Suena en el Valle y la Mixteca con legado musical de sus órganos históricos

Una serie de nueve magistrales conciertos en igual número de órganos antiguos oaxaqueños restaurados, son parte medular del Duodécimo Festival Internacional de Órgano y Música Antigua de Oaxaca, que inició el pasado 14 febrero en la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad, con un programa de música oaxaqueña que fue interpretado por Cecilia Winter (órgano) y Valentín Hernández (percusiones).

Este encuentro con el pasado antiguo de Oaxaca se llevará a cabo desde el 14 hasta el 21 de febrero, tocando las regiones de los Valles Centrales y la Mixteca Alta. Donde destacan en sus conciertos la presencia de los organistas Andrés Cea Galán (España) y Jan Willem Jansen (Países Bajos/Francia), además de importantes músicos mexicanos.

“En el Festival Internacional de Órgano y Música Antigua de Oaxaca, estas joyas musicales no solo son presentadas como instrumentos de concierto, sino como parte de un universo cultural más amplio, que incluye tanto a las iglesias como a sus comunidades, su historia local y sus regiones geográficas”, explicó Cecilia Winter, directora del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca A.C. (IOHIO), institución organizadora de este encuentro musical.

Winter señaló, que este festival será el más extenso hasta la fecha, incorporando en el programa de conciertos, al órgano restaurado de San Matías Jalatlaco, junto con otros ocho instrumentos oaxaqueños que actualmente funcionan y brindan música a su público y creyentes católicos.

“Este acontecimiento atrae no sólo a organistas profesionales, sino también a organeros, restauradores, escritores, expertos en el arte y la historia mexicana, profesores, artistas y sobre todo a amantes de la música y la cultura oaxaqueña en general”, detalló la Directora del IOHIO.

Este 2018, el Festival Internacional de Órgano y Música Antigua de Oaxaca contempla la visita a doce órganos no restaurados y sus iglesias, muchas de las cuales normalmente no están abiertas al público, ubicadas en el Valle de Oaxaca y la Mixteca Alta. Mientras que los organistas profesionales y estudiantes de órgano podrán de interactuar con algunos de estos antiguos instrumentos.

 

Una historia entre 1686 y 1891

 

Dentro de la vasta riqueza patrimonial del estado de Oaxaca, la colección de órganos tubulares barrocos representa uno de los tesoros culturales menos conocidos. Setenta y dos instrumentos construidos entre 1686 y 1891 nos recuerdan un glorioso pasado musical, cuando Oaxaca era el tercer centro de música más importante en la Nueva España, después de la Ciudad de México y Puebla.

A partir de la década de los 1990, una creciente apreciación de estos instrumentos musicales ha llevado a proyectos de conservación y restauración, además de su uso más frecuente en misas y celebraciones litúrgicas, conciertos y festivales por todo el estado.

Aunque han existido cientos de órganos en Oaxaca desde 1544 -documentación más antigua de un órgano-, la mayoría de ellos se han perdido a través del tiempo debido al deterioro normal, los desastres naturales, la negligencia y/o la destrucción intencional. A la fecha, diez órganos han sido reconstruidos, restaurados o reparados y ahora funcionan, mientras que los sesenta y dos instrumentos restantes presentan diversos estados de conservación. Algunos consisten únicamente de una caja exterior vacía o algunas partes interiores, mientras que otros están casi intactos y podrían ser restaurados algún día.

A pesar de su condición, el acervo relativamente pequeño de setenta y dos órganos es suficiente para revelar un fascinante panorama de las técnicas de construcción y las características sonoras a lo largo de dos siglos. Además, es casi seguro que hay más órganos en las comunidades oaxaqueñas que aún no han sido reportados y urge registrarlos antes de que desaparezcan.

 

La ruta de los conciertos

 

Para mañana viernes 16 de febrero a las 09:00 horas se realizará la conferencia: “El trabajo continuo del IOHIO: la conservación, documentación, restauración, investigación y promoción de los órganos oaxaqueños”, a cargo de Cecilia Winter en la Biblioteca Francisco de Burgoa del Centro Cultural Santo Domingo. A las 20:00 horas se realizará el tercer concierto en la Catedral de Oaxaca con el organista Andrés Cea Galán (España) y el bajo Felipe Espinoza Olmedo (México). El costo de acceso es de 100 pesos.

El sábado 17 de febrero, a las 14:00 horas, sonará el cuarto concierto del Festival en el templo de Santo Domingo Yanhuitlán, con la presencia de David Soteno Jiménez en el órgano, y Lorenzo Meza Suárez, clarinete. (México). Y a las 19:00 horas llegará el quinto concierto en el templo de San Andrés Zautla, con la participación de organistas participantes en el festival.

El templo de San Jerónimo Tlacochahuaya será testigo del sexto concierto del Festival a las 11:00 horas, interpretado por Jan Willem Jansen (Países Bajos).

El séptimo concierto del Festival se interpretará, a las 18:00 horas, el domingo 18 de febrero en el templo de Santa María de la Asunción, Tlacolula, con la presencia del organista español Andrés Cea Galán.

El lunes 19 de febrero habrá dos recitales, el primero a las 11:00 horas en el órgano del templo de Santa María Natividad Tamazulapan con la participación de organistas del Festival. Y el noveno y último concierto llegará a la 19:00 horas en la iglesia de Santa María de la Asunción Tlaxiaco, con la participación de organistas del Festival.

El Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca A.C. fue fundado en el año dos mil con el objetivo de crear conciencia acerca de los órganos a nivel local, nacional e internacional, a través de actividades como asegurar que los instrumentos restaurados se toquen y se cuiden y que los órganos que no funcionan estén protegidos, conservados.