Para Arpegio es importante dejar satisfecho al público

[Segunda y última parte]

Después de entrevistar al amigo Armando Maldonado, continuamos entrevistando a cada uno de los integrantes y, la verdad, es gratificante charlar con trovadores positivos que hacen a un lado la soberbia y comparten con honestidad el trabajo que vienen realizando en los escenarios y fiestas particulares.

¿Tu nombre completo?

“Pedro Oliveros Peña”.

¿Cuántos años con Arpegio?

“Estamos por cumplir dos décadas toando con este hermoso trío”.

¿Qué has encontrado en el trío para seguir por tantos años?

“Hay muchas cosas que me han gustado para continuar trabajando con mis compañeros, entre las que puedo mencionar es la constancia que existe para seguir vigente en el gusto del público, escuchar los aplausos es motivador para un servidor y, la verdad, estoy más que satisfecho con pertenecer al Trío Arpegio”.

¿Tu nombre completo?

“Felipe Pineda Girón”.

A tu llegada al trío, ¿pensabas encontrar buen ambiente?

“Bueno, realmente no lo pensaba, pero con el paso de los años la armonía y confianza entre nosotros ha hecho que yo me involucre de lleno con mis compañeros, más que nada el profesionalismo con que se hacen las cosas han tenido mucho que ver, porque a mí me gusta hacer un trabajo profesional en el escenario”.

¿Te has integrado bien con la dirección de Armando?

“Con Armando y con todos mis compañeros se ha logrado crear un ambiente excelente que día a día va creciendo en beneficio de todos, y existe una fraternidad excelente; por ejemplo, cuando hay un problema de inmediato nos abocamos a resolverlo y se supera por grave que este sea, y día con día retroalimentamos nuestros valores humanos, esto hace que nuestros lazos de amistad sean fuertes en los doce años que llevo trabajando con ellos y jamás imaginé llegar a un trío, porque en el Istmo, donde yo nací, siempre trabajé en grupos de música tropical, pero gracias al maestro Edmundo Luis, que nos conocimos, me invitó para que audicionara con el trío, porque buscaban un intérprete; en ese tiempo trabajaban en el Hotel Fortín Plaza y, después de corregir algunos detalles, me quedé con ellos, ya son doce años con el trío Arpegio, muy feliz”.

¿Tu nombre completo?

“Edmundo Luis Maldonado”.

¿Satisfecho de tocar en el Trío Arpegio?

“Bastante, considero que, desde la primera vez que me invitó mi compadre Armando, coincidimos en tener un trío de alto nivel musical, y me da gusto que, a muchos años de trabajar juntos, el trío Arpegio se mantenga vigente en el gusto de mucha gente; desde luego que cuenta mucho la colaboración de cada uno de mis compañeros que hacen su máximo esfuerzo para que Arpegio se escuche de lo mejor y, sobre ,todo que el público nos lleve presentes en su exigente gusto por la música romántica”.

¿Cuál sería la clave para que Arpegio se encuentre en los primeros sitios?

“Definitivamente es la constancia, para eso repasamos tres veces por semana, hemos puesto temas inéditos con nuestros propios arreglos, ya que cada uno de nosotros pone su granito de arena y eso ha identificado al trío; actualmente tenemos unos temas en la radio y donde nos presentamos la gente los solicita, lo que habla que sí les interesa nuestra propuesta.

Entre otras cosas, acordamos que debemos ser músicos disciplinados, eso es parte de nuestra mística y nos ha dado excelente resultado, y en cada actuación hacemos las cosas lo mejor posible, considerando que la base del éxito es el arduo ensayo”.

Para concluir la entrevista charlamos con Armando Maldonado, director general del Trío Arpegio.

¿Qué nos puedes decir de sus producciones discográficas?

“Se han realizado tres producciones discográficas, pero somos demasiado exigentes con nosotros mismos y en cada disco que hacemos, lo pensamos bastante, porque siempre queremos dar lo mejor a nuestros amigos, queremos que el material que presentamos sea del agrado del público y guste bastante, porque sucede algo muy curioso, a donde vamos llevamos discos, porque la gente los pide; desde luego que ese gesto del público nos motiva para hacer un material digno, y comprobamos que vale la pena hacer bien las cosas y el día de mañana recordemos que tuvimos la fortuna de grabar un disco de calidad, que dejó huella en el corazón de los enamorados”.