Perro mató y devoró a una bebé de 9 meses de edad

*La señora había dejado dormida a la bebita y no se dio cuenta cuando el perro de sus vecinos entró y sacó del cuarto a su pequeña hijita

 

Othón GARCÍA DÍAZ

 

La desgracia se apoderó de la población de San Francisco Lachigoló, Tlacolula, región Valles Centrales de Oaxaca, ya que un perro destrozó y mató a un bebé de nueve meses de edad, por lo que familiares y autoridades ya nada pudieron hacer ante dicha desgracia.

 

La desdicha

 

Según la narrativa de hechos, elementos de la Policía Estatal, a bordo de la patrulla 1752, fueron alertados por el C4 alrededor de las 15:50 horas, que en la población ya mencionada, una menor de edad había sido mordida por un perro.

De inmediato los elementos policiacos de la comandancia regional de Valle Centrales se dirigieron hacia el lugar de los hechos

Al lugar arribaron a las 16:11 horas, por lo que el policía estatal al mando se entrevistó con la señora Rosa Guzmán Cristóbal, de 32 años de edad, con domicilio en Camino Nacional sin número de dicha población.

La señora Rosa contó a los uniformados que, cuando su hija menor de edad, de nombre Angélica, de 9 meses de edad, se encontraba dormida en el interior de su casa y ella hacía los quehaceres de su casa, un perro de raza Bull Terry (que pertenece a su vecina) entró a sacarla de su cuarto, y cuando ella se dio cuenta, el perro ya la estaba devorando en el patio de su casa, causándole la muerte.

Por desgracia, los policías municipales, al corroborar lo dicho, ya nada pudieron hacer, la bebé ya estaba sin vida.

La bebé recibió mordidas en el cráneo, tórax y extremidades inferiores.

Al lugar también se apersonaron elementos de la Policía Municipal de San Francisco Lachigoló a bordo de la patrulla 02, además de personal de la Agencia Estatal de Investigación (AEI). De igual modo, hasta la zona de la desgracia arribó personal de la Cruz Roja Tlacolula, pero sólo para corroborar la muerte de la infante.

Fueron estos últimos que tomaron conocimiento de los hechos y, con la presencia del agente investigador, se realizó el levantamiento legal del cuerpesito sin vida, para trasladarlo al descanso municipal de la población para darle cristiana sepultura.

Al respecto se inició la carpeta de investigación correspondiente.

Es importante mencionar que los elementos de la AEI tuvieron conocimiento que los dueños del perro Bull Terry eran los vecinos de la señora Rosa, por lo que se les podría fincar responsabilidad frente a esta desgracia.