En Santo Tomás Tamazulápam empieza a tomar sentido el respeto por las leyes

*Las puertas del palacio municipal ayer se abrieron; cuatro años estuvieron cerradas por conflictos postelectorales    

Mario GIRÓN

Tuvieron que transcurrir largos cuatro años para que los primeros visos de paz y entendimiento empezarán a cosecharse a partir de ayer en Santo Tomás Tamazulápam, distrito de Miahuatlán. El palacio municipal volvió abrir sus puertas en señal de que el imperio de la ley empieza a recuperar sentido de respeto entre pobladores.

En este municipio ubicado en la sierra Sur, a una altura de 1,700 metros sobre el nivel del mar, en cuyo territorio se encuentra una cadena de cerros populares, el gobierno de Alejandro Murat puso en marcha proceso de pacificación entre hermanos, en una población con diferentes expresiones políticas.

En presencia de los integrantes del actual Cabildo, personajes caracterizados, adultos mayores y liderazgos sociales, la secretaria General de Gobierno atestiguó el lento abrir de las antiguas puertas del palacio municipal, las cuales permanecieron cerradas cuatro años.

Hoy, el gobierno municipal regresa al hogar, al espacio original que fue cerrado a consecuencia de diferendos postelectorales. Hoy la calma regresa a un municipio que tuvo a la autoridad constitucional despachando en un lugar alterno, desde donde atendía y respondía a las necesidades de la comunidad.    

Cabe señalar que a consecuencia de la posición territorial, en donde domina una cadena de cerros, Santo Tomás Tamazulápam colinda territorialmente con pocos lugares: al Norte con Miahuatlán de Porfirio Díaz, al Oeste con Santa Catarina Cuixtla y al Sur con San Andrés Paxtlán.

Correspondió a representantes de la Secretaría General de Gobierno poner atención a la participación de todas las expresiones políticas para estar en  condición de concretar acuerdos importantes para una paz duradera en un municipio de la sierra Sur con población cercana a 3 mil habitantes.

Importante resaltar la presencia de servidores públicos, en representación del gobernador Alejandro Murat, se convirtieron en factor de unidad y confianza, para que pobladores y liderazgos sociales y políticos se acercarán a expresar puntos de vistas con el objetivo de tejer acuerdos necesarios para hacer posible una paz duradera en  una población  que lo necesita para elevar el grado de desarrollo.