Delincuencia, imparable

*La policía municipal y estatal brillan por su ausencia

 

 

Othón GARCÍA DÍAZ

 

 

A plena luz del día, en el Centro Histórico de esta capital oaxaqueña, la delincuencia opera sin clemencia y la policía municipal y estatal brillan por su ausencia, donde se han cometidos diversos atracos y cristalazos a unidades de motor, por lo cual la sociedad oaxaqueña deambula por la calle con la zozobra de que sean asaltados, a punta de algún cuchillo o navaja con la que los presuntos delincuentes operan y amenazan a sus víctimas.

El caso más reciente se registró la tarde de este lunes, alrededor de las 16:30 horas, cuando fue cristaleado un auto compacto que se encontraba estacionado sobre la calle Alcalá.

El afectado, quien había acudido a realizar algunas compras, cuando pretendía abordar su unidad de motor, se percató que habían roto la ventana, abriendo de este modo su vehículo tipo Jetta color guinda; lo que se llevaron fue su autoestéreo y demás cosas de valor.

Los amantes de lo ajeno, luego de obtener las cosas de valor, se dieron a la fuga, en tanto la víctima presentó su querella en el sector metropolitano, ante el Fiscal en turno.

Antes, el denunciante dio parte a la policía de lo ocurrido, pero los uniformados sólo le indicaron que presentara su denuncia en las oficinas del centro, de Atención Temprana, donde el Fiscal abrió una carpeta de investigación en contra de quien o quienes resulten responsables.

Cabe señalar que en pleno zócalo oaxaqueño opera un grupo de personas que también está robando a las personas que vienen de vacaciones o de rancherías, por lo que se debe poner especial vigilancia en esta zona.