Hoyos, no baches, en pleno centro de la ciudad

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Guillermo CASTILLEJOS ÁVILA

 

Increíble: en la primera calle de Arteaga, en el entronque con  Miguel Cabrera del Centro Histórico, hay 2 hundimientos en el pavimento que no son baches, son hoyos y se ignora el motivo por el cual, la autoridad municipal no ha procedido a rellenarlos.

Esto de los hoyos, lleva tiempo de permanecer a la vista de cuanta persona transita por el lugar –céntrico por cierto– y representan para conductores de camiones del transporte urbano, taxistas y particulares, un serio problema que puede ocasionarles costosos daños a sus unidades.

Algo está pasando, el Ayuntamiento con bombo y platillo ha anunciado un costoso programa de repavimentación de calles, con atención especial a la serie de baches presentados como consecuencia de las lluvias, en la ciudad, colonias y agencias municipales, pero resulta increíble que en pleno centro de la capital, estén los 2 hoyos a la vista de todos en calle de permanente tránsito de unidades de motor, motocicletas y demás.

Esto lleva tiempo, es increíble que el presidente municipal, José Antonio Hernández Fraguas, directo responsable de lo bueno o malo que ocurra en la ciudad, no se haya enterado o no le hayan informado de la presencia de lo que fueron en un principio baches y al  paso del tiempo se hayan convertido en tremendos hoyancos.

 

TAPONEAN EL TRÁNSITO

 

Otra cosa, en ese cruce de Arteaga y Miguel Cabrera, tanto urbaneros como taxistas que circulan  con dirección a Xoxocotlán, se han posesionado de las calles, se estacionan para cargar pasaje donde se les antoja, para ellos no hay autoridad ni reglamento que respetar y personal de vialidad municipal, se conforma con pasar por el lugar en sus “carreolas” o patrulla y lanzarles un silbatazo y hasta ahí las cosas.

En ocasiones 2 o más agentes de vialidad son designados a agilizar el tránsito vehicular, hacen lo más que pueden, pero nadie de los urbaneros o taxistas los respetan, máxime si son  mujeres, se mofan de ellas y esto debe evitarse, no puede ni debe permitirse.

De hecho paralizan el tráfico vehicular en ese crucero por el tiempo que sea, los claxonazos de quienes no pueden circular, incluso recordatorios del 10 de Mayo, les vale como le vale a la autoridad responsable de imponer orden, puesto que es su obligación porque por eso les pagan.

Esto sucede en pleno Centro Histórico, hay que meter orden en vialidad municipal y exigir a los agentes que cumplan con su trabajo y responsabilidades, se requiere aplicar la ley a los conductores de camiones urbanos y taxistas, sancionarlos y aplicarles el pago de multas elevadas o castigarlos impidiéndoles circular por un mes o más tiempo, el presidente municipal tiene la palabra.