A 10 años de la desaparición del Comandante Corro

 

*Familiares y amigos lo recuerdan con cariño y gratitud

*Este 23 de octubre se cumple una década de su desaparición

 

 

 

En un abrir y cerrar de ojos han pasado diez años desde aquel 23 octubre del año 2007, cuando Efigenio Gutiérrez Corro, conocido comandante de la entonces Policía Ministerial del Estado, fue aparentemente detenido por hombres que se ostentaron como policías sobre la carretera a el fraccionamiento El Retiro, de Santa María El Tule, Oaxaca, quienes viajaban a bordo de una camioneta último modelo.

A pesar del tiempo y del sufrimiento que ha representado su desaparición, su familia y amigos lo recuerdan con cariño y gratitud.

 

DESAPARICIÓN

 

En diferentes periódicos de circulación estatal publicaron en su edición del miércoles 24 de octubre, que Jonás Efigenio Gutiérrez Corro, había sido aparentemente detenido por “policías” o secuestrado por un grupo armado, la mañana del martes 23 de octubre del 2007, cuando iba a dejar a su esposa a su trabajo a bordo de su automóvil marca Nissan tipo Tsuru color blanco de modelo atrasado, procedentes del fraccionamiento El Retiro, en Santa María El Tule.

Las notas periodísticas indican que el entonces director de la Policía Ministerial, dijo que los hechos fueron denunciados por la esposa de Gutiérrez Corro, y explicó que el jefe policiaco conducía su vehículo en compañía de ella como lo solía hacer a diario, cuando sobre la carretera a El Retiro, unos sujetos a bordo de una camioneta último modelo les cerraron el paso.

De la camioneta descendieron al menos 10 hombres armados, quienes tras identificarse como policías, bajaron a la fuerza de su vehículo a Gutiérrez Corro y se lo llevaron.

De ese día a la fecha no se ha sabido del paradero del “Comandante Corro”, como era conocido en el medio policial oaxaqueño.

 

QUIÉN ERA EL COMANDANTE CORRO

 

Jonás Efigenio Gutiérrez Corro, originario de San Andrés Huaxpaltepec, comunidad pertenece al distrito de Jamiltepec, dentro de la región Costa de Oaxaca, hijo de una familia de cristianos, que predicaban la palabra de dios.

Siempre fue identificado como un hombre cabal y de carácter serio, pero con un corazón muy noble, bondadoso y de buenos sentimientos; así Jonás Efigenio Gutiérrez Corro era catalogado por familiares, amigos, compañeros de la policía y toda aquella persona que lo conoció.

Asimismo, Jonás era conocido como el hombre de las “oportunidades”, ya que en momentos de dificultades abogaba por sus compañeros y de quienes requerían de su apoyo.

En el año 1980 contrajo nupcias con Julia Sánchez, por lo civil y por la iglesia católica.

Tiempo después, en el año 2000, celebró el 20 aniversario de casado con su esposa Julia.

 

LOGROS LABORARES

 

A sus escasos 23 años de edad, el 12 de julio del 1979, Jonás Efigenio Gutiérrez Corro se incorporó de manera oficial a las filas de la Policía Judicial de Oaxaca, en ese entonces el licenciado Fernando Castillo Castillo era el Procurador General de Justicia del Estado.

Por su buen desempeño, disciplina y lealtad a la institución policial, obtuvo diferentes cargos, como los fueron jefe de grupo de la policía, subdirector operativo, tuvo a cargo la comandancia en las entonces Siete Regiones del estado, además que es estuvo encuadrado en los diferentes grupos de investigación de la extinta Procuraduría General de Justicia del Estado, actualmente Fiscalía General del Estado.

Al momento de su desaparición, Jonás Efigenio Gutiérrez Corro contaba con 51 años de edad y 28 años al servicio en la Policía Ministerial del estado y se encontraba adscrito al quinto grupo de guardia.

Fruto del trabajo desempeñado, Gutiérrez Corro fue merecedor de infinidad de reconocimientos expedidos por la ex Procuraduría General de Justicia del Estado.

El 11 de octubre del 1995, mediante una ceremonia, la dependencia estatal le dio la acreditación como empleado de confianza.

No obstante el 21 de octubre del 2004, el Gobierno del Estado de Oaxaca, a través de la Secretaría de Administración, otorgó un reconocimiento a Jonás Efigenio Gutiérrez Corro, por sus 25 años de servicio al Gobierno del Estado.

 

GANAS DE SUPERACIÓN

 

Las ganas de superación de Gutiérrez Corro siempre estuvieron presentes, a pesar de ser un buen policía y sentirse orgulloso de su empleo, el “Comandante Corro”, como era conocido, siempre tuvo el deseo y la visión de ser Agente del Ministerio Publico.

La edad no fue un impedimento para que ingresara a la escuela de Derecho de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), donde a base de esfuerzos cursó el cuarto año de la Licenciatura.

Jonás Efigenio se encontraba en los trámites para hacer sus prácticas en el Gobierno del Estado, cuando su sueño se vio truncado, luego que fuera secuestrado y a la fecha permanece desparecido.

 

EL CASO QUEDÓ EN MANOS DE DIOS

 

Han pasado los días, las semanas y, hoy, hace 10 años de su desaparición de Jonás Efigenio, no han sabido nada de él, familiares y conocidos poco o poco fueron encontrando la resignación por su partida.

El dolor y la tristeza poco a poco van sanando, sin embargo, nunca lo han dejado de extrañar.

Tienen la plena convicción de que algún día lo vuelvan a ver, en esta vida terrenal o en la divina, pues han aceptado los designios de Dios, quien es el sabio y sabe por qué hace las cosas y, por lo tal, el caso de Jonás Efigenio Gutiérrez Corro ha quedado en manos del creador.

Este lunes se cumplen 10 años de la desaparición del comandante de la extinta Policía Ministerial, por lo que familiares, amigos y quienes lo conocieron, lo siguen recordando como si fuera apenas ayer cuando desapareció.