Inicia XIII Congreso Nacional Danzonero Oaxaca 2018

Previo al XIII Congreso Nacional Danzonero 2018 a celebrarse en la capital oaxaqueña y organizado por los amigos del danzón, Lic. María de Lourdes Sosa Domínguez y el Arq. Hugolino Mendoza Sánchez, el pasado domingo se llevó a cabo una tarde de baile en La Casa del Danzón, donde llegaron alrededor de 20 parejas para ejecutar sus mejores pasos de baile al ritmo de la Danzonera Juvenil de Oaxaca.

Como es costumbre, llegar a La Casa del Danzón es introducirse en un mundo mágico, donde el ambiente es de franca camaradería y todo los participantes, aparte de bailar, degustan ricos platillos regionales que prepara doña Irma Benítez, una experta en guisar comida oaxaqueña, aparte de bailar con su querido esposo Niko, se da tiempo para llevar comida y de esta manera la convivencia es muy especial.

Como es tradicional en los eventos que realizan Hugo y Lulú, en el mes de septiembre  se dan a la tarea de hacer una ceremonia especial para que con mucho respeto la fraternidad danzonera escuche con atención y respeto  el mensaje vibrante que se da para enaltecer los valores patrióticos de los mexicanos, y correspondió a la hermosisisisisisisima María de Lourdes Sosa Domínguez, acompañada de Hugolino Mendoza Sánchez, dar el grito de independencia.

Al término de la ceremonia, continuaron con su tardeada de danzón y, desde luego, los anfitriones del XIII Congreso Nacional Danzonero 2018 hicieron la invitación a los ahí presentes para que mañana jueves 20 de septiembre asistan a las múltiples actividades que han preparado para que, del 20 al 23 de septiembre de 2018, los danzoneros del país vivan nuestra tradiciones, ya que el citado congreso inicia con una misa en de acción de gracias en la iglesia de Carmen Alto y, al término de la misa, iniciar el convite para recorrer las principales calles del Centro Histórico, acompañados de la tradicional banda de música.

Para cerrar las actividades del día 20 de septiembre, se llevará a cabo un concierto Bajo el Laurel con La Danzonera Juvenil de Oaxaca, y para el día 21, a las 11:00 horas inicia el taller de danzón “Y seguimos de contrarios”, instructores Beatriz Almanza y Fernando Gasca.

A las 12:00 horas Muestra Nacional de Danzón “Bajo el Laurel” con la Danzonera de Felipe Urban, donde participarán todos los grupos que vienen del interior del país y, desde luego, Danzoneros de Oaxaca, y a las 19:00 horas se realizará La Vela Danzonera con la Danzonera de Felipe Urban y la Orquesta Chaui Chaui en el Salón Partenón.

Para el sábado 22 de septiembre a las 10:30 horas en el Teatro Macedonio Alcalá La Danzonera de Acerina ameniza la Muestra Nacional de Danzón con los grupos participantes y, por la noche, Gala de Danzón en el salón Partenón con Acerina y Real Danzonera; la clausura es el domingo 23 con un Concierto Bajo el laurel y al término se van todos a la comida de despedida en el Salón La Galera.

Alejo Vásquez comparte su incursión como locutor

  

Con un desayuno celebró el Día del Locutor rodeado de todos sus amigos, alrededor de 30 locutores de la vieja guardia y varios de la nueva generación, también estuvo presente la primera mujer locutora en Oaxaca, Teresa Geraldina, además de distinguidos políticos

Previo al desayuno para sus amigos locutores, el inquieto Alejo Vásquez Hernández, el día 14 de septiembre dio a conocer una breve semblanza de su meteórica trayectoria al frente de los micrófonos y, la verdad, resulto interesante conocer las peripecias que pasó para llegar a conducir exitosos programas radiofónicos.

En 1981, estando en la preparatoria, le dije a Jesús Alberto Cabrera, Director de Radio Universidad de la UABJO, quiero ser LOCUTOR, y me extendió mi carta anuencia para irme a la Ciudad de México a hacer mi examen de LOCUTOR.

Desde luego, influyó que yo era universitario, todavía me tocó hacer mi examen en un edificio de la SEP, a un costado del Conservatorio Nacional de Música en Polanco.

Recuerdo que uno de tantos aspirantes en esa ocasión era Ernesto Laguardia, con quién recuerdo haber tenido una muy breve charla, todavía no era famoso en aquel entonces, él me dijo: “necesito la licencia de locutor para poder grabar comerciales en televisión”.

Mi paso por radio Universidad fue muy efímero, quién no recuerda que las cabinas se encontraban en los pasillos de la parte alta del edificio central UABJO, y los locutores estrellas del momento eran Justino Martínez Luna, Andrés Rodríguez Ortiz, Elisa Ruiz y Raúl Serrano Franco, entre otros.

Y el inolvidable Raymundo Villalobos Mariscal, que toda la vida se pasó hablando del Istmo en la radio. Por cierto, viene a mi memoria que con el maestro Villalobos realizamos algunos programas culturales desde la ciudad de las canteras, en Santa Lucía del Camino, en unión con radio Hit y radio Universidad.

Siempre ha existido creatividad en la radio, pero en la década de los ochentas y noventas habría que trabajar con mucho ingenio para poder interactuar con el radioescucha, porque la televisión era nuestra gran competencia.

