Zaachila, a la deriva

*Toman palacio municipal, acusan falta de obra pública, nepotismo, desatención y excesos del edil

Óscar RODRÍGUEZ

Un grupo de habitantes y regidores tomaron el palacio municipal de Zaachila para exigir la renuncia del presidente municipal, Cástulo Bretón Mendoza.

Los inconformes, entre ellos taxistas, trasportistas, comerciantes y vecinos, se manifestaron inicialmente frente a la sede del ayuntamiento, donde a gritos reclamaron una audiencia con el alcalde, quien ante la presencia de los manifestantes, optó por huir por la puerta de atrás del palacio municipal.

Molestos, los inconformes optaron por ingresar a la sede del ayuntamiento, tomando sus instalaciones y colocando sellos de clausura, hasta que la legislatura local determine la desaparición de poderes y convoque a elecciones extraordinarias para designar a otro munícipe.

Según denuncia de la concejal, Leticia Coroneal, el edil Cástulo Bretón, que fue electo bajo las siglas del partido Unidad Popular (PUP), no acude a las oficinas y cuando va, no atiende a la ciudadanía; además, advierte que tiene un desorden financiero y la inseguridad se ha incrementado en el municipio.

De la misma manera, evidenció que el munícipe tiene dentro de la nómina a sus amigos y familiares, por lo cual exigieron una auditoría.

Reclamó también que a medio año de gobierno municipal, no hay obra pública y lo único que prevalece son los excesos del presidente municipal, que usa patrullas y policías a su servicio personal, en lugar de cuidar a la población.

En tanto, el subsecretario de Gobierno, Carlos Ramos, dijo que se ha buscado instalar una mesa de diálogo con el grupo opositor a fin de restablecer el orden y  se pueda avanzar en una solución al conflicto.