La conclusión de conflictos agrarios fortalece la gobernabilidad en Oaxaca

*No siempre los enfrentamientos son por causa agraria sino por delitos de orden federal, afirma el titular de la Junta de Conciliación Agraria, Rodrigo Jarquín Santos

Mario GIRÓN

El titular de la Junta de Conciliación Agraria (JCA), Rodrigo Jarquín Santos, reconoció que los expedientes resueltos son favorables porque le abonan al sentido de gobernabilidad que existe en la entidad; sin embargo, explicó, por lo regular se llega a creer que los enfrentamientos registrados, con muertos, heridos o desparecidos, son por razón agraria, cuando que, la verdad indica que el saldo rojo es originado por otros delitos, los cuales debe investigar y sancionar la autoridad federal.

“Aunque el enfrentamiento se da en el lugar en donde se da la disputa la tenencia de la tierra, todo mundo le pone al acontecimiento como fachada el título de lío agrario a un asunto derivado de otros temas y líos más complejos, en donde el lenguaje es el de las armas y la emboscada”.   

Pese a lo anterior, el funcionario estatal subraya que la JCA trabaja y vela para que la gobernabilidad sea carta de presentación del Gobierno de Oaxaca, todos los días, como lo indican diariamente nuestros jefes, Alejandro Murat y Héctor Anuar Mafud, Secretario General de Gobierno.

Explicó: “nos aplicamos a diario para evitar desgracias irreparables, por ejemplo, evitar el enfrentamiento en lo que la instancia federal resuelve para nosotros encargarnos de la conciliación. No queremos por límites agrarios un Oaxaca con muertos, daño en propiedad ajena, incendio de cosechas, quema de viviendas, robo de ganado, incendio de bosques, bloqueo a entrada y salida de caminos rurales o carreteros.

Desde la oficina principal de la dependencia, en Ciudad Administrativa, con el espacio suficiente para atender a mujeres y hombres del campo reclamando justicia en materia de seguridad en la tenencia de la tierra, Jarquín Santos lamenta el sentido de la desinformación cuando sucede un enfrentamiento entre las partes en un conflicto, atendido por el Gobierno de Oaxaca.

Lo primero en aparecer es la desinformación, medios de comunicación, sin tomarse la molestia de investigar para informar correctamente, narran superficialmente los hechos y los voceadores se dedican a gritar a los cuatro vientos, lo que el medio informativo publica: “Falta de atención oficial a conflicto agrario genera enfrentamiento con saldo de muertos y heridos”.

El funcionario responde:

“Falso, el gobierno de Alejandro Murat atiende, está al pendiente de que no revienten los líos por cuestiones de límites de tierra, mientras la Secretaría General de Gobierno, a través de la JCA se encarga de velar por la gobernabilidad, garantizando la paz entre las comunidades en lío, algunos expedientes, con siglos sin resolverse porque nadie cede, exigen, el clásico todo o nada y, así, no puede negociarse en aras de alcanzar la paz.

Entonces, ¿por qué te han explotado algunos ejemplos de problemas por límites, con saldo de muertos, heridos o desaparecidos, en los más de siete meses al frente del JCA?

Es verdad, tenemos ejemplos con saldo rojo, pero no por negligencia del Gobierno de Oaxaca. Es cierto, los enfrentamientos se han dado entre pueblos con un conflicto agrario, sin embargo, la violencia se ha dado, no por la tenencia de la tierra, sino por otros motivos que correspondería investigar y castigar, por ejemplo, a la Fiscalía General del Estado (FGE) o Gobierno Federal.   

El funcionario público hace una pausa a su respuesta oficial, se acomoda en el sillón principal, se lleva las manos al cabello, observa fijamente al reportero y, a manera de explicación, agrega:

Por ejemplo, los muertos y heridos entre de San Juan Bosco Chuxnaba y San Miguel Quetzaltepec, no tiene tinte agrario. Los tres fallecidos entre Ecatepec e Ixcotepec, en junio de 2018, tampoco fue de corte agrario, pelean una superficie que no pertenece a ellos, por tratarse de tierras nacionales.

El problema entre Ayutla y Tamazulapan, con lesionados y un muerto, tiene como origen la disputa de un aprovechamiento natural, un manantial, una fuente de abastecimiento convertida en manzana de la discordia. Y como no han definido un plano o tenencia de la tierra, seguirán en la misma situación, en un ejemplo de mancomunidad con respecto al nacimiento de agua, un conflicto más que se suma al de agrario.

