EDITORIAL

 

 

La intervención rusa en elecciones de México

 

 

Rusia podría intervenir en las elecciones presidenciales de México en el 2018. Lo ha hecho en varios países, donde ha buscado la ruptura de los bloques internacionales que van en contra de sus intereses y apoya a los que sí son afines a él, como lo fue el caso del apoyo a Donald Trump por su discurso proteccionista y nacionalista. De esto hablaron Jorge Fernández Menéndez y Juan Pablo de Leo. Y es que la posibilidad de que Rusia intervenga en las elecciones mexicanas no es descabellada.

Fernández Menéndez asegura que la posibilidad de que Rusia interfiera en los comicios de México es posible: “Podría ser como ya lo hicieron en Cataluña, Estados Unidos, Francia y Austria entre otros países”. “Intentaron contaminar, sin éxito, los comicios en Francia y Alemania, pero apoyaron el referéndum sobre Cataluña, por tratarse de un hecho que afecta a la Unión Europa”.

La cercanía geográfica de México con Estados Unidos podría ser un incentivo para que los rusos intenten hackear nuestros sistemas electorales.

Juan Pablo de Leo dijo que esta práctica del gobierno ruso no es nueva y tiene claramente marcado el generar inestabilidad internacional que beneficie a sus intereses:

“El gobierno ruso ha dado muestras de querer intervenir en las elecciones de diversos países. El año pasado, Estados Unidos fue un claro ejemplo, porque su intervención se dio en dos sentidos: por un lado, afectar el sistema electoral estadounidense hackeando el sistema electrónico, y por el otro, contaminar la discusión pública de los partidos políticos y los medios de comunicación a través de las redes sociales y propagando las ‘fake news’ (noticias falsas)”.

Los rusos han logrado éxito en su intromisión en la política de otros países cuando han visto una clase política dividida.

En donde hay poca o nula confianza en las autoridades electorales, los candidatos y los medios de comunicación. También saben que pueden interferir cuando hay votantes sin cultura para evitar ser hackeados.

Incluso hay reportes en la prensa estadounidense de que la elección en México, por su cercanía geográfica con Estados Unidos, sería un objetivo muy llamativo para los rusos.

En las elecciones pasadas que se hicieron en Alemania, el gobierno ruso no tuvo éxito aunque intentó manipular el proceso electoral de ese país. Y no se dio porque en Alemania no existe una polarización política parecida a la que se vive en la Unión Americana o México.

Los ciudadanos tenemos que estar atentos de los correos electrónicos que nos pudieran llegar, ya que los rusos tienen un método que ya utilizaron el día de la elección en que Donald Trump venció a Hillary Clinton, se llama fishing y consiste en enviar correos electrónicos de periodistas y autoridades electorales, para que le den click a links con temas noticiosos, piden ingresar una clave y a partir de ese momento, ellos se adueñan de la información.

Es por esto que De Leo dice: “No sólo hace falta tener un sistema antihackeo, sino que hay que concientizar a los votantes de no dar click a links provenientes de cuentas de correos que no resulten familiares, ni dar la clave de acceso a las cuentas de los correos propios, porque es entonces que ellos toman poder de la información”.

La intervención de Rusia en las elecciones de distintos países está sustentada. Las distintas agencias de seguridad de Estados Unidos confirman, que efectivamente vulneraron las elecciones de su país, en las cuales ganó Donald Trump.

Y si vislumbran cualquier beneficio para ellos o sus aliados, interviniendo en las elecciones de nuestro país, sin duda buscarán hacerlo.