EDITORIAL

No tener 30 mil pesos

 

“Si a los 31 años no tienes una tarjeta de crédito con 30 mil pesos libres para pagarte un boleto a París, algo hiciste mal”. Una frase similar abrió el debate cuando Guillermo del Toro ofreció una beca para estudiar a un joven, pero originalmente no se cubrían los pasajes, por lo que pidió apoyo para lograrlo.

El crecimiento de la desigualdad es un fenómeno global que no se ha detenido desde 1980 y aunque en algunos países este incremento ha sucedido a diferentes velocidades, la concentración de la riqueza en unos cuantos y, por ende, la desigualdad de ingresos, no se han detenido.

El Informe Sobre la Desigualdad Global 2018 (WIR), elaborado por el World Inequality Lab, señala que la mitad más pobre de la población mundial ha tenido un incremento significativo en sus ingresos, particularmente en países con altas tasas de crecimiento; sin embargo, esto no significa que la desigualdad haya mejorado, ya que 1% de la población más rica recibió una proporción dos veces más grande que el crecimiento de 50% más pobre. Mientras 50% de la población obtuvo 13% del crecimiento global total, 1% más rico obtuvo 27%.

En el fenómeno de la desigualdad no sólo los ricos se hacen más ricos y se distancian de los pobres, sino que también esa disparidad ha empobrecido a la clase media. De acuerdo con el WIR, la clase media, que se encuentra arriba de 50% más pobre, pero debajo de 10% más rico, ha empezado a contraerse y hoy sólo tiene 29% de la riqueza mundial, mientras que el 1% más rico concentra 33%. La desigualdad no sólo está relegando a los más pobres, sino que está relegando a todos, excepto a los muy ricos.

En este punto vale la pena detenerse, porque muchas veces creeríamos que la clase media es mucho más pujante de lo que se cree y que, a pesar de que uno pueda estar en una posición privilegiada, no se siente particularmente rico. De acuerdo con el INEGI, para no formar parte del50% más pobre y saltar al decil VI, el ingreso mensual de un mexicano tiene que ser de $6,199. Para llegar hasta el decil IX, es decir, estar entre 20% más rico del país, se necesitan ganar 12,577 pesos mensuales. En promedio, esas 30 millones de personas de clase media ganan 8,879 pesos al mes. Estar por arriba de esos niveles significa formar parte de 10% más rico del país. De ese tamaño es nuestra desigualdad.

Buena parte de los ingresos se usan para vivir día a día; de hecho, el INEGI señala que en el decil I sólo se usan 1.5% de los ingresos para esparcimiento. En el decil IX esto sube hasta 4.2%. A esta tasa, alguien arriba de 80% más pobre tendría que ahorrar todo su gasto de esparcimiento por 56 meses para poder pagar 30 mil pesos. Alguien del decil I tardaría 1,249 meses, 104 años. Que alguien no tenga 30 mil pesos para viajar, y además juzgarlo, sí es sinónimo de que hicimos algo mal, pero como sociedad.