El caso, los dos desaparecidos e igual número de muertos por el problema entre San Pedro Cajonos y San Miguel Cajonos, no fue de corte agrario. Se dio por el aprovechamiento forestal y por la construcción de una brecha para extraer madera.

Los muertos, lesionados y agresiones en la zona de conflicto entre Sola de Vega y San Vicente Coatlán, tampoco es de tinte agrario:

“Aquí, ya sentenció el Tribunal Unitario Agrario (TUA), ejecutó la resolución al 100% por lo que los primeros se quedaron con las 19 mil hectáreas disputadas. El enfrentamiento fue por otra causa distinta al conflicto que tenían por la tenencia de la tierra. Ahí convergen otros delitos graves de orden federal”, aseguró.

Los muertos frecuentemente entre San Juan Mixtepec y Santo Domingo Yosoñama, en Tlaxiaco, no han sido por el tema agrario. Ahí imperan las organizaciones sociales dándose con todo para imponerse y saber quién agarra más adeptos para bajarles recursos extraordinarios. De ese objetivo se derivan enfrentamientos con saldo rojo”.

Los tres muertos entre San Juan Jaltepec y Nuevo San Antonio, municipio de Santiago Yaveo, distrito de Choapam, no fue por diferencias agrarias en donde la disputa es una importantísima superficie. En la zona imperan cárteles, dedicados a la ilegalidad. Ahí, la lucha es por espacios para cultivar, no maíz ni fríjol, otras alternativas económicas.

La desinformación se multiplica cuando hechos de sangre, muertos y heridos, se registran entre pobladores en donde existen antecedentes por conflicto, la pelea por el reclamo de la seguridad en la tenencia de la tierra; sin embargo, lo que no se llega a saber para difundirlo, es que el saldo rojo lo motivaron otras circunstancias, ajenas a lo limítrofe, que el Gobierno de Oaxaca atiende y mantiene bajo control, destacó.

Jarquín Santos rindió protesta como titular de la JCA el 18 de diciembre de 2018. Informó, que recibió 364 casos por resolver. A la fecha, en menos de ocho meses, entre todos, en equipo, hemos resuelto 12 conflictos agrarios por la vía de la paz.

En tono reflexivo, por lo que él considera un trabajo arduo, cuyos resultados se reflejan en materia de gobernabilidad, Jarquín Santos, está seguro que vale la pena trabajar desde la JCA para resolver, encontrar la paz y fortalecer la tranquilidad entre las comunidades en pugna, las cuales, suelen volver a enfrentarse, pero por otros temas, ajenos a lo limítrofe, asegura.

“Por todo lo que trabajamos y logros alcanzados”, el responsable de la JCA añadió que en materia de conciliación agraria la entidad es ejemplo nacional por los buenos resultados obtenidos, por resolver con el consentimiento de las partes, sin prestaciones extras:

“En la JCA no damos dinero estatal o federal para resolver, nosotros lo hacemos y logramos con pura saliva. Si utilizamos dinero, la conciliación se prostituye, entonces por cualquier problemilla, el que llegue a ceder, un poco, para resolver, siempre va a solicitar dinero, a chantajearnos, un cuento de nunca acabar, como el de las organizaciones que año con año piden más, ese es el problema cuando a la conciliación se le apoya con recursos económicos para las partes en conflicto”.

En cambio, destacó, cuando con pura saliva y consentimiento de los pueblos resolvemos, se hacen acreedores a beneficios importantes, de por vida, cuando las dependencias estatales y federales facilitan respuestas. Las secretarías no entran a impartir justicia social cuando existen líos. Temen correr riesgos si lo intentan, por lo que optan esperar a que se pacifiquen para acercar programas e inversiones oficiales.

Explicó: “no es sencillo resolver, quisiera invitar a los Diputados locales, de la Comisión Permanente de Gobernación y Asuntos Agrarios a que vengan, trabajen con nosotros en mesas de trabajo para que comprueben lo que se padece para avanzar y resolver. En lugar de enviarnos recomendaciones para que atendamos conflictos y evitemos enfrentamientos, lo que siempre hacemos, por instrucciones del gobernador Murat Hinojosa y Mafud Mafud, primero investiguen si se trató por la tenencia de la tierra u otros menesteres”, concluyó.