La música debe vivirse intensamente: Manuel Cruz López

  

*Actualmente Manuel Cruz López es el pianista de La Orquesta Primavera de Oaxaca

[Primera parte]

Definitivamente Oaxaca es una cantera inagotable de talentos artísticos y, en el caso de la música, día a día vienen surgiendo muchos chicos y chicas que intentan convertirse en grandes músicos, sin embargo, no siempre salen las cosas como ellos quisieran, porque hay mucho trabajo por hacer, tal es el caso del entrevistado de este día, que nos comparte todo lo que ha vivido durante su trayectoria en el ámbito artístico musical.

Manuel Cruz López es un pianista de alto nivel que, desde un principio de su carrera siempre buscó nuevos horizontes en los escenarios, sobre todo, cuando se dio cuenta que la música es amplia y nunca deja de aprenderse, de tal manera que descubrió que el jazz es un género apasionante que se debe vivir intensamente y optó por conocerlo profundamente.

¿Tu nombre completo?

“Manuel Cruz  López”.

¿Cuándo y dónde inicias tu actividad musical?

“Bueno, esta travesía la inicié a temprana edad, tenía alrededor de los ocho años cantando en coros en las iglesias y fiestas patronales, luego empecé tocando la guitarra empíricamente”.

¿Más adelante decides tomar en serio esta actividad?

“Así fue: cuando pasó un tiempo vi que la música resultaba un pasatiempo estupendo y lo veía como un juego que llenaba mis expectativas de niño, y fue hasta los 15 años cuando decidí tocar de manera formal y enseguida estudié la carrera de instructoría en La Escuela de Bellas Artes de la UABJO, y luego me fui a Xalapa para perfeccionar algunos temas que yo deseaba enriquecer, un género que no estudié en La Escuela de Bellas Artes”.

¿Qué tiempo estuviste en Xalapa?

“En Xalapa fui a varios cursos de manera esporádica y sí fueron varios años los que estuve viajando a la Universidad Veracruzana para participar en varios talleres de jazz, donde conocí a muchos compañeros y acrecenté mis conocimientos musicales”.

¿En qué momento te incorporas a un grupo musical?

“Bueno, paralelamente cuando estudiaba la carrera, me decían que una música no se hacía únicamente encerrado en cuatro paredes, el músico adquiere conocimientos teóricos, pero tiene que salir del salón para ponerlos en práctica y es la única manera de irse formando; la verdad, estoy totalmente de acuerdo, al menos en mi caso así sucedió, porque tuve la fortuna de aplicar mis conocimientos en la música clásica, popular, antillana , jazz y salsa, para ir complementando un todo que la música requiere, y considero que es la forma de ir llenando huecos, pero hay también muchos compañeros que tienden a tocar un solo género y con el tiempo se dan cuenta que faltan muchas cosas como pueden ser rítmicos, melódicos, como de improvisación sobre todo”.

En tu caso, ¿cuál el género con el que te identificas?

“Bueno, empecé a tocar música clásica, lo más básico para el músico, y es imprescindible para ser un buen músico, bueno yo pasé por esa etapa y finalmente me incline por el jazz, con el jazz y la música afroantillana y popular, yo me considero en esa línea”.

¿La Orquesta Primavera es la única institución en que trabajas formalmente?

“No, porque antes ya había trabajado con otras agrupaciones, sobre todo de ‘salsa’, yo estuve con un grupo que venía de Veracruz para hacer temporada en Oaxaca, se llamaba Combo Ninguno, pero uno de ellos, el maestro Jaime León Perea “El Marro”, formó otro grupo de ‘salsa’, con este grupo empecé de manera formal y con el tiempo pasó a la historia este grupo y continué por mi lado, y más tarde me invitan a trabajar con La Orquesta Primavera, donde interpretan diversos géneros que no es tan fácil hacerlo, y en ocasiones maneja un poco música clásica”.