Ignacio Ramírez, un genuino artista del pueblo

Hoy presentamos al intérprete oaxaqueño que desde su niñez se identificó con el género ranchero, cuando vivía con sus padres en su natal Montenegro Lalana, Choápam, Oaxaca, y durante su niñez y parte de su juventud Ignacio Ramírez Arenal, quien actualmente cuenta con 71 años de edad, vivió rodeado de la naturaleza donde, como un pequeño que era, jugaba con sus amiguitos y pasaba las horas feliz de la vida y sin darse cuenta Don Nachito, como se le conoce en el ámbito musical, pasaron los años y cuando se dio cuenta ya tenía 20 años de edad y las necesidades empezaban apremiar en la familia Ramírez Arenal y no ven mucho futuro en Montenegro.

Se pone de acuerdo con sus hermanas Lucia e Inocencia y se trasladan a la ciudad de Oaxaca, abandonando el terruño que los vio nacer y donde fueron tan felices en su niñez y juventud, y es en el año 1968 cuando arriban a la capital del estado, buscando mejores oportunidades de trabajo y lo primero que hacen es buscar un cuarto donde vivir y consiguen uno en malas condiciones, pero el dinero que traían únicamente les alcanzaba para un miserable cuartucho, y una vez instalados cada uno de ellos se dedica a buscar trabajo.

Por su parte, Nachito se dedica a llevar botes de agua a las casas donde obtiene unos centavos y durante un tiempo esa fue su labor, sin embargo, inquieto como nadie y buscando superarse, toca diferentes puertas y la que se abre fue la del doctor Galicia, quien lo contrata para que realizara las actividades de toda la casa y así poco a poco el buen amigo “El Mexicano” empieza a cambiar su vida.

Cuando había reunido dinero regresa a su natal Montenegro para traer a su mamá, pero no aceptó su progenitora venir a la ciudad de Oaxaca y con la bendición de su santa madrecita “Ignacio Ramírez Arenal vuelve a la capital oaxaqueña, y es en el mes de noviembre de 1968 que ingresa a la Compañía Refresquera Pepsi Cola, trabajando más tiempo del requerido para pensionarse y de unos años a la fecha este sencillo intérprete de música ranchera disfruta con justicia su retiro del trabajo.

Nachito recuerda con mucho amor su paso por la empresa refresquera, porque fue ahí precisamente donde unos amigo lo escucharon cantar y un 12 de diciembre, cuando se hacia el convivio de fin de año, en cuanto llegó un grupo de mariachi, sus amigos no dudaron para invitarlo a cantar con el grupo y, desde luego, no lo pensó mucho, enseguida llegó al escenario y sacó de su ronco pecho tres melodías: “Amarga Navidad”, “El Rey” y Te juro que nunca volveré”, eso bastó para que Ignacio Ramírez “El Mexicano” se convirtiera en el intérprete oficial de los festejos de la empresa.

En esos gloriosos años la citada empresa realizaba festivales en diferentes puntos de la ciudad de Oaxaca y en el interior del estado, “El Mexicano” feliz de la vida al ser considerado por la empresa la  figura principal de los festivales, ahí arranca una carrera por demás interesante, porque en poco tiempo lo solicitaban para amenizar fiestas particulares, de esa manera Ignacio Ramírez se logra proyectar a otros ámbitos de mayor relevancia, hasta llegar a eventos masivos que se realizaban en diferentes puntos de la Verde Antequera, como son La Plaza de la Danza, La Alameda de León, El Zócalo, Centro Cultural Ricardo Flores Magón.