En la época que hice radio, mis compañeros de Oaxaca tenían éxito en sus programas musicales, de concursos y noticiosos.

Quién no recuerda el noticiero minuto a minuto con Sergio Javier Alcázar, o los noticieros del grupo OIR en Radio Variedades, con el ahora fallecido Manuel Humberto Siordia, o los que hacían Radio Cadena Nacional Radio Oaxaca, con sus noticieros Columna Informativa.

“La Hora Catorce ” con mi compañero ya fallecido, Leonardo Ramírez Narváez (quién ya grande se decidió estudiar Derecho, y fue mi compañero de aula; recuerdo muy bien que la maestra Cielo Reyes Cuéllar, que impartía la cátedra de Derecho Civil, siempre nos ponía a leer a él y a mí, cuando se trataba de estudiar el código civil).

Por cierto, Larry murió el primer día en que se inauguró Ciudad Judicial en Oaxaca, él iba caminando por los pasillos centrales de este complejo gubernamental cuando sufrió un paro cardíaco y murió al instante.

Recordar el programa Voces y Guitarras en Radio Capital, o Café Concierto, o El Festival de La Canción, que por las que por las noches transmitía música en inglés y que era el inicio de la música disco, y fue el preámbulo para que en Oaxaca se abriera una nueva estación de radio, Radio Éxitos, con pura música en inglés y que fue un cañonazo desde aquel entonces.

Estudiando el primer año de Derecho, porque he de contarles que primeramente me inscribí en la escuela de arquitectura en Ciudad Universitaria, y como no me gustó, tomé la decisión de cambiarme a Leyes.

En 1982, año también en el que me casé que, por cierto, haciendo un paréntesis, a mi esposa la conocí a través de la radio, era muy asidua a escucharme… pero esa, es otra historia.

Regresando a lo que les comentaba, en esos años estaba en pleno apogeo un programa llamado “qué norteñas tan cotorras”, un exitazo de Radio Oaxaca, Justino Martínez Luna y Ángel Espinoza Llaguno, eran una delicia conduciendo ese programa, donde llegaba “la paisanada” a cantar sus temas favoritos de aquella época.

El teatro estudio al mediodía siempre estuvo lleno de gente, de risas, de alegría, de música y de premios ufff… aquellos años siempre trabajé para grupo ACIR, en Radio Alegría, Radio Capital, Radio Felicidad. Estuve en la conducción de varios programas musicales, muchos de ellos creación mía, pero el programa que tuvo más éxito y que me marcó para siempre fue el noticiero Al Rojo Vivo.

El rating, eso siempre fue la lucha de todo locutor, tener siempre el mejor rating, tanto personal como de estación de Radio.

El sueldo de locutor de aquel entonces y de ahora siempre ha sido miserable. Por eso hay pocos muy pocos locutores ricos.

Los locutores nunca escribimos, todo lo que hablamos lo pensamos, porque si escribiéramos lo que hablamos, tendríamos que estar corrigiendo casi todo al escribirlo, aprendimos a ser buenos improvisadores, por eso esta mañana, del Día de Locutor, improvisé solamente algo, parte, una muy mínima parte, de mi historia.

 

Alejandra Ávalos aclara si ‘El Potrillo’ le tiró la onda

*La también actriz hizo una fuerte revelación durante su show

 

 

Alejandra Ávalos celebró, por adelantado, las Fiestas Patrias este jueves, cantando en el tradicional Tenampa de la Plaza Garibaldi, donde hace una semana grabó el video de su nuevo sencillo “Apuesta por un Amor”, de su actual producción discográfica “México Majestuoso”.

“Estoy tan feliz de presentarme en el Tenampa que es un lugar tan tradicional desde 1925, por aquí han desfilado los más grandes artistas, incluso han estado cenando, en bohemias, en fin, aquí han estado las grandes figuras del espectáculo en México”.

Te vemos menos “destapada” que cuando grabaste el video con vestuarios con muchas transparencias… “(risas) es diferente, este vestuario también lo hizo Rafael Hernández, es un vestuario bordado a mano con mucho trabajo de pedrería, se ve un poquito más tapado pero es muy elegante, muy femenino, muy sugestivo; la falda es un poco corte María Victoria porque trae una cauda muy larga pero con su abertura sexy… Es un vestido de los que más me gusta usar, hace muy lindo cuerpo, se ve cinturita, caderota (risas), pero todo en su lugar”.

¿Es cierto que comenzaste a cantar música ranchera hace 20 años, gracias a Don Vicente Fernández?

“Si, Don Vicente fue quien me impulsó a cantar ranchero y a seguirlo cantando toda mi vida, a tener siempre contacto con los mariachis, a nunca dejar este género de lado sino irlo apoyando a la par que íbamos caminando en esta carrera”.

¿Llegaste a compartir escenario con él en aquel entonces?

“Una vez me fui de gira con él, justo cuando estaba embarazada de mi hija Valentina; fue una persona tan cortés, educada, decente, me procuraba, siempre tuvo buenas actitudes de parte de él y de su equipo, me dejaba que me luciera en el escenario; estuvimos como 50 días de gira y fue algo muy lindo, después de gira en México ya no pude ir con él a Estados Unidos porque yo estaba a punto de dar a luz, y entonces se fue Ana Bárbara a la gira.

Fue una experiencia muy linda compartir escenario con Don Vicente, aprenderle porque él es mi maestro, fue algo que disfruté mucho; hace tiempo que no estoy en contacto con él, pero prometo buscarlo para entregarle mi nuevo disco”.

