Casa de la Cultura no cerrará ni se venderá

*Los inconformes que mantienen un paro laboral, denuncian que les adeudan sus salarios

Óscar RODRÍGUEZ

Trabajadores, artistas plásticos, intelectuales, grabadistas, danzantes y talleristas marcharon en las calles de la ciudad de Oaxaca para evitar el cierre de la Casa de la Cultura ya que el edificio histórico que alberga la institución pretende ser vendido al filántropo Alfredo Harp Helú, ex accionista de Banamex y primo del magnate Carlos Slim Helú.

Los inconformes que mantienen un paro laboral, denuncian que les adeudan sus salarios porque los quieren despedir ya que se quiere cerrar el edificio para venderlo, lo que afectaría a 2 mil personas que asisten a clases de danza, piano, música, teatro y talleres de origami, entre otras muchas disciplinas artísticas y terapias ocupacionales.

En el acceso principal, el personal colocó una pancarta en la que se le leía: “No al cierre de talleres por falta de presupuesto”.

El portavoz del grupo manifestante,  Aldo Ruiz, dijo que la Casa de la Cultura Oaxaqueña es considerada uno de los puntos más emblemáticos, no sólo del estado sino del país.

En la mitad de la década de los sesenta, el edificio del ex convento de los “Siete Príncipes” se restauró y se instaló la Escuela de Artes y Oficios, pero debido a que no funcionó como se esperaba, en 1971, se le dio al edificio el uso de “Casa de la Cultura”.

Dijo que su objetivo es promover las manifestaciones artísticas y culturales a través de la difusión y fomento de la enseñanza y actividades de la libre manifestación cultural, estimulando los trabajos de creación, investigación, científicos, literarios y artísticos.

A través de un comunicado, la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, confirmó el recorte presupuestal en la Casa de la Cultura que implica la disminución de plantilla laboral bajo la modalidad de honorarios asimilables a salarios.

Admitió que los ajustes financieros reducirán algunas de las actividades de talleres en tanto se buscan esquemas para su financiamiento, sin embargo, rechazó que exista riesgo de cierre de la Casa de la Cultura.

Mientras tanto, el director de la Casa de la Cultura de Oaxaca, Guillermo García Manzano, dijo que sí hay dinero para la nómina y rechazó que vaya a despedirse a algún trabajador.

Dijo que es falso que vaya a cerrarse la Casa de la Cultura para venderse a un particular; tal es el caso del filántropo Alfredo Harp, tampoco se cerrarán los talleres y habrá ajustes, que serán en beneficio de los talleristas.

Rechazó que a los trabajadores se les haya hablado de despidos o de falta de recursos para sus honorarios.

Detalló que la Casa de la Cultura en Oaxaca tiene asignados 2 millones 800 mil pesos para solventar sus actividades, y parte de este recurso es para el pago de salarios.

Este fin de semana más de cinco mil personas se unieron a la petición de la senadora Susana Harp para mantener la Casa de la Cultura en funcionamiento, sin despedir a trabajadores, y se rechazó la venta del inmueble.