“Vamos con todo para aprender a bailar danzón”

[Segunda y última parte]

Confiamos en que Luis García Valencia alcance sus objetivos como instructor de danzón y, sobre todo, que el grupo que tiene bajo su responsabilidad responda a las expectativas que hay sobre ellos y, de alguna manera, pongan en alto el nombre de su grupo en las muestras nacionales de danzón.

Porque el nivel alcanzado en las parejas de danzón tienen en las muestras nacionales el parámetro ideal para saber en qué nivel se encuentran, porque es ahí donde llegan todo los estilos para bailar, ya que al menos en la ciudad de Oaxaca asistir al programa de danzón que se realiza semanalmente no es fiel testimonio de estar en un buen nivel.

Daremos seguimiento al crecimiento del grupo de Luis García Valencia para ver hasta dónde logra este muchacho imbuir a sus alumnos todos los conocimientos dancísticos que tiene, ya es tiempo que Oaxaca cuente con un grupo de nuevos danzoneros que cuenten con un estilo propio y sobresalgan a nivel nacional.

¿En qué grupos has participado?

“Participé en el grupo Lindo Oaxaca de la Casa de la Cultura Oaxaqueña, con ese grupo representábamos a la ciudad de Oaxaca en los eventos en el interior del país y, esa es parte de mi trayectoria en el danzón y, de alguna manera, adquirí mis conocimientos sobre el danzón y ahora los comparto con las personas que desean aprender a bailar este ritmo cubano”.

¿Cuáles son los resultados que tienes como instructor?

“Son favorables, he visto que mis alumnos llevan un avance impresionante, claro, depende mucho de ellos las ganas que le pongan a sus clases para aprender y si cuentan con un buen maestro las cosas se pueden dar de la mejor manera, hasta el momento veo que van muy bien”.

¿En qué tiempo consideras que pueden participar en un evento nacional?

“Probablemente en seis meses, en este grupo veo que aprenden muy rápido y, desde luego, esto me motiva para continuar enseñando varios puntos importantes, y en medio año estoy seguro que ya podrán realizar mejores rutinas y desenvolverse de manera propia”.

¿Qué les dirías a las personas que quieren aprender a bailar danzón pero no se atreven?

“Antes que nada que pierdan el miedo y que se interesen, porque a mí, en lo personal, me pasó que antes de tomar clases tenía un total desconocimiento de la esencia de lo que es verdaderamente el danzón, lo que mucha gente dice, el danzón lo bailan las personas mayores, y lo puedo compartir, porque yo cuando pasaba por el zócalo de la ciudad de Oaxaca veía que muchas personas mayores lo bailaban.

Pero una vez que lo empiezo a practicar y empiezo aprender como tal, con técnica, como se dice, empiezo a ver que no es nada de lo que había pensado y veo que tiene su chiste, tiene una fuerte estructura, entonces, a las personas que deseen aprender, que se den su tiempo para aprenderlo y vean que es totalmente diferente a lo que uno piensa antes de acudir a una academia, ya saben, aquí los esperamos, no importa la edad en el danzón”.

¿Cómo se debe bailar el danzón, con técnica o con el corazón?

“Pues hay de dos, porque es muy válido bailarlo con el corazón, no pasa absolutamente nada, al contrario, es para que la gente tenga un buen momento de distracción y pase un momento agradable con su pareja, pero si hablamos de términos totalmente danzoneros y participar en muestras nacionales de danzón, entonces sí deben bailar con técnica, para poder desenvolverse a la altura”.