En ese entonces, ¿nunca te “tiró la onda” su hijo Alejandro?

“Yo conozco a Alejandro desde antes de que fuera tan tan famoso, pero siempre me quiso como con mucho cariño, de saludarme muy amable, de compartir con él, de platicar; él es una persona muy sencilla, está aterrizado, canta porque de verdad es amor al arte lo que tiene en las venas, y en eso siempre nos hemos identificado”.

Ya has hablado de tu romance con Luis Miguel… ¿A él le enseñaste a cantar bien las rancheras?

“No, apenas comenzaba a cantar boleros, pero me gusta cómo las canta, tiene su estilo pero también es bonito que él cante lo mejor de nosotros en México, y se ha posicionado también, a pesar de que mucha gente a lo mejor dice que les gusta de otra forma, él sigue con su smoking cantando nuestra música, es parte de su esencia estar siempre impecable, elegante, y al mismo tiempo cantar lo mexicano”, concluyó.

 

La música que sale del corazón llega al alma: RSC

[Segunda y última parte]

En cuanto al proyecto que más satisfacción le ha dejado, el instructor indicó que todos  en su momento ha disfrutado y, como dijo antes, se abren ciclos en ámbito cultural y todos hay que disfrutarlos, pero llega el momento que se cierra ese proyecto, se hace una pausa y se tiene que retomar otro, por lo que aseguró que todos los ha disfrutado en su momento.

Una inquietud que tiene actualmente es hacer música de Oaxaca, pero trasladada al piano, con esto quiere decir que se hará un libro que se llamará “El Músico Oaxaqueño”, vienen algunas músicas que no son muy conocidas, a diferencia que actualmente en el piano encontramos obras como “Dios Nunca Muere”, “La Canción Mixteca”, “La Sandunga” entre las más conocidas.

Pero, por ejemplo, “El Jarabe Mixe”, “El Jarabe Mixteco” y otros temas los estoy compilando para hacer un trabajo interesante de música oaxaqueña para plasmarlo en partituras y, así, los jóvenes tengan acceso a esa música oaxaqueña, porque hasta el momento no hay un método o un libro de música oaxaqueña para que el niño que estudie música o piano toque su propia música, es un ambicioso proyecto que se viene desarrollando en vínculo con la Casa de la Cultura Oaxaqueña.

Por lo anterior, le pedimos que nos compartiera cuántos temas tiene ya listos para tocarse, a lo que el entrevistado precisó: sí claro, en ese método van a venir varios temas, como son boleros, y algo que se antoja decir muy importante es “El Jarabe Mixe”, siempre se le escucha con bandas, pero trasladarlo al piano es bastante difícil, sin embargo, ya lo incluyo en el libro; otro tema es “El Mixteco”, un danzón de José López Alavés; otro tema es “La Vida es un momento”, de la autoría de Chuy Rasgado, pero como lo manifestó antes, a piano, una cuestión muy diferente son algunas de las canciones que ya las estamos trabajando y otras que vamos a incorporar al libro.

Como sabemos, Rodolfo Santiago Cruz es un músico que no se dejó deslumbrar por los grandes reflectores de los escenarios y optó por transmitir sus conocimientos a los niños y jóvenes, participando en diferentes proyectos que, más que dinero, le han dejado muchas satisfacciones; y otro proyecto que está trabajando en la actualidad es rescatar la música del salterio y, en conjunto con el maestro José Vidal y Edgar, nunca habían hecho música juntos, pero el dinamismo de sus compañeros lo llevaron a integrarse al proyecto.

Ya que por esos días estaba concluyendo su participación en el grupo de Los Yamix, que tocaba música regional de la tierra que lo vio nacer, de esa manera Rodolfo Santiago entra de lleno a Cantera Verde, aportando como siempre su talento y canciones, lo cual le ha dejado buen sabor de boca y van por buen camino porque, incluso, ya realizaron una producción discográfica, con la cual están abriendo puertas, ya que el estilo que tienen es cien por ciento oaxaqueño, siguiendo la línea musical tradicional.

Finalmente, el instructor musical de la Casa de la Cultura Oaxaqueña asentó que está muy halagado que su labor al frente del taller de piano en la institución está rindiendo frutos, por eso espera que más adelante niños y jóvenes se interesen en aprender a tocar el piano y elogió el trabajo que viene realizando el periódico ROTATIVO para difundir a los valores artísticos de Oaxaca”.

Enseñar música a los niños es una gran experiencia: Rodolfo Santiago Cruz

[Primera parte]

En días pasados visitamos al maestro Rodolfo Santiago Cruz, un emprendedor musical que la mayor parte de su vida la ha dedicado a la enseñanza con los pequeños y a formar parte de varios proyectos musicales, de ahí que ha logrado cimentar una carrera artística muy sólida; su más reciente trabajo fue con el Ensamble de Música Tradicional Cantera Verde, donde el entrevistado de este día pone en juego toda su experiencia para darle vida a un género que estaba en el olvido, como es la música con salterio.

De entrada, manifestó que se siente muy halagado de ser músico, ya que desde los seis años de edad no ha hecho otra cosa que hacer música y a lo largo de su vida artística ha cerrado y abierto ciclos con diferentes propuestas musicales, enfocando su labor en el terreno cultural; por un tiempo realizó música con el Cuarteto de Jazz Nundayaa con un concepto diferente.

