Denuncian uso incorrecto de la ayuda humanitaria

Óscar RODRÍGUEZ

 

 

En Oaxaca, habitantes de al menos 4 municipios de la región del Istmo bloquearon carreteras para exigir la entrega transparente de los recursos de empleo temporal.

Los inconformes acusan a autoridades municipales, gobiernos estatales y federales de retener y politizar la entrega de los recursos del programa de empleo temporal.

La presidenta municipal de Juchitán de Zaragoza, Gloria Sánchez, afirmó que los beneficiarios se presentaron a la hora convenida por los representantes de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) que no acudieron a entregar los beneficios, lo que causó una inconformidad y, en consecuencia, el bloqueo de algunos tramos carreteros en la zona.

Se argumentó que la retención y falta de pagos se debió a un problema de logística y de orden en los padrones de beneficiarios.

Mientras tanto, en la zona huave, dirigentes de la Asamblea de los Pueblos de San Dionisio del Mar, denunciaron al delegado Estatal de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Saulo Chávez Alvarado, de lucrar con la entrega de apoyos para hornos y pedir anticipos a indígenas damnificados por los sismos,

Enrique Sánchez Camarena, dirigente de la organización, señaló que el funcionario, a través del Delegado Regional de la CDI, Miguel Clímaco, ha operado para obtener beneficios a expensas de las familias damnificadas de dicho municipio indígena.

Sánchez Camarena dijo que a las familias damnificadas de San Dionisio del Mar que se dedican a la elaboración de totopos, el delegado de la CDI le han pedido un anticipo de 2 mil pesos para recibir un apoyo de 18 mil 800 pesos para la reparación de sus hornos.

Aseguran que la misma tónica se quiere aplicar para los panaderos de Juchitán y recordaron que en la última visita del Secretario de Gobernación (SEGOB), Miguel Ángel Osorio Chong, se presumió que no se solicitaría ningún centavo a los afectados, que los gastos por la reconstrucción de los hornos correría a cargo del gobierno.

En tanto, el PRI estatal emitió un deslinde de la ex presidenta municipal de Ixtaltepec, Adelina Rasgado, que cobró un apoyo sin ser afectada, advirtiendo que su vivienda había resultado afectada por el terremoto del pasado 7 de septiembre.

De acuerdo a la denuncia, la ex presidenta cobró el monto de reparaciones por una casa que no era de su propiedad y que era sede del registro civil.