En la música no hay límites: Selene Nazaret

Selene Nazaret Pablo Cortés es una linda chica que cuando inició su actividad musical no tenía idea de las satisfacciones que le dejaría tocar un instrumento, y poco a poco fue avanzando, su primera experiencia con una agrupación fue con La Orquesta Libertad, que dirige el maestro Mauro Ramírez, en esta institución Selene Nazaret abrevó sus primeras notas musicales.

Sin embargo, el destino le tenía preparado un camino con mayor visión, y es así como llega a La Orquesta Sinfónica de Oaxaca, donde fue una estancia fugaz y su siguiente paso fue llegar a La Danzonera Juvenil de Oaxaca, donde hasta la fecha sigue enamorada del ritmo afroantillano y donde ha vivido las experiencias más notables de su trayectoria.

¿Tu nombre completo?

“Selene Nazaret Pablo Cortés”.

¿Cuántos años llevas tocando danzón?

“Ya son siete años”.

¿Cuántos  años llevas de carrera?

“Son ya diez años los que llevo en el medio artístico”.

¿Qué te llevó a incursionar en el danzón?

“En una ocasión se realizó un evento donde se reunieron muchas bandas del estado de Oaxaca, fueron alrededor de 250 músicos; en ese tiempo tocaba yo en La Orquesta Libertad del maestro Mauro Ramírez, de hecho ahí fue donde conocí las primeras letras musicales, a través de las partituras, y mi primer instrumento fue el contrabajo”.

¿Qué has encontrado en el danzón?

“La verdad todo, es un género muy bonito que, en mi caso, me libera del estrés y proyecto todo mi sentimiento cuando toco en La Danzoneras Juvenil de Oaxaca”.

¿Has tocado en otra institución musical?

“Ya estuve en La Orquesta Sinfónica del Estado”.

¿Estás contenta de tocar en La Danzonera Juvenil de Oaxaca?

“Desde que se armó la danzonera me llamó la atención, y con el apoyo de mi mamá y mi hermana localizamos el sitio donde ensayaban y fue como llegué con ellos”.

¿Consideras que vas avanzando en el terreno musical?

“Desde luego que sí, incluso estoy creciendo, tanto en aspecto musical como en lo personal, ya que en este movimiento se conoce a mucha gente preparada que comparte sus conocimientos con nosotros los jóvenes, eso de alguna manera nos ayuda a crecer y superarse”.

¿Has salido de Oaxaca?

“Sí, tengo la fortuna de que con La Danzonera Juvenil de Oaxaca he logrado viajar mucho por el interior del país, entre los estados que recuerdo están: Nuevo León, Veracruz, Ciudad de México, Saltillo, Guanajuato y otros que no recuerdo en este momento”.

¿Cuál es la actuación que más satisfacción te ha dejado?

“Fue en Monterrey, donde el público nos recibió con mucha alegría y se veía que les gustaba nuestro trabajo, estuvimos en vario eventos y en todos la gente se portó de maravilla, fue muy significativo para mí disfrutar de esos aplausos de los regiomontanos”.

¿Te imaginabas que algún día vivirías estas experiencias?

“Jamás imaginé disfrutar de todo lo que he vivido con La Danzonera Juvenil de Oaxaca, incluso, todavía no me la creo, hasta parece que es un sueño todo lo que he vivido.

Nunca pensé que la música me llevaría a conocer tantos lugares tan bonitos y, más tocando danzón, yo tenía otro panorama en mi actividad musical, pero gracias a Dios es hermoso todo lo vivido hasta el momento”.

¿Qué les dirías a las chicas que dudan en aprender música?

“Antes que nada, que no tengan miedo y que siempre sean seguras de lo que hacen, a mí me pasó porque mucha gente decía que el contrabajo y el bajo eran instrumentos exclusivos para hombres, pero yo no estaba de acuerdo y dije que las mujeres también podíamos, yo siempre he dicho que los límites los ponemos nosotras mismas”.