Desde luego que nacido en el corazón de la Mixteca, Rodolfo Santiago Cruz no podía olvidar sus raíces, y con el grupo Los Yamix, donde realizó una producción discográfica y recorrió varios escenarios de la República Mexicana, cosechó muchos logros, ya que esta música lleva la esencia de la música autóctona de su terruño.

En cuanto a compartir sus experiencias musicales con los niños y niñas, el maestro manifestó que para él ha sido muy importante, porque la música estimula el desarrollo integral de niños y jóvenes, es decir, el crecimiento de quien toma clases de música es emocional e intelectual, incluso físico, luego viene –abundo– se puede ver también la música cuando el niño o joven tiene talento, sólo se debe desarrollarla y potenciarla para que en un futuro lleguen a convertirse en excelentes músicos en diferente rama musical.

Agregó algo muy importante, como es el hecho de que se puede vivir del arte y se puede vivir bien; desde luego que, para eso, hay que trabajar bastante y proponer, sobre todo, en la cuestión pianística, para los niños es muy importante, porque van a desarrollar muchas habilidades y así más adelante lleguen a explorar y luego lo proyecten al público.

Respecto al tiempo que se lleva para que un niño toque sus primeras melodías, el entrevistado de hoy aseveró que antes que nada, todo depende de las ganas que tenga el niño, sobre todo, debe ponerse metas y esas metas traen implícita un buena disciplina para convertirlo en un niño con talento y disciplinado, y en un lapso de dos años ya está tocando algunas melodías básicas bastante aceptables, sobre todo, para un niño.

Por otra parte, al ser cuestionado de cuántos alumnos suyos ha continuado sus estudios, Rodolfo Santiago afirmo que muchos de sus alumnos, en los 25 años que lleva impartiendo clases en la Casa de la Cultura Oaxaqueña, ya se desempeñan en la música profesionalmente, esto de alguna manera destaca el trabajo que se desarrolla en la Casa de la Cultura Oaxaqueña, ya que muchos alumnos que iniciaron sus clases en este espacio se encuentran en grandes instituciones musicales trabajando, y recalcó que hay un joven que fue su alumno y actualmente es profesor en la Universidad de Aguascalientes, él es maestro de piano, y hay otro ex alumno que actualmente trabaja con diferentes artistas nacionales, y así como ellos hay varios que están destacando en otros lugares.

Espectacular Domingos de Fiesta

Sin duda alguna, el trabajo que viene desarrollando el actual comité del Sindicato de Trabajadores de la Música y Similares Sección 225, encabezado por el amigo Jaime López Jiménez, ha resultado todo un éxito para los agremiados al sindicato, ya que durante un tiempo estuvieron tocando puertas en las instituciones culturales para que les cedieran un espacio donde ofrecer el talento de los grupos musicales que aglutina el sindicato.

Afortunadamente los grupos están respondiendo a las expectativas planteadas por el comité y domingo a domingo el programa “Domingos de Fiesta”, Bajo El Laurel, cuenta con una buena respuesta de los amantes del baile, ya que son varios los estilos de música que les ofrecen durante cuatro horas y es importante destacar que el ambiente que se vive en el programa  “Domingos de Fiesta” es cálido y contagiante, dado que llegan parejas de todas la edades, lo mismo bailan una cumbia que una quebradita, mambo, cha cha chá.

Otro punto importante es que llegan chicas y chicos sin pareja, pero la música tiene esa magia que logra acercar a través del baile a los seres humanos, y logramos ver que después de bailar dos canciones, aquellos que no se conocían ya están charlando amenamente hasta convertirse en buenos amigos o novios, de verdad que fue un gran acierto del sindicato de músicos aperturar el programa “Domingos de Fiesta” para el público oaxaqueño y, por supuesto, para el turismo nacional e internacional que esta de paseo en La Verde Antequera.

En el pasado programa se contó con la participación de dos agrupaciones, una ya consolidada que abrió el programa, y fue la encargada de poner los primeros acordes para que el público se acercara y, después de dos horas cumplió su cometido al dejar establecido un ambiente tropicalero para que llegara la siguiente agrupación, que por vez primera pisa un escenario de este nivel y lo tenía que aprovechar.

Cuando el reloj marcaba las 20:00 horas, llegó al escenario Uriel Vásquez con su Descarga Costeña, y de inmediato el público lo recibió cálidamente con prolongados aplausos y, sin mayor preámbulo, esta agrupación de corte charanguero se dispuso a tocar los temas clásicos que hiciera inmortal Los Corraleros del Majagual, Aniceto Molina.

Desde luego que Uriel Vásquez tiene lo suyo y, esa noche, ofreció al respetable una amplia revista musical de charangas, un género muy solicitado de la Costa y que a las primeras notas musicales el público se levanta de sus asientos y se pone a bailar al ritmo frentico de la charanga, creándose un ambiente muy tropicalero.

Esperamos que Uriel Vásquez y su Descarga Costeña encuentre en la capital oaxaqueña el espacio que busca y, de alguna manera, logre proyectar su talento en eventos, como el del pasado domingo en el programa “Domingos de Fiesta”, donde se pone en juego talento y deseos de triunfar en los escenarios, por eso consideramos que Uriel Vásquez y su Descarga Sonora cuenta con un potencial muy interesante para desarrollar un buen espectáculo con su ritmo contagiante charanguero.

