Obrador lanza un osado ataque contra huachicol

*Cada año roba 3,000 millones de dólares a Pemex

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha lanzado el ataque más fuerte de su gobierno contra la corrupción y el crimen organizado: detener el robo de combustible que ha crecido dramáticamente en los últimos años.

El nuevo líder está tratando de detener el robo a través de ductos clave que transportan combustible, pero el esfuerzo por reencauzar la distribución a través de carro tanques ha provocado largas filas en las gasolineras, al tiempo que amenaza con dañar la economía y su popularidad si persiste la escasez.

Desde el mes pasado, el veterano izquierdista López Obrador ha ordenado el cierre de seis oleoductos principales especialmente vulnerables a las tomas ilegales y desde las que bandas criminales y otros ladrones han desviado combustible valuado en miles de millones de dólares.

El presidente, que asumió el cargo el 1 de diciembre, obtuvo una aplastante victoria electoral con promesas de erradicar la extensa corrupción, fortalecer a la golpeada petrolera estatal Pemex y garantizar la estabilidad de los precios de los combustibles.

¿Por qué hay tanto robo de combustible en México?

El creciente mercado de combustibles para motores en México es un jugoso objetivo para los ladrones. En tamaño, es el sexto más grande del mundo, según datos de la Secretaría de Energía, con una demanda diaria total de casi 1.18 millones de barriles de gasolina y diésel.

La falta de atención del Gobierno ha permitido a grupos organizados hacer perforaciones a lo largo de los principales oleoductos de Pemex. La complicidad interna en las refinerías y terminales de la empresa también ha abierto la puerta al robo de carro tanques completos cargados de combustible.

El combustible robado de la infraestructura de Pemex termina también en manos de los mismos minoristas que venden legalmente gasolina y diésel de Pemex.

¿Cómo empezó el robo de combustible y quién es el responsable?

El robo de combustible ha sido un problema en México durante décadas, pero ha ido en aumento en los últimos años. El combate al narcotráfico ha hecho que los cárteles se vuelquen a otras formas de robo y la red de oleoductos de la nación resultó ser un blanco perfecto.

Los robos se intensificaron en los últimos años a raíz de las reformas al sector petrolero por parte del expresidente Enrique Peña Nieto, quien abrió la industria a la inversión extranjera. A su vez, los precios minoristas subieron, dando a los cárteles la oportunidad de un mayor margen de ganancia través de las ventas de gasolina en el mercado negro.

Los ladrones se conectan a los ductos y actualmente están desviando el equivalente a alrededor de una quinta parte del consumo total nacional de gasolina, unos 150,000 barriles por día (bpd), según cálculos de Reuters basados en datos oficiales. Luego revenden principalmente a gasolineras cómplices.

Pemex contabilizó más de 12,500 tomas ilegales en su red de ductos de combustible durante los primeros 10 meses de 2018, más que en el año previo. El robo generalizado le cuesta a Pemex más de 3,000 millones de dólares anuales, según cifras oficiales. López Obrador ha dicho que más del 80% del robo es organizado por empleados de Pemex, aunque no ha proporcionado pruebas.

También ha señalado reportes de que el sindicato ha estado restringiendo el acceso a partes de las operaciones de la empresa. Estados del centro y occidente, incluyendo Querétaro, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán y Jalisco, son los más afectados por el robo en los ductos, así como la refinería de Salamanca, que ha estado especialmente afectada por el crimen organizado y violentos disturbios.

¿Por qué México no produce suficiente gasolina?

Durante años, las seis refinerías de petróleo de Pemex han operado por debajo de su capacidad, debido a una mezcla de falta de inversión y de mantenimiento así como accidentes frecuentes, incluyendo explosiones mortales que han provocado paros costosos.

El año pasado, las refinerías operaron a cerca de un tercio de su capacidad de procesamiento de crudo de 1.63 millones de bpd, en comparación con 2013, cuando procesaron cerca de 1.4 millones de bpd.

En los últimos años, México se ha vuelto cada vez más dependiente de las importaciones de combustibles, y las compras al exterior de gasolina, destilados y gas licuado de petróleo representaron en 2018 cerca de dos tercios de la demanda total. En 2016, las importaciones y la producción nacional representaron aproximadamente la mitad cada una.

