Lili Urbieta, digna exponente de la cultura musical

*Actualmente es la directora de La Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca

[Primera parte]

Hoy presentamos a una dama que encontró en la música el canal adecuado para desarrollar todo su potencial a través de un instrumento, en este caso el violín, y así convertirse en músico profesional de alto nivel, tomando en cuenta que es Licenciada en Gestión Cultural y Desarrollo Sustentable, una carrera profesional que le ha permitido incursionar en el terreno cultural, lo cual le ha dejado muchas experiencias y, en esta entrevista, nos  compartirá cómo ha ido trabajando al frente de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO) donde es la directora.

No cabe la menor duda de que en la capital oaxaqueña el movimiento musical tiene otros objetivos, ya que actualmente están surgiendo grandes talentos que cuentan con carreras profesionales en instituciones de música reconocidas a nivel nacional e internacional, poco a poco se van quedando aquellos que se desenvolvían como liricos y así se pasaban la vida, ahora las cosas cambian y la gran mayoría de músicos tienen otra perspectiva de la música.

Para muestra del nivel que se maneja en la actualidad, en Oaxaca tenemos a la licenciada en Gestión Cultural y Desarrollo Sustentable, Lili Urbieta, como directora de la Facultad de Música de Bellas Artes y es quien este día nos compartirá sus experiencias en el terreno musical.

¿Cómo es su llegada a la dirección de la Facultad de Bellas Artes de la UABJO?

“Para mí fue una agradable sorpresa, considero que se fijaron en mi persona por todo el trabajo académico que he realizado, sobre todo, implementar y llegar para formar una Orquesta de Cámara con alumnos de la Facultad, cuando en administraciones anteriores se conocía como la Escuela de Bellas Artes por los instrumentos de aliento, entonces se ha hecho un trabajo y una escuela bastante fuerte en el área de cuerdas como violín, viola, cello, contrabajo”.

¿Estar al frente de la Facultad es un reto?

“Totalmente es un reto, venimos de ser músicos profesionales, venimos de ser gestores culturales, pero también venimos de haber sufrido la falta de una escuela profesional de música y, como la mayoría de mi generación, tuvimos que salir de Oaxaca para estudiar, considero que es una gran responsabilidad, aparte de ser un reto como ciudadanos, profesionistas regresar a nuestra tierra y hacer algo por lo que nosotros sufrimos, que tuvimos que emigrar a las escuelas de la ciudad de México.

Y creo que ahora que contamos con una escuela y tener la responsabilidad de dirigirla, creo que es lo más importante y me permite apoyar a los jóvenes a las nuevas generaciones para que no padezcan lo que nosotros en su tiempo tuvimos que vivir, como es el estar fuera de casa, alejados de la familia y tener que cubrir nuestros gastos, es una situación muy complicada; en cambio, ahora los jóvenes tienen la oportunidad de quedarse en su estado para estudiar, creo que la responsabilidad que tenemos como administrativos, pero también como conocedores de esas situaciones, nos da la oportunidad de incidir en la formación y de buscar mejores oportunidades para ellos a través de la Facultad de Bellas Artes”.