El maestro Toledo incomodó a diversos gobiernos: Alcalá

La lucha social en defensa del patrimonio cultural que encabezó el maestro Francisco Toledo, fue incómoda para el poder y los diferentes gobiernos, federales, estatales y municipales, y no fue la excepción la administración de Andrés Manuel López Obrador con el proyecto del Tren Maya, recordó la Diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Abril Alcalá Padilla.

En el homenaje al Maestro oaxaqueño Francisco Toledo, que le ofreció el pleno en la sesión de este martes, la Diputada expresó que ante el anuncio de la obra del Tren Maya, varios artistas e intelectuales, incluido Toledo, publicaron un desplegado que decía: “nos preocupa que el proyecto del Tren Maya y el del Corredor Comercial y Ferroviario del Istmo de Tehuantepec, tengan características similares a las de otros megaproyectos como han sido el Plan Puebla-Panamá, que se han localizado justamente en los frágiles ecosistemas del trópico americano y mexicano para ofrecer progreso y desarrollo. Este tipo de macroproyectos han sido fuertemente rechazados por su esencialmente carácter mercantil”.

A lo que López Obrador se limitó a decir: con “todo respeto” que les hacía falta “un baño de pueblo”.

La Diputada Alcalá Padilla, quien fijó posicionamiento a nombre del GPPRD, agregó que Toledo dejó su ejemplo, una ruta para que las generaciones venideras continúen con su lucha por la defensa de los derechos humanos, culturales y ambientales, mismos que fueron su sello personal que heredó al pueblo de Oaxaca y México.

La legisladora precisó palabras de Toledo: “Las luchas no se cuantifican, haces lo que puedes, hay que ser constantes, y aquellos señores eran constantes. Entonces, mis protestas no me llevan a ningún lado a mí personalmente, no voy a ser diputado, no quiero tener un puesto”.

Toledo fue uno de los artistas más influyente en la cultura oaxaqueña; con Tamayo y Sergio Hernández colocó las tradiciones, las historias, las costumbres, los colores y el paisaje indígena al alcance de todos.

Francisco Toledo fue impresor, dibujante, pintor, escultor y ceramista. Tradujo al arte la estética de la naturaleza, en especial criaturas que no son convencionalmente asociados con la belleza como los monos, los murciélagos, las iguanas, los sapos y los insectos.

Abundó que la gran preocupación por la vida humana lo llevó a actuar con amplia generosidad durante las duras jornadas después de graves acontecimientos como los sismos de 2017. Se encargó personalmente de establecer cocinas comunitarias para alimentar a más de 5 mil damnificados en Juchitán y otras comunidades. Alejado de protagonismos de todo tipo, sólo declaró: “bueno, pues es el lugar donde nació mi familia”. Ese apoyo se repitió en Ixtepec e Ixtaltepec.

A su vez desde su curul, la Diputada Guadalupe Almaguer Pardo expresó que la mejor forma de homenajear al Maestro Francisco Toledo es no quedarle a deber nada y ser congruentes con un luchador social. “Propongo que no dejemos de deber nada, en lugar de medallas y reconocimientos, abanderemos la última de sus causas que por cierto dio en plena resistencia y digamos no al Tren Maya, no le quedemos a deber nada a un luchador”.