México tiene 16 terminales marítimas capaces de recibir combustible importado, más 74 terminales de almacenamiento y más de 8,800 kilómetros de ductos. Las importaciones fluyen principalmente a través de las terminales Pajaritos, Tuxpan y Veracruz, en la costa mexicana del Golfo de México, que recientemente se han convertido en cuellos de botella para las importaciones. México es un mercado de exportación fundamental para las refinerías y empresas comerciales estadounidenses y es el mayor comprador de gasolina y diésel de Estados Unidos.

En octubre, Estados Unidos exportó 621,000 bpd de gasolina a México, lo que representa aproximadamente el 60% de los 1.03 millones de bpd exportados ese mes, según la Administración de Información de Energía (EIA) de ese país.

Si bien los volúmenes son mucho más bajos que los suministros transportados por mar, los envíos por ferrocarril desde Estados Unidos han crecido sustancialmente y alcanzado niveles récord varias veces desde principios de 2017, según la Asociación de Ferrocarriles Americanos, el grupo ferroviario más grande de ese país.

¿Qué hace el gobierno?

El nuevo gobierno inició el cierre de las principales tuberías de combustible el 27 de diciembre.

La producción en las refinerías de Madero y Minatitlán en la costa del Golfo de Pemex también se ha detenido parcial o totalmente, lo que contribuye a la necesidad de combustibles importados como reemplazo.

López Obrador espera que unos 5,000 carro tanques puedan distribuir suministros a más de 11,000 gasolineras en todo el país. Si bien la gran mayoría de las estaciones son franquicias de Pemex, un número creciente pertenece a nuevos participantes privados, entre ellos el gigante ExxonMobil y la empresa comercial Glencore , que en algunos casos importan su propio combustible.

El costo del transporte de gasolina y diésel en camiones cisterna es casi 14 veces más caro que a través de ductos, según un estudio de la Comisión Federal de Competencia Económica de México, o Cofece.

Tanto Pemex como López Obrador han buscado convencer a ciudadanos cada vez más inquietos de que existe mucha gasolina y que 4,000 soldados están supervisando las refinerías y otras instalaciones clave.

También ha suplicado paciencia a los ciudadanos mientras se normaliza el nuevo sistema de distribución. El equipo de López Obrador aún tiene que explicar cómo financiará los costos de distribución mucho más elevados.

AMLO convoca al Ejército para lograr la seguridad

de México; “necesito su apoyo”, clama el presidente

Por otra parte, al presentar la Pensión para el Bienestar de las Personas con Discapacidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que para la seguridad en el país está planteando que se reforme la Constitución porque “necesito el apoyo” de la Secretaría de la Defensa.

Luego de asegurar que en su gobierno “vamos a dejar en libertad a todos los presos políticos” y a “saber la verdad” de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, empeñó su palabra de que en su carácter de Presidente y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas jamás ordenará que se reprima el pueblo.

Además, tras destacar que todas las personas con discapacidad de la Montaña de Guerrero tendrán su pensión de 2,550 pesos cada dos meses, confirmó que en la Base Aérea de Santa Lucía habrá una feria internacional para vender “en lotes” aviones y helicópteros que se usaban para el transporte de altos funcionarios.

Al entregar de manera simbólica las primeras tarjetas de pensión para el bienestar de las personas con discapacidad, pidió a los campesinos sembrar más maíz y no otros cultivos prohibidos.

En el acto, donde Cristopher Gálvez Rojas de tres años de edad y Jaqueline Flores de la Cruz de 10 recibieron la tarjeta, el presidente recordó que la Secretaría de Bienestar realiza un censo, que va muy avanzado en Guerrero, para hacer la entrega directa de ese apoyo.

Tras recordar que los adultos mayores también tendrán su pensión y se incluirá a los jubilados del ISSSTE e IMSS, pidió a la población tenerle confianza en su propuesta de reforma a la Constitución para la creación de la Guardia Nacional.

