BALCÓN

HACE 30 AÑOS QUE EL MURO DE BERLÍN cayó a punta de golpes. Ése que fue el símbolo de la Guerra Fría, que significaba la división política, económica e ideológica entre el bloque soviético y Occidente. Su caída renovó las esperanzas para millones de personas al ver los pedazos del muro en el suelo; ese muro que estuvo en pie durante 28 años, y entonces creímos que un mundo mejor sí podía ser posible. El muro de hormigón, de 45 kilómetros de largo y tres metros de profundidad, estaba cuidado por torres de vigilancia, cercas eléctricas y custodiado por guardias armados. Verlo aun ahora hace que te estremezcas. Sin embargo, no pasó todo lo que esperábamos. Es más un estudio de la Universidad de Québec, en Montreal, coordinado por Elisabeth Vallet, dice que en 1990 había 15 muros en el mundo; y aunque en ese histórico 9 de noviembre de 1989 pensamos que sería el final de los muros, hoy en día son al menos 70, y donde más se construyen es en Asia y Medio Oriente; y ahora mismo el presidente de Estados Unidos promueve la creación de un muro más, entre México y EU, que de llevarse a cabo se sumará a la larga lista que ya existe. Hace 27 años que se constituyó la CNDH, con Jorge Carpizo McGregor, en tiempos de Carlos Salinas, a través de la reforma constitucional del 28 de enero de 1992 (artículo 102, apartado B). En todos estos años sólo recuerdo dos momentos álgidos en el nombramiento de su titular; el primero se daría por el segundo periodo de José Luis Soberanes Fernández, a quien el Senado ratificó en un proceso nada transparente. El otro momento fue cuando Raúl Plascencia Villanueva quedó como titular, en vez del ahora senador Emilio Álvarez Icaza, en un proceso muy cuestionable. Y ahora, de nuevo estamos frente a una de las etapas más tristes de la CNDH en sus nombramientos de titular, como nunca antes visto, ya que entre gritos, empujones y desacreditaciones, Rosario Piedra Ibarra tomó protesta como ombudsperson. Así que a 27 años de su creación, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos está llena de dudas, acerca de si su actuar será autónomo y si es la mejor persona quien la preside. Hace 13 años recuerdo con claridad la frase que sonaba por la América Latina de izquierda, donde se decía: ¡Argentina ya tuvo a su Eva, ahora Bolivia a su Evo! Tremendamente profundo el mensaje que un hombre indígena llegara al poder, en esta nuestra América, donde las personas indígenas fueron masacradas y discriminadas. Sin embargo, una tercera intención de reelección y un proceso electoral con sabor a fraude hicieron que hoy, Bolivia esté en una grave crisis. Tres momentos importantes en nuestra historia durante estos últimos días. Hace 30 años, el Muro de Berlín; hace 27 años, la instalación de la CNDH; y hace 13, el triunfo de Evo. Y por más años que pasen seguimos viendo que el tiempo no alcanza a remediar las cosas, sino que debemos ser las personas que tomamos las decisiones, las que tenemos que repensarnos……Y POR HOY ES TODO.