Peimbert Calvo viola los derechos humanos: JPCG

*Titular de los DDHPO y Juez, hacen marulla para no pagar el despido injustificado de un trabajador con 12 años de antigüedad

Mario GIRÓN

“Arturo Peimbert  Calvo es el principal violador de los derechos humanos de Oaxaca”, aseguró Juan Pablo Ceja Gutiérrez, al denunciar que el titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) se niega a pagar el laudo que obtuvo el trabajador despedido injustificadamente luego de 12 años de labor fiel, cabal y sin interrupción.

En conferencia de prensa, Ceja Gutiérrez describió como lobo con piel de oveja  a Peimbert Calvo, “el que se supone fue nombrado por el Congreso del Estado para velar por el bien de los derechos humanos de mujer u hombre en territorio oaxaqueño y sin embargo hoy es el principal perseguidor de los mismos”, destacó.

“Soy víctima de Peimbert Calvo, un persona con ambición desmedida al que no le importa violar mis derechos tanto humanos como de trabajador, al que sentenció a la desgracia, adversidad y desempleo en 2013, tras despedirlo injustificadamente, sin el pago respectivo por indemnización que le ley le confiere”.

“De ese tamaño y negativo es Peimbert Calvo, así se las gasta. Llegó al grado de mentirle a la autoridad laboral, asegurando que nunca fui trabajador de la DDHPO. La mentira se destruyó cuando presente documentación oficial avalando una trayectoria de trabajo por espacio de 12 años”.

Explicó que el uno de octubre de 2000 ingreso a la DDHPO, poco a poco escaló posiciones, de la más humilde hasta convertirse en el titular de la dirección de Comunicación Social.

La destitución injustificada fue en 2012 y meses después presentaría la demanda laboral al comprobar que Peimbert Calvo no es aliado de la verdad como tampoco de la legalidad, de lo contrario, añadió, la liquidación era lo indicado para no llegar a los tribunales, destacó.

La justicia laboral daría la razón al demandante Ceja Gutiérrez:

“El juicio laboral se coronó con un laudo favorable a mí causa. La parte patronal perdía una defensa férrea para no pagarme. La sentencia quedó firme e inició el procedimiento de ejecución por 2.6 millones de pesos”.

Sin embargo, la postura patronal de negarse a pagar trabó el embargo de la cuenta  bancaria propiedad de la Defensoría. “La institución bancaria exhibió el cheque ante la autoridad laboral para entregarlo. La Defensoría respondió interponiendo el recurso de amparo que conoció el Juez Quinto de Distrito, Leonel Medina Rubio”.

“A pesar de la existencia de elementos necesarios para el sobreseimiento del juicio de amparo, indebidamente el Juez dio trámite a la demanda de amparo interpuesta por la Defensoría, además, concediendo la suspensión provisional y definitiva”.

Señaló que ello ocurrió a pesar de que estaba resuelto el fondo del asunto, en el juicio de amparo promovido por la Defensoría se sobreseyó al no entrar al fondo del tema, puesto que existe una causal de improcedencia en el sentido que sobre los actos reclamados por la DDHPO, no procede el juicio de amparo.

“El juez Medina Rubio no tomó en cuenta ni protegió mis derechos como trabajador, sistemáticamente violados por Peimbert Calvo, en complicidad con Medina Rubio”, destacó el ofendido.

Subrayó que el Juez Quinto de Distrito tomó partido patronal, falló a su elemental independencia. Por ejemplo, ordenó regresar el cheque que amparaba la cantidad que fue ordenada pagar a la DDHPO, sin salvaguardar los derechos del trabajador.

Reconoció que el Juez Quinto, Medina Rubio, es un tirano al convertirse en juez y parte, con importante inclinación para con la parte laboral en un caso ganando la eternidad en perjuicio de la parte demandante.

Y a pesar que los exigentes de justicia laboral han combatido por los medios legales correspondientes, el actuar de Medina Rubio deja mucho que desear en perjuicio de las instituciones:

“Siempre favoreciendo a la parte patronal. Los diversos amparos que ha promovido Ceja Gutiérrez, solicitando a la Justicia Federal Amparo y protección ante las arbitrariedades del Juez  Quinto de Distrito, son todos turnados finalmente al mismo Juzgado, contra el que solicitan protección”.

“Dicho Juez, determina que al no ser actos que importen peligro de privación de la vida, libertad, etc., no procede la suspensión. Sin embargo a la DDHPO, sí le concedió la suspensión provisional y la definitiva. De igual manera, se tarda en la emisión de los acuerdos sobre las promociones realizadas por la parte reclamante, pero cuando se trata de la parte patronal, cumple lo más pronto posible”, concluyó.