‘LADY LOTTHUS’, UNA PROMESA DE LA LUCHA LIBRE EN OAXACA

 

***La Arena Acuario la viene impulsando en sus funciones y el público la acepta como una ruda con mucho futuro

 

José ALBERTO RUIZ

 

HOY VAMOS a dar paso a un extraordinaria mujer que encontró en la Lucha Libre el espacio para sacar esa pasión por el deporte, ya que desde pequeña siempre le llamó la atención ver a los gladiadores en el ring y poco a poco se fue involucrando en el mundo de las llaves y topes.

Su nombre es Lady Lotthus y cubre su rostro con una singular tapa para hacer presencia en el encordado, donde se desenvuelve como pez en el agua, porque es un terreno donde Lady Lotthus disfruta su estilo rudo y nunca pide ni da cuartel a ella, lo que le interesa es castigar a sus rivales con esa rudeza que la caracteriza.

 

-¿Tu nombre?

“Lady Lotthus”.

 

-¿Cuándo y cómo tienes contacto con la Lucha Libre?

“Como todos los niños, yo empecé a tener afición por la lucha, porque mi padre me llevaba a las luchas que se hacían en la fiesta de los barrios de la capital oaxaqueña, yo quedé encantada de ver cómo hacían sus llaves los contendientes en el ring y tardé un poco para buscar los medios y poder entrenar en un gimnasio y, una vez que viví la experiencia en el gimnasio, poco a poco me fui involucrando en este hermoso deporte del costalazo”.

 

-¿Tu primer maestro?

“El Pequeño Tony, y sigo entrenando con él y con su hijo que se llama Soñador, este par de luchadores han sido muy buenos amigos y me han impulsado para continuar en el ring”.

 

-¿Qué tiempo llevas como luchadora?

“Como luchadora profesional llevo tres meses, pero entrenando llevo un año y nueve meses; aprovecho el espacio que me brinda ROTATIVO para agradecer a La Arena Acuario por la oportunidad que me han brindado, lo mismo que a muchos chicos y chicas que han encontrado en La Arena Acuario el espacio adecuado para hacer nuestras piruetas”.

 

-¿Tienes lesiones?

“No gracias a Dios, desde luego no me escapo a una torcedura y golpes normales que hay en un encuentro de lucha libre”.

 

-¿Por qué cubres tu rostro?

“Mmmmm, es una mezcla de misticismo y magia poder ocultar cierta parte de…es una dualidad del bien y el mal, es algo importante llevar una máscara, porque el ser humano requiere de algo para hacer ciertas cosas y sin la máscara no se atrevería”.

 

-¿Te transformas cuando subes a un ring?

“Por supuesto, eso sucede con muchos compañeros, porque normalmente llevamos una vida tranquila y realizamos nuestras actividades, pero cuando llega el día de subir al ring empieza el cambio, porque se presenta la magia que genera la lucha libre y nos trasformamos, en mi caso soy ruda y me dicen muchas cosas, entre ellas las mentadas de madre, pero todo es parte de un espectáculo donde hay de todo”.

 

-¿Recuerdas a tu primer rival?

“Claro que sí, de hecho mi lucha de debut fue de tercias, estuve con Macumba La Nahuala y Diosa Quimera, dos grandes luchadoras que tienen mucho éxito actualmente en Oaxaca y luchamos contra La Soñadora, Sexi Moster y La Sirenita, que forman parte de la empresa de la Arena Acuario”.

 

-¿Aparte de luchar tienes otra actividad?

“Yo tengo un trabajo totalmente diferente a la lucha libre, pero hasta el momento he logrado combinar las dos actividades sin problema alguno, aunque debo aclarar que luchando me siento muy bien, porque olvido todo y me concentro de lleno en el ring”.

 

-¿Tratar con hombres en el gimnasio te afecta?

“Para nada, porque a mí me gusta que me respeten y me hago respetar, además los compañeros se han portado de maravilla conmigo y, desde luego, el trabajo que hicieron las pioneras en el ring actualmente se ven los resultados, ya contamos con un buen número de exponentes en el terreno femenil en Oaxaca”.

 

-¿Te gustaría exponer tu mascara?

“No, todavía no es tiempo, porque estoy en un proceso de aprendizaje y no es posible poner en juego mi tapa”.

 

-¿Qué te dijo tu familia cuando les avisas que serás luchadora?

“Hayyy no, para empezar mi mamá no quería, mi pareja que se llama Jaime me dijo que a él no le agrada la lucha libre, pero me dio todo su apoyo, y mis hijos me dijeron que no iba a aguantar los entrenamientos, sin embargo, el apoyo estuvo presente de alguna manera y cuando llegó el día de mi debut, llegaron todos mis familiares y me echaron muchas porras y se quedaron sorprendidos de trabajo que se hace arriba de ring, y felices de ver que cumplí mi sueño”.