos, es el gran tamaño de nuestro cerebro y de nuestras bandas.

Para poder lidiar con yernos, suegras, jefes, vecinos incómodos y zánganos de la comunidad somos primates cabezones. Incluso nuestras diferencias cognitivas respecto a los avanzados Neandertales se explican por el pensamiento maquiavélico. Con cerebros de la misma talla, ellos tenían una visión superior, útil para la caza; nosotros, una corteza frontal hiperdesarrollada que nos da la posibilidad única en la historia evolutiva de hacer razonamientos sociales de quinto nivel de intencionalidad. Del tipo: “Ricardo piensa que Martí piensa que escribir en un diario financiero hará que el electorado piense que tiene algo de tecnócrata y así trate de competir con el perfil científico de Claudia, cuando lo que realmente yo creo que Batres atribuye a la opinión pública es creer que ella tenía el favor de López Obrador, que pensaba que la ciudadanía pensaría que una mujer sería mejor gobernante de una ciudad progresista”. Seguir un hilo de este tipo no lo podía hacer un Neandertal hace 200 mil años; ya ni se diga un Homo erectus, con todo y que había domado el fuego, hace 600 mil años.

Ahora bien, si el pensamiento maquiavélico es unisex, no así el estilo con el que se ejerce. Siguiendo mi lectura del libro Human evolution, de Robin Dunbar (Oxford UP, 2016), las mujeres suelen querer tener “mejores amigos para siempre”, mientras que las amistades de los hombres son más casuales. Las amigas cercanas se apoyan emocionalmente, pero cuando rompen, lo suelen hacer de manera catastrófica y sin vuelta atrás. Las relaciones masculinas, más frívolas, en cambio, también se reconstruyen más fácilmente. Las mujeres tejen sus amistades cercanas todo el tiempo, a pesar de la distancia; los hombres suelen dejarlas de lado cuando se mudan o cambian de empleo.

Los hombres tienen más cantidad de “amigos” en Facebook y en la vida real, pero las amistades de las mujeres son más intensas. Los hombres adoran los clubes y las pandillas, como los que se usaban para cazar y para la guerra. ¿Las mujeres, debemos inferir, son menos tribales y sectarias?

En la historia humana, las religiones chamánicas están más asociadas a las mujeres que las religiones doctrinales, normalmente acaudilladas por sacerdotes carismáticos varones. Las primeras están fundadas en la experiencia y prestigio de yerberas y sanadoras; las segundas en jerarquías sacerdotales, de Papas o mesías tropicales. La última gran victoria del patriarcado fue, mediante la caza de brujas hace algunos siglos, la desposesión de la ciencia y práctica profesional de las mujeres. La contraofensiva es el movimiento feminista contemporáneo que nos ha dado #MeToo, así como las dos figuras políticas más poderosas de México, después del Presidente: Sheinbaum y Sánchez Cordero.

EDITORIAL

AMLO y la Corte. Primer agarrón

La decisión de la Corte de frenar la propuesta sobre las remuneraciones está en el terreno de sus atribuciones, por más que no le guste al Presidente López Obrador y que la decisión tenga, con razón, alta dosis de impopularidad. En medio de las propuestas de austeridad, parece un sinsentido oponerse a una medida que tiene como objetivo buscar la manera de redistribuir los dineros del gobierno.

No es razonable que se le aplauda a la Corte sólo cuando sus fallos los veamos positivos o favorables. Tampoco tiene sentido que el Presidente critique la integración de la SCJN, siendo que hace algo parecido a lo que señala. La terna que envió para sustituir a José Ramón Cossío le es totalmente afín, las y el candidato han tenido algo qué ver con López Obrador, en algunos casos ha sido pública la cercanía.

A pesar de las críticas que se le han hecho al mandatario, algunas de carácter ético, no las ha tomado en consideración y no ha hecho comentarios al respecto. Como se ha venido señalando, la Corte se está convirtiendo en un contrapeso fundamental para la vida política del país. No se alcanza a ver otro contrapeso en los próximos años, sobre todo porque es uno de los tres Poderes de la Unión, es sabido, pero también es bueno recordarlo. En el Congreso lo único que salva que Morena no arrase de todas todas es el principio de mayoría, y quisiéramos pensar que también una cierta dosis de sensatez.