Éxito rotundo en el Fórum 2018 Danzones en el Puerto en el Zócalo de Veracruz

Con el mejor de los éxitos  inicio, en el zócalo de la ciudad de Veracruz, el Fórum 2018 “Danzones en el Puerto”, que organiza el Centro Nacional de Investigación y Difusión del Danzón (CNIDDAC) desde el año 2003, como resultado de la labor que desde 1989 realiza el grupo Tres Generaciones del Danzón Veracruzano, informó Miguel Ángel Zamudio Abdala, director de dicho centro de centro de investigación.

Entre los grupos de baile y música que  participaron en los tres días de actividades, estuvieron : Danzonera La Playa de los Hermanos Varela, La Danzonera Joven de México del Chamaco Aguilar, Pregoneros del Recuerdo, la Danzonera Acerina, Santa Luna y su Nueva Danzonera, la Danzonera Veracruz, Danzonera Manzanita, la Charanga del Puerto y la Sonora Porteña.

En entrevista para XEU Noticias, el director del CNIDDAC recalcó que el objetivo de este proyecto es promover las obras de compositores y arreglistas mexicanos como Memo Salamanca, Agustín Lara o Mario Ruíz Armengol.

“Consideramos que haya este tipo de apoyos para promover música viva en espacios públicos perite que niños, como lo podemos apreciar hoy, jóvenes tengan un acercamiento a estos géneros, hay una gran influencia de la música banda, del reggaetón, de muchos otros géneros, que no tenemos nada en contra pero de alguna manera, también quisiéramos que las nuevas generaciones tuvieran la alternativa de escuchar otros géneros”, afirmó.

Miguel Ángel Zamudio Abdala detalló que en este tipo de eventos llegan a reunir a 4 mil visitantes locales, nacionales e internacionales.

Todo mi cariño para el público que me apoya: Rodolfo Casal

 

[Segunda y última parte]

Considerado como el máximo exponente de la canción oaxaqueña, Rodolfo Casal ha logrado alcanzar meritorios reconocimientos del público en general y, en todos los escenarios donde se llega a presentar, los aplausos no se hacen esperar en cuanto aparece en el escenario, un logro que pocos obtienen antes de cantar.

Indudablemente, su brillante trayectoria año con año es enriquecida con mejores actuaciones y en todo momento el estimado Rodolfo Casal sale adelante, cumpliendo cabalmente con sus profesionales actuaciones y, lo más importante, es que con varias décadas en el ámbito artístico de la capital oaxaqueña se ha mantenido vigente en el gusto del exigente público oaxaqueño.

Concluimos la entrevista, no sin antes reconocer que la fructífera carrera de Rodolfo Casal ha dejado honda huella en el corazón de muchas personas, sobre todo, cuando se trata de participar en un evento altruista donde se manifiesta del noble corazón del artista y él acude sin dudarlo a cantarle a los ancianos y niños desprotegidos sin cobrar un solo centavo.

¿Cómo sientes los aplausos a estas alturas de tu carrera?

“Bueno, cada actuación tiene un toque especial, y no falta el detalle que le da un plus especial para hacer diferente una actuación de otra, y te diré de mi reciente experiencia en un escenario, ya que en esta actuación no sólo fue participar con Las Chinas Oaxaqueñas  cantando  el tema “Llévame oaxaqueña”, que es preámbulo para que ejecuten “El Jarabe del Valle” y los sones que componen esta obra musical.

También tuve participación en los desfiles y convites en las principales calles de la capital oaxaqueña, esto de alguna manera me llenó de satisfacción por tantas muestras de cariño del público en general, todo esto refleja que mi carrera artística es valorada por los oaxaqueños, desde luego que todo esto es una gran experiencia para mi carrera, porque antes me quedaba viendo el desarrollo de la Guelaguetza y todo lo que la rodea, desde luego que me hacía muchas preguntas en cuanto a la organización.

Pero un buen día me llegó la oportunidad y ya estoy en la delegación de las “Chinas Oaxaqueñas”, estoy muy feliz cantando con la delegación temas que ya mencioné y muchos amigos saben que mi prioridad son los compositores oaxaqueños, de los que afortunadamente sus canciones están vigentes en el gusto de la gente con intérpretes de tríos, bandas, una orquesta como La Sinfónica de Oaxaca, que en sus temporadas da un espacio a los autores oaxaqueños y, en mi caso, es un honor cantarle sus canciones a los oaxaqueños”.

¿Algo que desees agregar?

“Bueno, como siempre, agradezco a la gran familia del  periódico ROTATIVO por darme la oportunidad de aparecer en La Sección de Espectáculos y, muchas gracias al público en general por todo el apoyo que me han brindado a lo largo de mi carrera, son muchas las muestras de afecto que han tenido con mi persona, en especial mi eterno agradecimiento a la delegación de Las Chinas Oaxaqueñas de la señora Genoveva Medina, porque esta oportunidad, créeme, es inolvidable en mi vida, además, pertenecer a una delegación de tal magnitud, al menos para mí es fabuloso”.

Una gran experiencia participar con las Chinas Oaxaqueñas: Casal

[Primera parte]

Realizar una entrevista al amigo Rodolfo Casal es gratificante porque, además de ser un buen intérprete, tiene el don de enriquecer su charla con anécdotas interesantes que logran que el reportero pase momentos agradables, dada la amena charla con el experimentado baladista.

