BALCÓN

 

DURANTE AÑOS LAS, FUERZAS ESPECIALES DE la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) se han encargado de algunos de los operativos más arriesgados en la lucha contra los grupos del crimen organizado. Lograr pertenecer a este grupo de alto nivel es muy difícil; y son muy pocos los marinos que lo logran. El número de personas que conforman este grupo de élite naval no se da a conocer, como tampoco los rostros, por motivos de seguridad. Este selecto grupo de marinos está adiestrado para trabajar en las condiciones más adversas. Para conocer cómo es el adiestramiento de las Fuerzas Especiales de la Secretaría de Marina recorrimos las instalaciones donde estos hombres son preparados. Llegamos al Centro de Entrenamiento de las Fuerzas Especiales, el cual se encuentra a siete kilómetros de Valle de Bravo, en el Estado de México. La Semar tiene jurisdicción para trabajar en ese sitio por la cercanía con el lago que da nombre a este municipio. El lugar es ideal para los entrenamientos. Son zonas boscosas y con muchos días de neblina. Ahí los militares de élite son entrenados para realizar todo tipo de operativos. Saben subsistir en pantanos, controlar la respiración, paracaidismo y buceo. Obviamente saben utilizar todo tipo de armas. Están capacitados para sobrevivir en condiciones extremas, con comida y agua racionada. Por cierto, una de las actividades de mayor complejidad es el buceo con equipo táctico. Los integrantes de las Fuerzas Especiales de la Marina son comandos que se han especializado en acciones estratégicas en el ámbito de la seguridad. Usted seguramente ha visto muchas películas o series en las que los Navy Seals en Estados Unidos realizan todo tipo de actividades de alto riesgo y de un sofisticado nivel de preparación. Los comandos de las Fuerzas Especiales de la Marina tienen la misma preparación y las mismas capacidades que los marines estadounidenses. Con todas las comparaciones del caso, de la misma forma que unos acabaron con la vida de Osama Bin Laden, el hombre más buscado del mundo y reconocido terrorista, en un operativo especial en Pakistán, nuestros comandos de las Fuerzas Especiales detuvieron en Mazatlán a Joaquín El Chapo Guzmán Loera, el narcotraficante más buscado del mundo. Vimos varios tipos de entrenamiento, con distintos escenarios. No es lo mismo hacer un operativo en una zona rural que urbana, como tampoco un operativo para rescatar a un secuestrado, que ocupar un laboratorio clandestino en plena sierra. De igual manera la preparación, y quizá la más especializada, es entrar a una casa de seguridad en plena ciudad y neutralizar de una forma u otra a los atacantes, sin poner en riesgo a la población. Por ahora, únicamente hay mujeres en el área de sanidad, mismas que también reciben entrenamiento especial; algunas ya están siendo capacitadas para que el día de mañana también puedan participar en las labores operativas. Estos hombres son una pieza clave para combatir los mayores desafíos que debe afrontar nuestro país en el ámbito de la seguridad, desde los grupos del crimen organizado hasta cualquier intento terrorista…..Y POR HOY ES TODO.