Lo que es claro es que a la oposición le alcanza para muy poco. Está destrozada y sigue sin hacer un acuse de recibo del golpazo que se llevaron el 1 de julio. No encuentran cómo poder ubicarse para echar a andar su proceso de recuperación, al tiempo que está y se ve diluida y también ajena a los ciudadanos. Hasta parece que no existe. De no ser por la pluralidad establecida, la cual se ha asumido en los medios como principio y como parte de las reglas de la democracia.

El futuro no es nada favorable para los hoy chiquipartidos. Podríamos en tres años ver de nuevo un triunfo de Morena, corregido y aumentado. Independientemente del análisis que merece el fallo del TEPJF en el caso de la elección para gobernador de Puebla, si la decisión hubiera sido la de anular el proceso para repetirlo, las probabilidades de que Morena triunfara serían altísimas, lo que vendría a confirmar, ya con el Presidente formalmente en funciones, la potencia y presencia del partido.

El enfrentamiento entre la Corte y López Obrador, junto con los mensajes directos que ayer le envió al TEPJF por el caso Puebla, están provocando confrontaciones delicadas que van más allá de los escarceos entre estos dos poderes. Hoy, más que nunca, López Obrador debe atender el peso que tienen sus palabras y lo que pueden repercutir. El pasado fin de semana, en función de todos los señalamientos y adjetivos que le lanzó a la Corte por el tema de las remuneraciones, un grupo de sus seguidores convocó a una protesta por la decisión que se tomó en la SCJN.

Lo que hay que atender es que el deterioro en la imagen de la Corte podría llevar a una mayor concentración del poder presidencial. El papel que ya juega Morena en el Congreso, junto con el manifiesto apoyo popular que tiene López Obrador, puede llevar a escenarios de consecuencias impredecibles. La dinámica del país nos va a colocar en escenarios como éste, va a ser parte de la construcción de la nueva realidad. La autonomía y respeto entre poderes será fundamental. No se trata de plantear que hay que acostumbrarse, pero todo indica que esto apenas comienza.

EDITORIAL

AMLO y la diplomacia bolivariana

La diplomacia bolivariana, como antes la soviética, contiene una buena dosis de simulación. El gobierno de Nicolás Maduro, por ejemplo, ha decidido que la breve estancia del mandatario venezolano en México, el pasado 1 de diciembre, fue un éxito. Aunque no llegó a la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador en el Congreso mexicano, donde fue repudiado por la oposición, Maduro asumió su breve encuentro con el nuevo presidente como un respaldo. ¿Lo es?

En el saludo que intercambiaron en Palacio Nacional, López Obrador agradeció al venezolano por venir a México. A lo que Maduro respondió: “cuente con Venezuela para lo que sea”. La frase no sólo supone simulación sino ejercicio de la diplomacia como lealtad ideológica. Fidel Castro y Hugo Chávez la usaron siempre, en su relación con México y otros países latinoamericanos. Tal vez la manera de traducirla correctamente sería la siguiente: “cuente con Venezuela en caso de conflicto con Estados Unidos”.

Al aceptar la invitación a México, a pesar de saberse rechazado por la oposición y buena parte de la sociedad civil, Maduro trasmitió su interés en recuperar algo de su legitimidad perdida. No conocemos los detalles de su ausencia en el Congreso mexicano, pero la conclusión inevitable es que no logró su objetivo. Tal vez el malestar por ese fracaso explique el mensaje que envió a la “clase obrera mexicana”, a través del Sindicato de Electricistas.

