Banda de Música de la Policía, con una dirección firme

[Segunda y última parte]

 

Para Kalixto García Baltazar dirigir a la Banda de Música de la Policía Estatal es un logro muy importante, porque le dio la oportunidad de poner en practica toda esa experiencia adquirida a través de muchos años de trabajar en la ciudad de México, donde fue invitado a trabajar en diferentes agrupaciones.

Su calidad como músico fue reconocida por diferentes maestros de música y esto lo llevó a pertenecer a grupos y danzoneras de reconocida trayectoria en la capital mexicana, donde hay excelentes músicos, sin embargo, nuestro entrevistado logró consolidar su trabajo en poco tiempo.

 

¿En qué foros se han presentado hasta la fecha?

 

“Uno de los eventos importantes donde nos hemos presentado fue en la ciudad de México, en Plaza Galerías, donde participamos en un evento de danzón; ya tocamos prácticamente en todo el estado de Oaxaca y, sin duda alguna, el foro más importante para nosotros es tocar en el Auditorio Guelaguetza”.

 

¿Qué representa para ustedes tocar en La Guelaguetza?

 

“Sin duda alguna representa lo máximo para nosotros, porque nunca imaginamos que llegaríamos a presentarnos en un foro tan importante como es el Auditorio Guelaguetza y, sobre todo, tocar para las delegaciones participantes; al final, los aplausos confirman la calidad musical que tiene esta banda de música de La Secretaría de Seguridad Publica”.

 

¿Cómo se siente usted en dirigir a una agrupación de tres décadas de vida?

 

“Representa todo para mí, porque sigo aprendiendo con mis compañeros y es una gran responsabilidad, como lo dije al principio de la entrevista, dirigir a un grupo de músicos talentosos, y gracias a ellos pude aprender el tipo de música que se toca en una banda con estas características, y poco a poco fui conociendo la música que se toca como son, marchas, vals, oberturas, danzones y música popular, yo venía de tocar en México, salsa, cumbia y otros géneros y, la verdad, una, hay diferencia enorme, pero gracias a la cooperación de mis compañeros en poco tiempo logré adaptarme a la dinámica que hay en esta banda”.

 

¿Hay suficiente apoyo de sus superiores?

 

“Tenemos todo el apoyo de los mandos superiores para que la banda continúe trabajando como hasta el momento, por eso las nuevas autoridades que han llegado están satisfechos de nuestra banda de música que toca en programas cívicos y conciertos culturales”.

 

Maestro, ¿qué hay de su trayectoria musical antes de llegar a la banda?

 

“Llegué primero con mi maestro Emilio Jiménez, que es de un pueblo de Oaxaca llamado Magdalena Xixocotlán, a un lado de Tamazulápam, él fue quien me enseñó ciertas cosas musicales, luego me fui a estudiar a la Escuela Libre de Música y mientras estudiaba me invitaron para tocar en el grupo Teocali, donde tocaba salsa, merengue, boleros y danzones, ahí fue donde comenzó a conocer un mundo diferente de cuando vivía en Oaxaca.

Gracias a la música conocí salones como California, Colonia, Los Ángeles, El King Kong, esto me abrió las puertas de otras agrupaciones importantes como Orlando y sus Cumbiamberos, Grupo La Justicia, Danzonera México, donde iba a suplir y otro de los grupos importantes fue Los Alcántara, más o menos ese fue mi recorrido en la ciudad de México”.