Comentó que tras constituida la Guardia Nacional, las instituciones armadas tendrán formación especial en respeto a derechos humanos.

Acompañado del gobernador Héctor Astudillo, añadió que en todo Guerrero, a propuesta del mandatario estatal, se entregará fertilizante gratuito, se buscará el mejor mecanismo para que el apoyo llegue al productor y se otorgarán mejores precios por los productos de campo.

Añadió que todo lo que se ahorre con el combate a la corrupción y con un gobierno austero se podrán destinar recursos para apoyar el desarrollo y las actividades productivas, canalizando a los productores un apoyo cada seis meses.

Abundó que se otorgarán créditos a la palabra y el que tenga para poder mantener en su terreno vacas, novillonas o un semental tendrá crédito sin intereses a pagar en tres o cuatro años con las crías y de esa manera salgan adelante.

El presidente pidió respeto a las autoridades, al argumentar que la campaña terminó y no se resuelve nada a gritos ni sombrerazos, por lo que en cuatro meses cuando regrese a evaluar los programas lo hará con las autoridades de la entidad.

Por su parte, el gobernador Héctor Astudillo dio la bienvenida al presidente en esta zona de Guerrero y agradeció el apoyo para la comunidad.

El huachicoleo también afecta al medio ambiente

En tanto, desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el cierre de ductos para combatir el huachicoleo o robo de combustibles y que posteriormente provocó deficiencia de distribución en la gasolina, varios son los especialistas que se han manifestado, pero pocos en el tema medioambiental.

“En todo este tiempo que hubo fugas o derrames de combustibles por tomas clandestinas, hubo un factor contaminante de atmosfera, agua y suelo. Históricamente esto no se ha tomado en cuenta, no se habla de ello”, dijo en Entrevista Adalberto Jurado, maestro en ciencias en medio ambiente y desarrollo, y jefe de la carrera de ingeniería ambiental de la Universidad La Salle.

La huella ambiental del huachicoleo es grande. De acuerdo a los datos sobre sustentabilidad de Pemex, este problema provocó el crecimiento de 13.5% de las zonas contaminadas por Petróleos Mexicanos de 2012 a 2015.

El daño del robo de hidrocarburo no solamente es patrimonial o de inseguridad, también es ecológico. El derrame de estos combustibles durante su extracción ilegal pudo dañar los suelos, provocando su pérdida y propiedades físicas. En cuanto a su combustión en el aire, al ser liberados lleva un importante aumento en la emisión de gases de efecto invernadero. No se diga en el agua cercana a las regiones involucradas.

Conciencia social

El docente también asegura que no todo está perdido, pues la deficiencia de distribución en la gasolina ha hecho que la gente esté más receptiva al tema y entienda la importancia del uso de combustibles alternos y procesos más eficientes.

Incluso este tema que ya tocó a la Ciudad de México, podría tener sus pros y contras en términos medioambientales, asegura.

“Por un  lado, con estas compras de pánico tenemos vehículos formados que en muchas ocasiones van a estar encendidos y eso va a incrementar los niveles de contaminación en ese punto, además, sobre avenidas reducen la circulación, ese es uno de los factores, pero por otro lado, existe la posibilidad de que la gente esté creando conciencia y en lugar de usar su vehículo, recurra a otros medios; con eso estamos quitando un factor de emisión”.

Este caso incluso ayuda a retomar la pregunta ¿por qué no hemos avanzado en esto?  “Que surjan propuestas tanto de los tomadores de decisiones, como de la propia sociedad civil y la misma academia, para motivar además a que haya un transporte público adecuado (eficiente, limpio, puntual), que hoy se ve rebasado”.

El especialista concluyó asegurando que la era del petróleo no se va a acabar cuando se acabe el petróleo, sino cuando dejemos de pensar en éste como la primera opción energética, a pesar de las alternativas y la investigación que se realiza sobre el tema, estas aún no están a la mano, ni están cerca de sustituir al petróleo. “Todo ha quedado en clubes académicos, concursos o productos piloto, que probablemente aun no son lo suficientemente viables para que surjan los inversionistas, es tiempo de cambiar”. (Reuters, Notimex y El Economista)