IMPULSADO POR EL KARATE PARA SER UN OAXAQUEÑO EXITOSO EN EU

 

***Armando Anselmo, nativo de Oaxaca, y que radicó hace 26 años en Santa Rosa Panza Cola sostuvo que el cambio de mentalidad lo llevó a crecer como deportista y persona

 

Juan Luíz CARREÑO DIAZ

 

CHAMPION EYES Martial Arts Center fue fundado hace más  de tres lustros en Oceanside, California por el ahora sensei, Armando Anselmo, un oaxaqueño que impulsado por crecer como persona tomó la decisión, a los 19 años de edad, de emigrar al vecino país de los Estados Unidos de Norteamérica.

“Mi origen en Oaxaca –respondió con un profundo suspiro — fue de una vida muy humilde, muy pobre pero fue algo que me dio fuerza para lograr lo que ahora tengo. Siempre que platico de mi infancia, no es que sea negativa, simplemente me gusta recordar de dónde vengo porque fue una vida de esfuerzo, sobre todo por parte de mi madre.

El  karate –añadió– me mantuvo firme, cuando tienes algo en ti, ese valor de creer, ese sabor, esa pasión, inconscientemente alcanzas muchas cosas porque es la roca que te mantiene”, destacó el ahora sensei y propietario de Champion Eyes en donde imparte instrucción a poco más de 200 niños, jóvenes y adultos de distintas naciones, incluida la local y mexicanos residentes en ese país.

Armando Anselmo dejó Oaxaca el mes de febrero 1991 para radicar en la vecina nación norteamericana.

“Me fui de Oaxaca a los 19 años de edad no por la razón del llamado sueño americano como mucha gente tiene en mente, me fui por una decisión personal y continué entrenando y haciendo lo que siempre me gustó, el arte marcial; empecé a crecer y a conocer a gente de ese ámbito muy talentosa, competidores a un nivel alto y llegó la motivación de participar en torneos, en ese momento no tenía la mentalidad de ser empresario, de sobresalir y tener una empresa de artes marciales reconocida mundialmente, esa no era mi meta. La idea de fundar una institución llegó cuando vi las cosas desde otra perspectiva y fui honesto conmigo y me pregunté: si quiero lograr esto voy a tener que deshacerme de esto, si quiero sobresalir en este país, que no es el mío, que es una cultura y un idioma diferente y una mentalidad muy distinta, debo hacer a un lado la cultura que traigo y lo hice por mis hijos, por mi persona y por ser alguien más que un empleado. Así inicié la lucha, el trabajo, las caídas, las levantadas.

Empecé a tener una mentalidad abierta y una visión más grande que simplemente tener una escuela de karate”, recordó.

El karateca y ahora empresario oaxaqueño radicado en California, Estados Unidos de Norteamérica desde hace 26 años, cumple su segunda visita en el 2017 a su natal entidad con la finalidad de visitar a su señora madre que vive en Santa Rosa Panza Cola.

“Venir a Oaxaca me emociona porque reconozco que en esta entidad somos gente de mucho trabajo y talentosa y porque tengo la dicha de poder saludar a mi madre y amigos que conservo aún”, enfatizó el deportista.