Es de todos conocido, que Rodolfo Casal es un bohemio empedernido que, desde su inicio en la ciudad de México bajo la tutela de su madrina Carmen Salinas, supo ganarse el respeto de sus compañeros, gracias a su bien timbrada voz que le valió participar en destacados eventos como Valores Bacardi y La Voz del Heraldo.

Afortunadamente para los oaxaqueños, el destino lo trajo a la capital oaxaqueña nuevamente y se estableció en el ámbito artístico de La Verde Antequera, de esto ya son varias décadas que lo tenemos como referente de los intérpretes que les gusta cantar temas de autores oaxaqueños.

En esta ocasión lo abordamos para conocer sus actividades en la pasada máxima fiesta de los oaxaqueños La Guelaguetza, donde viene participando en La Delegación de Las Chinas Oaxaqueñas y, previo y delicioso desayuno en céntrico restaurante, lo entrevistamos.

¿Tuviste mucha actividad en el mes de La Guelaguetza?

“Me siento afortunado de poder participar en varias de las actividades que se realizaron durante las fiestas de Guelaguetza, yo siento que es muy importante, porque tiene vital importancia para nosotros los oaxaqueños la fiesta más importante del año, donde tenemos la oportunidad de encontrarnos con nuestros hermanos y hermanas de las otras regiones del estado; en lo personal, es una gran experiencia poder participar en estos eventos con la delegación de Las Chinas Oaxaqueñas de la señora Genoveva Medina, que en este año cumplió 61 años de presentarse en el Auditorio Guelaguetza”.

¿A qué grado estás involucrado en esta delegación?

“Bueno, antes que nada, es la delegación que representa a Los Valles Centrales y, por lo tanto, es la anfitriona de esta fiesta y se encarga de recibir a las delegaciones hermanas que llegan a la fiesta, esto permite involucrarnos, porque tenemos nuestras raíces y de alguna manera hay la oportunidad de saludarnos con las otras etnias”.

¿Participar en esta fiesta va más allá de llegar cantar y bailar?

“Bueno, todo va relacionado con la religión, en el caso de las Chinas oaxaqueñas, una vez platicando con la maestra Carmelita, la hija mayor de Doña Genoveva Medina (fundadora de Las Chinas oaxaqueñas), me comentó que todo va relacionado con la religión, porque es una agradecimiento al Santo Patrón por los favores recibidos en alguna ocasión, y bailando hacen su  agradecimiento, es así como con este ritual se confirma la fe”.

¿Cuántas veces cantaste en el Auditorio Guelaguetza?

“Bueno, en el Primer Lunes del Cerro tuvimos la suerte de abrir las actividades con la Delegación de “Las Chinas Oaxaqueñas”, y en el segundo Lunes del Cerro nos tocó cerrar, por eso considero, por la respuesta del público, que hicimos un buen papel, y uno de los temas  que interpreté fue ‘Llévame oaxaqueña’, un tema que se desconoce el autor, pero que describe el amor de alguien que se enamoró de una oaxaqueña, y por la letra hace suponer que el que la escribió es alguien que no es de Oaxaca.

La maestra Carmelita me dijo, así como esta canción, hay otras que se ponían en la clases de educación artística en las escuelas primarias, fueron las canciones de Samuel Mondragón, Alberto Vargas, Juan G. Vasconcelos y te estoy hablando de ‘La Tortolita cantadora’, ‘El Cántaro de Coyotepec’, ‘Las Mañanitas oaxaqueñas’, ‘Las Golondrinas oaxaqueñas’, ‘Llévame oaxaqueña’ y ‘El Nito’, que es una canción que habla de sitios muy interesantes de la ciudad de Oaxaca, como es el barrio Del Peñasco, el barrio De Consolación y de La China Oaxaqueña, que fueron escritas en la década de los 20’s, siguen vigentes gracias a nuestra labor, porque cuando se mete uno a la cuestión cultural tenemos que difundir a las nuevas generaciones nuestras raíces musicales que son tan hermosas.

Tuve una experiencia en La Guelaguetza Infantil, donde el niño de Miahuatlán que bailó ‘El Palomo Miahuateco’, es un pequeño de cuatro años que se entregó totalmente en el escenario y bailó con mucha pasión, dejando establecido cómo se deben hacer las cosas en un escenario, por eso vi que no tenemos nada qué pedir, porque tenemos un legado cultural muy rico y debemos cuidarlo mucho, pero también hay que compartirlo con las nuevas generaciones”.

El danzón sigue conquistando a nuevos bailarines

Al ver la película Danzón, una gran curiosidad se apoderó de Gloria Lerma: ¿Qué tiene esa música que hace que Julia, interpretada por María Rojo, vaya hasta Veracruz a buscar a su pareja de baile para seguir disfrutando de ese ritmo que ya corre por sus venas?

Gloria encontró la respuesta muy pronto porque cada que escuchaba una pieza de este baile fino de salón se sentía feliz.

Edmundo Ruiz, hoy su ex esposo, no fue ajeno a su estado de ánimo, y se unió a la búsqueda de algún maestro de danzón en la Ciudad.

“Preguntamos por todas partes y no encontramos ninguno”, subraya Gloria, hoy de 73 años. “Nos decían que aquí no se bailaba danzón, que apenas en Veracruz o en la Ciudad de México; y allá vamos.

