CALENDARIO POLAQUERO

*Polaqueras partidistas/Jara Cruz/Alito Moreno

Juan LÓPEZ BOHÓRQUEZ

La presencia del Senador SALOMON JARA CRUZ, en la lectura de su Primer Informe de actividades legislativas en el Senado de la República, ni duda: registró un lleno completo en el auditorio Guelaguetza, muy al estilo del viejo PRI, y quizás bajo aquella premisa de: el fin justifica los medios, claro, en el buen sentido de la palabra, porque de sobra se sabe, que lo correcto de los últimos tiempos, es “los medios justifican el fin”; cuestión de enfoques, nada del otro mundo, que no haya sido hecho del conocimiento universal popular. Asistencia de lujo, rubricando que hay trabajo, ganas y objetivos claros.

Asistieron funcionarios “de primer nivel”, representantes de entidades federativas, además de como senadores, diputados federales, y una amplia presencia de ciudadanos provenientes de las ocho regiones de la entidad, y además, por si UD. no lo sabe, que de algunas regiones, trajeron sus propios alimentos, muy a la usanza de sus lugares de origen, esto es,  por ejemplo, tamales y bebidas de maíz, cacao, entre otras, preparados muy a su propio estilo, lo que en términos culturales, es una aportación de su gastronomía tradicional: alimentos en generosas proporciones, a diferencia de los que  expenden  en el comercio local, generalmente ambulante.

Pues bien, retomando el punto inicial, los sesudos analistas consideran que los elocuentes discursos de todos los participantes al micrófono, semejaban relevante acto de campaña; nada que ver, dijeron los políticos entrevistados: solamente es un Informe, con mucho impacto del quehacer legislativo y reforzando la Cuarta Transformación que encabeza el Presidente de la República, ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR.

Y así, se dejó escuchar, que para que esta 4T realmente funcione, en la búsqueda de un nuevo México, se precisa de la UNIDAD NACIONAL, de al menos, la mayoría de mexicanos, porque de hecho,  en regímenes anteriores, existían varios Méxicos:

El de los narcos, el de los empresarios de élite, las transnacionales, los huachicoleros, y ni se diga de los sindicatos corporativistas de Salud, Pemex, y de muchos más, de malandros, es decir, que sustraían toda la riqueza que a diario, producían los millones de trabajadores, la clase mayoritaria, que va al día (corrijo: vamos), como se ha dado en nombrar a los trabajadores independientes, o del salario mínimo, que dicho sea de paso, después de muchas horas de trabajo, en el uso de un servicio de taxi, se va el 80 por ciento de ese dinero, de ese salario, el resto, lo consume  un restaurante estándar, porque es imprescindible comer, para subsistir; de ahí el hartazgo en las pasadas elecciones , en donde arrasó AMLO; nada nuevo, solo remember; elemental (recordatorio, pues).

Un México realmente muy contrastado, el de los viajes  cómodos y de lujo en aviones, hoteles de muchas estrellas, cadenas de super negocios, carros de lujo, con cristales oscuros, de políticos o narcos, o simple prepotencia que da el money. Bueno, nada nuevo que Ud. ignore, o de perdida haya visto en las redes, o en la T.V., de un primo mío, donde se dan vuelo, con la nota policiaca, aunque presumen de televisoras progresistas y humanísticas; hipocresía vil, le llaman en el pueblo.

El PRI por su parte, este domingo, realizó elecciones internas para renovar su vida polaquera, y aprestarse con miras a las próximas jugadas electoreras, era casi un trámite, como para no dejar, pero oh! sorprise, resulta que no estaba muerto, andaba de parranda, al acudir la mayoría (99.84%, de acuerdo al PREP de la Comisión Nacional de Procesos Internos –CNPI), de su padrón de 6 millones, 764 mil militantes a las urnas internas.

Desde antes de las votaciones, la cargada, digo, la simpatía y convicción, faltaba más,  estaba a favor de “Alito”, bueno, de ALEJANDRO MORENO, que registró el 84.5 por ciento de votaciones a su favor, contra sus dos adversarios partidistas, IVONNE ORTEGA y LORENA PIÑON-mero trámite- que sumaron la diferencia, muy lejos de la abrumadora ventaja del gobernador de Campeche con licencia, un exitoso joven, con mucha estrella del viejo régimen, que ahora buscará dar la batalla, para retomar aquellas estructuras, o bien, renovarse, vía los nuevos tiempos, ya que todo cambia, menos el cambio. Empieza la carrera por las próximas elecciones, aunque pareciera aún muy temprano.