Lluvias dejan desbordamiento de ríos y desgajamiento de cerros

Óscar RODRÍGUEZ

En Oaxaca, la Coordinación Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO) activó la fase de alerta, luego que las intensas lluvias generaran deslaves, derrumbes y desbordamiento de ríos que interrumpieron caminos y dañaron viviendas, sin registrarse víctimas, ni lesionados, aunque sí damnificados.

Las regiones más afectadas fueron el Istmo, la Sierra Sur y la Costa.

Entre los daños más representativos se encuentra los múltiples derrumbes en la carretera 190 Oaxaca-Tehuantepec, así como derrumbe en la carretera Federal 175, cerca de la comunidad de El Mirador en Candelaria Loxicha.

Hasta este lugar se han trasladado brigadas de la Secretaria de Comunicaciones y Transporte (SCT) que realizaran acciones para retirarla.

DESLIZAMIENTO DE LADERAS

Asimismo, en una comunidad del municipio de Candelaria Loxicha, Pochutla, en la región Costa, se deslizó una parte del cerro afectando a tres viviendas, donde sólo se reportaron daños materiales.

Autoridades de Protección Civil alertaron que existe un dictamen para reubicación de las familias radicadas en el sitio.

RIESGO DE DESBORDAMIENTO DE RÍOS

En tanto, en la región del Istmo de Oaxaca, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) reportó que hay riesgo de que se desborden los ríos Novillero y Ostuta que se encuentra por encima de su escala crítica y con riesgo de desbordarse.

En la zona, la CEPCO activó un protocolo de alerta y, junto con elementos del Ejército, se han realizado labores para instalar costalizas con bultos de arena, además que se han empezado a ubicar los espacios donde se habrán de habilitar albergues.

Mientras tanto, la capitanía de Puerto ordenó cerrar los puertos a la navegación marítima ante el mal tiempo que ha generado oleaje alto, por lo que también se ordenó restringir la actividad de playa en la zona hotelera de Huatulco y Puerto Escondido, además de Puerto Ángel y Zipolite.