“Conseguimos un maestro en Veracruz, y aprendimos a bailar, pero queríamos compartir ese gusto con más personas”.

Al regresar a Monterrey, Gloria y Edmundo se reunieron con Arturo Salinas, un maestro de folclor que enseñaba bailes de salón en el Centro No. 1 del IMSS.

Ellos le propusieron darle clases de danzón para que, a su vez, las transmitiera a sus alumnos, y él aceptó. También lograron que en el Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey les prestaran un espacio en el que crearon su propio grupo a finales de los 90.

“Desde que vi la película Danzón, que dirigió María Novaro en el 91, empecé a escuchar esa música. Me causa una gran emoción y bailarla exige ser muy preciso porque tiene una cuadratura. Es necesario escuchar atentamente para llevar los pasos”, detalla Gloria, delgada, menuda, de lentes y cabello castaño rojizo, corto y ondulado.

El danzón nació en Cuba, a finales del siglo 19, pero desde principios del siglo 20 es parte de la cultura popular en México.

Es un baile de movimientos suaves y cadenciosos. Las parejas se desplazan trazando con los pies una especie de cuadro pequeño o dos cuadros seguidos, intercalados con giros al ritmo de la pieza.

En ciertos momentos hacen un alto en la pista, mientras las mujeres agitan con garbo el abanico.

“El danzón me dio mucha alegría y seguridad”, continúa Gloria, quien cree que cada vez más gente se interesó en las clases por esa misma sensación.

De inicio, el grupo de Gloria y Edmundo se llamó Danzón Monterrey, A.C., y cuando ella se quedó sola al frente cambió a Grupo de Danzón del Círculo Mercantil Mutualista de Monterrey.

“Hacíamos presentaciones en el Teatro de la ANDA, en el Centro Cultural Santa Lucía y en diferentes partes”, evoca satisfecha.

La maestra Gloria también ha sido jueza en competencias nacionales y es conocida por la elegancia de sus atuendos.

Hace casi dos años dejó de dar clases, pero no se aleja de sus alumnos, quienes continúan en diferentes espacios como instructores, y viaja a los festivales en los que cosecha reconocimientos por su amoroso impulso a este baile de fantasía.

“Me siento orgullosa de que el gusto por el danzón ha ido creciendo. Hay una comunidad danzonera que surgió con nosotros”.

Buscando dónde aprender danzón, María Eugenia Ayala Acosta llegó a las clases de Gloria y Edmundo en el 2003.

Todo inició porque Maru, como llaman a esta arquitecta, se fue a trabajar a Tijuana, y un día pasó por un parque en el que una señora con una grabadora vieja enseñaba a bailar danzón a unas cuantas parejas.

Delgada, de cabello corto y ojos expresivos, Maru afirma que la música la atrapó y se sentó en una banca a escuchar.

“Sentí mucha paz. Desde entonces, el danzón representa una conexión directa con mi alegría”.

Cuando volvió a Monterrey ya estaba encariñada con el género, y en poco tiempo pasó de principiantes a avanzados junto con Miguel Velasco, su hoy ex esposo.

Dice que la primera gran sorpresa en clase fue cuando el maestro Edmundo les avisó que Acerina, la legendaria y primera danzonera de México, vendría a tocar en el Círculo Mercantil.

“Es que una cosa es la clase y otra un baile. Al abrir la puerta, el 100 por ciento de las mesas estaban solas, todos estaban en la pista y la música sonaba increíble”.

Pero tuvieron que pasar seis meses hasta que volvieron a bailar con orquesta en vivo, cuando el grupo organizó un viaje a Querétaro.

“Nosotros decíamos: No puede ser que ensayemos tanto, que nos esforcemos por bailar mejor, que a nuestros maestros les reconozcan su labor en otras partes, y que a Monterrey vengan orquestas sólo una, o cuando mucho, dos veces al año”.

Sin olvidar esa inquietud, Maru comenzó a dar clases en el 2004 y creó su grupo Patio del Danzón.

Gloria y Edmundo apreciaban su entusiasmo y, generosos, seguían compartiendo sus conocimientos con ella y con Miguel.

También los presentaron con excelentes bailadores de Veracruz, Querétaro y México, quienes avivaron, aún más, su amor por ese cadencioso ritmo.

Patricia Márquez dirigía entonces la compañía de folclor Pueblo Mestizo, y dentro del repertorio tenía un espacio para el danzón.

“Estábamos en el Centro Cultural Santa Lucía, en un patio que compartíamos con diferentes manifestaciones artísticas, y en el que empezamos a hacer las tardes del danzón de manera informal. Ahí llegaron los maestros Gloria y Edmundo y, también, Maru, y cuando menos nos imaginamos aquello estaba llenísimo de gente.

“Maru se quedó a dar clases y tuvo una respuesta inmediata. Fue algo mágico, pero antes de que derrumbaran el Centro Cultural para construir el Museo del Noreste, tuvimos que mudarnos y continuar en otros escenarios”.

Patricia menciona que a casi dos décadas, la hace feliz ver los resultados del trabajo tan tenaz y disciplinado de Gloria, quien ha logrado transmitir su pasión a nuevas generaciones, y de Maru, quien ha fortalecido la presencia del danzón en la Ciudad.

Óscar Botello Pruneda, ex director de Cultura del Municipio de Monterrey, cuenta que lo que más le llamó la atención cuando Maru fue a solicitar un espacio para ensayar y realizar presentaciones de danzón con su grupo, fue su juventud.

