El músico debe hacerle caso al corazón: Manuel Cruz López

  

[Segunda y última parte]

Como podemos ver, Manuel Cruz López ya cuenta con una larga y fructífera trayectoria en el medio artístico oaxaqueño, ya que se ha desenvuelto en un medio donde se valora el talento y él ha logrado aprovechar los espacios que le han brindado los diferentes maestros con los cuales ha trabajado en grandes instituciones.

Vaya nuestro reconocimiento a este joven pianista que goza de prestigio entre sus compañeros y, sobre todo, que permanece firme en su constante búsqueda por superarse y ser mejor cada día para ofrecer un buen espectáculo al público que ya lo ubica como un músico profesional y talentoso.

¿Con que directores has trabajado?

“He trabajado con el maestro Alberto Moreno, Jerónimo, Javier Hernández,  Iván, Alejandro Díaz con el cual La Orquesta Primavera de Oaxaca tuvo un crecimiento estupendo, luego vino el maestro Félix Méndez y actualmente trabajo con el director Rodolfo Sánchez Vega, un jazzista de alto nivel, nos identificamos muy bien”.

¿Consideras que ya estás en un nivel alto?

“No, para nada, porque la música es infinita, desde luego que hay grandes satisfacciones hasta el momento, pero conforme se alcanza metas se da uno cuenta que hay mucho más por aprender, se va conociendo músicos que hacen cosas muy importantes y, en mi caso, acepto que me falta mucho por aprender y quisiera seguir los pasos de esos grandes músicos, por eso veo que en la música nunca se deja de aprender”.

¿Cuántos años de carrera hasta la fecha?

“Ufff muchos años, si no mal recuerdo esta hermosa carrera la inicié a los 10 años de edad, ya son 30 años dedicado a la música, pero de manera formal son ya 25 años que han sido de un constante aprendizaje y cada día disfruto más mi profesión”.

¿Satisfecho?

“Bueno cuando inicié esta actividad nunca imaginé todas las satisfacciones, pero conforme pasa el tiempo, son agradables los logros que se van obteniendo poco a poco, por ejemplo, tengo la gran satisfacción de tocar con mucha gente importante  como es Alejandra Robles, Susana Harp, Ana Díaz, Armando Manzanero, Paquito de Rivera y muchos más que no recuerdo en este momento pero todos me han dejado un aprendizaje”.

¿Estas experiencias han enriquecido tu nivel musical?

“Claro, claro, uno se enriquece de muchas formas, se va uno enriqueciendo y construyendo musicalmente, no solamente pianística, sino musical y, de alguna, manera nos da una formación también como ser humano”.

¿Tu experiencia musical la compartes?

“Bueno, en ocasiones hay necesidades, tanto material como de transmisión de conocimientos y debemos forjar nuevas generaciones de músicos, aunque debo decirlo, hay mucho talento, sólo que debemos guiarlos muy bien, yo como maestro debo hacer una labor importante de encaminarlos, porque al fin de cuentas quien se hace un buen músico es el alumno, porque el maestro lo que hace es encaminarlo y sugerirle por donde debe conducirse, sobre todo, saber qué es lo que realmente busca en la música y en qué tiempo quiere llegar, en  mi caso tengo la fortuna de convivir con niños, tengo actualmente dos coros de música sacra, un coro polifónico, ahí también hacemos trabajo musical, de cuerdas, armonía y muchas cosas más, me siento feliz de trabajar con niños”.

¿Algo que desees agregar?

“A todos los que busquen incursionar en el terreno musical, muchas personas dicen que se debe pensar muy bien antes de tomar una decisión, yo les digo, lo que el corazón diga, porque cuando habla el corazón está dicho todo; pongo, por ejemplo, mi caso: nunca dije voy a ser músico, simplemente me dejé llevar por lo que mi corazón decía conforme avanzaba el tiempo, y lo mejor viene cuando uno se identifica totalmente con la música y cuando uno quiere lo que está realizando es muy difícil abandonarla, por eso digo que si les gusta la música y en todo momento se relacionan con la música pues, adelante, y a estudiar música como debe ser, para salir adelante”.