Por lo visto, en ese sector del movimiento sindical mexicano, la diplomacia bolivariana ha ubicado su base de apoyo, que reproduce en forma de “comités de solidaridad con Venezuela”, siguiendo, una vez más, el modelo cubano. Las redes de ese otro intervencionismo pueden ser utilizadas, lo mismo, para hostilizar a “la derecha” que al propio gobierno, si éste muestra alguna inconformidad con la situación venezolana. Fue exactamente lo que hizo Fidel Castro durante décadas, cuando el viejo PRI se le distanciaba.

A partir de ahora se inicia un delicado forcejeo entre Andrés Manuel López Obrador y el bloque bolivariano que habrá que seguir con atención. Por mucho que México intente buenas relaciones con Cuba o Bolivia, manteniendo alguna distancia de Venezuela y Nicaragua, los líderes de ese bloque presionarán a AMLO para que el vínculo sea favorable a todos. Las exigencias de ese bloque ya están sobre la mesa: abandono del Grupo de Lima y silencio sobre los atropellos de Maduro y Ortega.

¿Cómo resistirá esa presión el nuevo gobierno? Por lo pronto, un gesto inteligente de López Obrador ha sido mantener el trato amistoso con el presidente ecuatoriano Lenín Moreno, con quien se reunió durante la campaña presidencial. Moreno, considerado traidor o desertor del bloque bolivariano, por Maduro y sus seguidores, ha expresado en Naciones Unidas y otros foros internacionales su preocupación por la grave crisis humanitaria de Venezuela, que ha producido un aumento de la inmigración por la frontera entre Ecuador y Colombia.   

EDITORIAL

Democracia fiscal

De las batallas entre los liberales y conservadores mexicanos del Siglo XIX prevalece un vacío en las facultades del Senado. El presupuesto de ingresos es discutido y aprobado tanto por la Cámara de Diputados como la de Senadores; pero el Presupuesto de Egresos sólo es aprobado por la Cámara baja. Esto significa, como explica Díaz-Cayeros, que el Senado no tiene autoridad para determinar recursos locales en un sistema fiscal en donde la mayoría de los recursos de los estados y municipios son obtenidos por medio de transferencias federales.

Por lo mismo, la Cámara alta no puede vetar el Presupuesto de Egresos aun si afecta intereses estatales, intereses que representan los senadores con la mexicana particularidad de que la representación territorial es atenuada por la representación proporcional. Éste es sólo un ejemplo, entre otros, de los límites fiscales y políticos a las entidades federativas.

Los estados han intercambiado su capacidad recaudatoria por transferencias federales: participaciones y aportaciones. Esto ha producido una serie de distorsiones en la responsabilidad de los estados respecto al uso de los recursos y se ha convertido en una moneda de cambio, que pasa con facilidad de la mano fiscal a la política, entre el Ejecutivo federal y la Cámara baja con las entidades federativas. En 2017, los ingresos fiscales de México representaron 16.2% del PIB; una reducción de 4% con respecto a 2016, lo que nos convierte en el país con menor recaudación de impuestos en la OCDE. Nuestro sistema fiscal no es eficiente.

Por otra parte, el INE y los Institutos Estatales Electorales u OPLES, conformaron el Sistema Nacional Electoral, que ha redituado en elecciones con alternancias. En 2016, la mayoría de las entidades ya no eran gobernadas por el PRI, y en 2018 Morena obtuvo sus primeras gubernaturas. En parte, las alternancias tienen que ver con la redistribución de los recursos de manera más o menos abrupta, dependiendo la agenda de los representantes. Se requieren canales institucionales que lo permitan.

A nivel federal, con AMLO llega la iniciativa de fortalecer la distribución de los programas sociales federales por medio de un Coordinador General de Programas Integrales de Desarrollo, que controlará a 32 “superdelegados”, de los cuales dependerían las oficinas de representación de las secretarías, programas o paraestatales. Con esto se espera que tanto los recursos federales como parte de las aportaciones realizadas por el gobierno federal puedan ser implementados de manera eficiente en las entidades. Sin embargo, esto no modifica el pacto fiscal de la federación ni la dinámica del ejercicio del gasto por parte de los gobiernos estatales, que permite la redistribución de los recursos de manera local. Una vez activado, en mayor o menor medida, el mecanismo democrático local que permite premiar o castigar a los gobernantes con el voto, es oportuno analizar una renovación del sistema fiscal acorde con nuestros tiempos y posibilidades.