“Yo ubicaba este género con personas mayores, pero ella le ha inyectado vitalidad. Es una mujer muy entusiasta y emprendedora, que casi sin apoyo es ya una referencia a nivel nacional, como Gloria y Edmundo.

“Con ellos el danzón llegó para quedarse”.

Tanto deseaban que en Monterrey se escuchara una orquesta de danzón en vivo, que Maru y Miguel organizaron un baile y trajeron a la Danzonera Yucatán, del maestro Pablo Tapia, aunque perdieron dinero porque sólo fueron sus alumnos y amigos.

Aún no había una audiencia amplia que dominara ese ritmo, y pensaron que la mejor manera de captarla sería con una muestra de danzón.

Así nació el Festival Nacional Danzonero en el 2009. La sede fue el Teatro de la Ciudad.

“Se llenó y todo mundo estaba sorprendidísimo porque otros eventos con más trayectoria no tenían tanta convocatoria”, recuerda Maru, entusiasmada.

Para las siguientes ediciones el evento se llamó sólo Festival Danzonero y hace unas semanas se celebró por décima ocasión con gran éxito.

Después del primer festival, no había duda de que el siguiente paso era crear una orquesta.

El maestro Guillermo Villarreal, entonces director de la Sinfónica Juvenil de Nuevo León, los contactó con el maestro Daniel Guzmán Loyzaga, fundador y director de la Orquesta Sinfónica de Oriente, en Santiago de Cuba, para que fuera el arreglista del ensamble.

“Él ha promovido la música cubana por todo el mundo. Grabó un disco que se llama Contradanzas & Danzones con la Orquesta del Conservatorio de Rotterdam, en Holanda, y es buenísimo para hacer tocar danzón a los músicos clásicos”, cuenta Maru, hoy presidenta del Consejo Mexicano para la Divulgación del Danzón, A.C.

El maestro Villarreal también sugirió lanzar una convocatoria abierta para que los estudiantes interesados en explorar el repertorio popular se unieran a la orquesta.

“A Miguel y a mí nos hubiese gustado que fuera una orquesta estudiantil porque nos parecía un compromiso muy abrumador tener que pagar honorarios altos a 12 músicos profesionales, pero ellos fueron quienes acudieron, no los estudiantes.

“Estaban muy entusiasmados y, uno de ellos, Arturo Ávila, levantó la mano y se propuso como director musical. Miguel asumió la dirección artística y, yo, la dirección general. Así inició la primera orquesta especializada en danzón del norte de México”.

Desde el debut se llamó Danzonera Sierra Madre y el año pasado cambió a Danzonera Digital.

Con la orquesta en vivo fue más sencillo organizar bailes e iniciar grupos que quisieran aprender a bailar.

Tanto en Epicentro Espacio Cultural, que Maru abrió frente a la Plaza de la Purísima, y en sitios donde se congregan multitudes, como la explanada del Museo de Historia Mexicana, captan nuevos públicos.

Sin embargo, en los primeros años la orquesta se presentaba una vez al mes, con mucho sacrificio, porque había que financiarla. Ahora es autosuficiente y hay temporadas en las que toca una vez por semana.

El reto sigue siendo formar maestros que cuenten con las herramientas para iniciar nuevas familias de baile y que el danzón se vuelva un boom.

“Creo que lo estamos logrando, porque en el Festival Danzonero, además de la muestra y el baile de gala que son los eventos tradicionales, se están impartiendo talleres con maestros de la Ciudad de México, como Alfredo y Jacobo Salazar”.

Maru añade que ya hay comunidades en Tamaulipas y Coahuila que vienen a Monterrey por el sólo gusto de disfrutar con una orquesta en vivo.

El músico Óscar Rodríguez cuenta que su mamá estaba en clases de danzón con Maru, y él la acompañaba, pero un día pensó en unirse al grupo en lugar de permanecer sentado.

Luego lo invitaron a tocar los timbales en la orquesta, y al año y medio se quedó como percusionista principal.

“Cuando entré a la Danzonera Sierra Madre (hoy Danzonera Digital) los bailes eran pequeños, pero ahora es mucha gente la que disfruta esta música. Además, hemos tenido la oportunidad de alternar con otras orquestas en el Salón Los Ángeles, un sitio emblemático en la Ciudad de México”, refiere con orgullo.

“En el 2013 participamos en un festival que se hizo entre Monterrey y Austin e incluso impartimos masterclass para los músicos de la Universidad de Texas. También hubo clases de baile”.

Óscar añade que dentro del proyecto Danzón Sinfónico hicieron una gira con la Orquesta Filarmónica de Saltillo, en distintas partes del País, y que en el 2015 les solicitaron un danzón inédito para la película Einstein en Guanajuato.

“Tocamos en Bellas Artes, en la gala de la cinta. Creo que esas cosas hacen brillar al danzón de Nuevo León, que tiene una fuerte impulsora en Maru, porque no cualquiera se propone y logra sacar adelante un proyecto de tal magnitud en la tierra del acordeón y de la polka”, resalta Óscar.

Maru dice que su mayor ilusión es que cuando la gente escuche la palabra danzón piense en todo México, y no sólo en el centro o sur del País, porque acá en el norte el danzón ya es un movimiento vibrante y en constante crecimiento.

1 2 3 21