Ahorcaperro llega al Teatro Juárez

Abraham  Rodríguez,  Armando  Estrada  y  Eduardo  Castellanos  se  vuelcan  en  la  metáfora  de  un  cuerpo-océano  repleto  de  vértigos  y  ataduras.  Cuerpos  que  naufragan  y  emergen  de  nuevo  entre  corrientes  trémulas  y  convulsas,  soltando  amarras,  renovando  anclajes.    Remolino.

Un  estudio  poético  de  cuerpos  en  movimiento,  sobre  las  mareas  interiores.  Las  anclas,  los  naufragios,  los  vientos,  las  dependencias,  los  ahogos,  las  turbulencias,  la  calma,  los  nudos….  La  inevitable  marea.    Siempre  a  la  deriva.  A  la  deriva,  entre  torsos,  brazos  y  miradas,    que  trémulas  se  anclan  en  un  silencioso  grito.  Ahí  nada  es  cercano,  todo  inasible, frente  a  un  horizonte  que, fiel  a  su  naturaleza,    es  siempre  inalcanzable.  Rescatarte  es  rescatarme.

La  calma  se  estremece,  se  agrieta,  sucumbe,  naufraga  y  es  entonces,  solo  entonces,  que  los  ojos  vierten  turbulencia.  En  el  fondo,  el  único  secreto,  es  el  deseo  de  emerger.  Y  el  grito,  todo,  mar  adentro,  eclipsa  los  secretos,  Intérpretes:  Abrahan  Rodríguez,  Armando  Estrada  y  César  Castellanos  Coreografía  y  dirección: Rolando  Beattie*  *Integrante  del  Sistema  Nacional  de  Creadores  de  Arte

La función en el Teatro  Juárez  mostrará  que  la  poesía  escrita  con  cuerpos  en  movimiento  tenga  oportunidad  de  llegar  a  públicos  más  amplios  y  diversos.

Rolando  Beattie Ensamble Danza  contemporánea, presentó ayer miércoles  “Cartografía  de  Olvido” Carla  Pais  y  César  Castellanos, en  el  marco  de  la  ejecución  del  proyecto   “Cuerpo a cuerpo,Todo territorio”, con el cual fue distinguido  por  el  Programa  de  Apoyo  a  Grupos  Profesionales  de  Artes  Escénicas  “México  en  Escena”  del  Fondo  Nacional  para  la  Cultura  y  las  Artes.

Constructores  de  cuerpos,  recorren  caminos,  rutas  e  itinerarios  inconclusos  entre  dos  que  se  recuerdan  y  se  olvidan.  Cuerpos-metáfora  que  se  reconstruyen  en  un  mapa  siempre  cambiante.  Isóptica  de  una  memoria  fragmentada,  convulsa,  revuelta…Un  paisaje  con  cuerpos  poéticos  en  movimiento  sobre  la  memoria  de  dos,  abrazados  al  tiempo.  Dos,  frente  a  frente,  ojo  a  ojo,  aliento  contra  aliento,  vaciándolo  todo,  la  casa…  la  memoria…  el  corazón.

Las  ternuras  se  escurren  entre  los  dedos.  Las  nostalgias,  las  ausencias,  las  miradas  indelebles  de  hoy  pueden  ser  las  de  mañana,  o  quizá,  las  de  ayer.    Nos  iremos  borrando,  en  un  abrazo  fallido  que  ha  de  volvernos  transparentes.  Cuando  no  hay  ojos  que  te  alcancen  ni  memorias  que  me  reinventen,  sólo  queda  enraizar  algunos  gestos  que  se  desvelan  gastados,  convertidos  en  murmullos  y  en  silencios.  Tus  pasos  y  mis  pasos  de  estruendo  Se  precipitan  cielo  adentro,  persiguen  torsos,  mejillas,  huellas,  besos…Alud  de  espasmos  Temblor  sin  cuerpos.