Reconoce edil capitalino logros del DIF Estatal

El Presidente Municipal José Antonio Hernández Fraguas y la Presidenta Honoraria del DIF Municipal Lorena Córdova Brena, atestiguaron el segundo informe de actividades de la Presidenta Honoraria del DIF Estatal Ivette Moran de Murat, en el que resaltó los retos y logros obtenidos en beneficio de la población oaxaqueña.

Desde el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, el edil capitalino se congratuló por las acciones realizadas desde el Gobierno del Estado encabezado por Alejandro Murat Hinojosa  para las personas con discapacidad y los sectores más vulnerables de la población.

Ejemplo de ello, es la creación de las Unidades Básicas de Rehabilitación en todo el estado, la implementación de desayunos escolares, cocinas y comedores comunitarios, asistencia alimentaria, adultos mayores y personas con discapacidad, parques incluyentes y la creación de casas de día, entre otros.

“Es bueno tener un gobernador y a su esposa que aman Oaxaca; eso se nota todos los días con las acciones que realizan y con su trabajo incansable por el beneficio de todos los oaxaqueños y todos los sectores sin distinción”, enfatizó Hernández Fraguas.

EDITORIAL

 

Ahora gobernar

 

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, termino su largo “ÉXODO por la democracia” que inicio en 1991 desde Villahermosa, Tabasco, hasta el Zócalo de la Ciudad de México. Gobernaba Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho Solís era el regente del Departamento del Distrito Federal, con quien a partir de ahí mantuvo una relación política cercana hasta la muerte de este. Queda Marcelo Ebrard de esos momentos y ese grupo, por cierto quien era oficial mayor del DDF era Roberto Salcedo Aquino, ahora subsecretario de Función Pública.

En su toma de protesta ante el Congreso de la Unión ratificó el separar el poder económico de lo político, para que el Estado realmente sea de la nación. Este objetivo sí define un régimen, espero se tome como una realidad que la globalización existe.

Volver a la historia, al civismo forma ciudadanos y mexicanos. Saber de dónde venimos para saber a dónde vamos, sí me atrae. Esas dos materias las quitaron de los programas de estudio Ernesto Zedillo, ahí estaba Esteban Moctezuma, ahora secretario de Educación Publica, ya despacha en Puebla.

Ahora a gobernar para todos, todos, son todos. Los que votaron por el presidente López Obrador y los que no. Es hora de unir a la República y apelar a quienes no votaron por él, QUE NO SON POCOS.

Sin odios y persecuciones políticas y sociales. El deber es garantizar los derechos que se consagraron desde 1917.

Lo que será el gobierno, a partir de 2019, lo veremos con el presupuesto que aprobará formalmente la Cámara de Diputados, pero que en realidad es el proyecto del presidente, por mano de Carlos Urzúa, secretario de Hacienda. Tanto los ingresos y los egresos.  Espero no se repita el enfrentamiento entre los del dinero y los de los programas sociales, como fue en el sexenio saliente.

¿De dónde saldrá el dinero para los programas y la gobernanza? Por ahora los ingresos no serán del combate a la corrupción, no se puede medir, ni tampoco del recorte de las estructuras del gobierno. Se achicó el personal gubernamental y a la vez se agrando el gasto por los programas como la ayuda a los NINIS y otros.

El asunto es que empezó el gobierno de la 4ª  Transformación, lo veremos.

El arroz quemado: “Seremos colaboradores, pero no cómplices” dijo el semanario “Desde la Fe”. (2 dic 2018). Aquí sí los conservadores: Ya salió la estructura eclesiástica. El alto clero, los que usan cruces de oro en sus pechos, casi todos. Hay sacerdotes progresistas. El arzobispo de Monterrey Rogelio Cabrera López, dijeron “que ya es tiempo de que México crezca en la esperanza”.  Cuándo vendrá el Papa Francisco, el entiende la historia de Latinoamérica.

