Brillante trayectoria de la violista Lili Urbieta

[Segunda y última parte]

Para la entrevistada de hoy, su prioridad como directora de la Facultad de Bellas Artes de la UABJO, fue contar con una plantilla de maestros de probada calidad formativa en el terreno musical, sabedora de la difícil situación que se ha vivido en la capital oaxaqueña.

Poco a poco se ha consolidado su proyecto de trabajo y actualmente la plantilla está conformada por excelentes especialistas en instrumentos, que le están dando el perfil adecuado a los estudiantes y su preparación es de un buen nivel y la licenciatura en música ya es toda una realidad en Bellas Artes.

¿Ya cuenta la Facultad con una plantilla de académicos profesionales?

“Una plantilla como tal de profesionales poco a poco se ha ido incluyendo, debido a que tenemos maestros que ya tienen una gran antigüedad de trabajar ahí, que no se les puede despedir porque no es la intención de la Facultad, pero sí procurar, sobre todo, los programas de fortalecimiento académico en que los maestros que puedan venir sean de gran trayectoria.

Y que estén en el ámbito formativo musical para que puedan abrirle a los jóvenes el panorama que desde aquí también que se está haciendo en la ciudad de México y que se hace en el estado de Oaxaca; de hecho hemos tenido excelentes maestros como Filomeno Ortiz (especialista en saxofón), el maestro Ismael Sánchez, el maestro Jorge Ritzi (destacado pedagogo) en el área de cuerdas, el maestro Vladimir Zagallo, el maestro Faustino Díaz, el maestro Larrauri y ahorita varios de ellos contamos como docentes  por semestres en apoyo a ese programa de fortalecimiento académico”.

¿Qué tiempo lleva al frente de la Facultad de Bellas Artes?

“Llevo un año tres meses aproximadamente y creo que el primer año fue para ver a dónde llegamos y qué se debía hacer, ya en este segundo año es precisamente para implementar todas esas oportunidades que consideramos y avanzar; considero que vamos bien, ya que venimos de un ambiente totalmente académico y de ser músicos profesionales también, desarrollarme en la Orquesta Sinfónica de Oaxaca, desarrollarme como docente en proyectos como Esperanza Azteca, CIMO, todo lo que implica una trayectoria muy amplia, la cual me permite ahorita apoyar a los jóvenes desde mi perspectiva y con el equipo que hemos logrado hacer, además soy mamá de estudiantes músicos, eso me ayuda a complementar todo lo que se requiere para los jóvenes”.

¿Actualmente toca con la Orquesta Sinfónica de Oaxaca?

“Así es, formo parte de esta institución como violista, aquí llevo 19 años, entonces, también me permite saber qué necesitamos todos, porque tenemos la perspectiva desde ser docente, ser gestor cultural y haber llevado las coordinaciones anteriormente del área de licenciatura en música y la instructora en música, todo eso nos permite entender muchas cosas de nuestro trabajo”.

¿Algo que desee agregar?

“Respecto a mi labor en la Facultad de Bellas Artes, creo que vamos aprendiendo cuando uno está dispuesto a seguir aprendiendo, a la par es más enriquecedor, y reitero mi compromiso con la sociedad, con los jóvenes universitarios para ofrecer esas oportunidades, no simplemente como dirección, sino como músico profesional, también con el gran equipo que contamos en la Facultad de Bellas Artes”.