EDITORIAL

El costo de cancelar Texcoco

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México continúa su construcción. Y es que no se tomó en cuenta que el financiamiento de la terminal aérea está distribuido entre miles de empresas no sólo constructoras, sino financieras, de fondos de inversión, de bonos, de afores, entre muchas otras cosas.

Y si el actual gobierno federal no quiere un alud de demandas internacionales por miles de millones de dólares, tiene que continuar con la construcción.

Y esa es la razón por la cual el gobierno de Andrés Manuel López Obrador lanzó una oferta para pagar parte de los bonos emitidos para financiar el NAIM. En el nuevo Consejo de Administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), encabezado por el ing. Javier Jiménez Espriú como presidente, y con el ing. Antonio Canchola como prosecretario, decidieron continuar con las obras del Nuevo Aeropuerto de Texcoco y lanzar una oferta de compra por mil 800 millones de dólares de bonos para dar una señal de certidumbre, y así detener una posible demanda colectiva (Class Action) de los tenedores de bonos, que fueron ofertados y adquiridos a través de la Bolsa de Valores en Nueva York.

De acuerdo con una versión de la minuta de la instalación de acuerdos del Nuevo Consejo de Administración del GACM, que trascendió el domingo por la mañana, se puede leer el Acuerdo, en el cual “el Director General del GACM solicita autorización para la evaluación del plan estratégico del proyecto del NAIM, cuyo resultado presentará en las próximas semanas. Se continuarán las obras en el proyecto durante este proceso. La intención es evaluar el plan estratégico para tomar decisiones sobre las acciones a tomar, y realizar, en caso necesario, una actualización al Programa Estratégico Institucional del NAIM”.

La minuta también señala que “Tras el anuncio de salida de la operación del NAIM, se entró en un periodo de incertidumbre que hizo sufrir a los bonos para el financiamiento del mismo. Esto se incrementó al no haber una posición oficial de parte de las autoridades salientes”.

—Existen cuatro series de bonos por un total aproximado de seis mil millones de dólares, dos series de diez años y dos series de treinta años.

—Los bonos bajaron hasta 0.77 dólares de su base par de un dólar, y la calificación crediticia se redujo.

—Hubo contaminación hacia la calificación del gobierno federal y Pemex.

Los bonos se emitieron bajo la ley de Nueva York, que posibilita calificar los bonos en default técnico en ciertos casos. El riesgo más serio para las cuatro series de bonos del NAIM es el anuncio oficial de la cancelación del proyecto. Ahora la cancelación del proyecto ya está en la cancha del nuevo gobierno.

No obstante, los cercanos a la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguran que la cancelación del NAIM está firme. Todavía se tiene la voluntad de remodelar el actual aeropuerto de la Ciudad de México, utilizar la terminal alterna de Toluca y construir el de Santa Lucía.

Un costo, sobre todo si se tienen que enfrentar procesos judiciales, mucho más alto que terminar y utilizar el NAIM.

Por lo pronto, lo que se quieren postergar son las demandas de bonistas principalmente, mismas que no proceden hasta que haya una cancelación. En cuanto se suspenda legalmente el NAIM, los inversionistas pueden litigar por incumplimiento. Hasta ahora, los bonistas sin cancelación del proyecto no tienen elementos para hacerlo.

La decisión de no cancelar las obras parece ser que sólo será un tema temporal, porque la determinación de cerrar el proyecto sigue en pie, y el discurso del actual gobierno no ha cambiado.

En el nuevo gobierno federal aseguran que Texcoco se cancelará porque hubo corrupción en algunos contratos y, sobre todo, allegados al gobierno del Presidente Peña se hicieron de terrenos cerca del aeropuerto sabiendo de la plusvalía de esos predios.

¿No sería más sencillo revisar los contratos, cancelar aquellos que no cumplan, que en realidad son los menos, y recomprar los terrenos aledaños?

Sin duda sería un ganar para todos, sobre todo para las finanzas públicas.

1 2 3 4 5 33