Pianista de la UNAM, nominada al Grammy Latino

Ciudad de México.- Bajo pliegues y dibujos epidérmicos, la vida en blanco y negro tiene múltiples matices: son una decena de falanges sonorizadoras, ahí van con vigor el anular, y caen como hojas el índice y el medio, enfatiza el meñique, y el pulgar sobrevuela. Es Edith Ruiz Zepeda, quien es engullida por la partitura, en un piano de cola Baby grand, arte, y ejecución que ejerce desde los cuatro años de edad, hoy con decenas de octubres de práctica. Es la universitaria nominada al Grammy Latino.

Su trabajo Árboles de vidrio compite en la categoría de mejor álbum de música clásica, en la vigésima entrega de la edición latina de la distinción otorgada por la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos, la cual reconoce a lo más destacado de la industria musical en varios géneros.

Profesora de tiempo completo de licenciatura y posgrado de la Facultad de Música (FaM), Edith Ruiz es doctora en Música en Interpretación; construyó su carrera como pianista acompañante que es la especialidad que realizó en el Cleveland Institute of Music, pero ante todo, subrayó, “soy la pianista de todos los alumnos de interpretación”.

“Tengo mis manos muy pequeñas, pero eso no es una limitante. El objetivo es trabajar con disciplina y ahínco para lograr lo que uno quiere hacer. El piano ha sido parte de mi vida, de lo que he hecho siempre, me gusta y es algo que además todo el tiempo he tenido, por ello lo comparto con mis alumnos, para que le encuentren pertenencia y pertinencia al hacer música en su existencia”, dijo.

Árboles de vidrio, con 17 piezas, es parte de un plan ideado al interior del quinteto Onyx Ensamble, en el que cada uno de sus integrantes grabaría un disco como solista. “Aunque no es un proyecto de la Universidad, tres de los cinco son maestros de la FaM. Mi disco, apoyado por el Fonca, producido por la disquera Urtex y grabado en la Universidad de Colorado, tuvo la fortuna de haber llamado la atención del comité del Grammy este año”.

“No sé (si voy a ganar el Grammy); y ni quiero pensar, me siento halagada de estar ahí, creo que es un logro para todos los involucrados. Es un disco que es la suma del esfuerzo de muchas voluntades, contiene creaciones de compositores en su mayoría mexicanos y varios universitarios, como Gabriela Ortiz, Francisco Cortés-Álvarez y Esteban Zúñiga”, precisó.

La verdad, indicó, Edith Ruiz, nunca he trabajado en la música buscando premios, “he hecho esto porque me gusta, porque me llena. Mi plan es ir a la ceremonia el 14 de noviembre, y veremos qué pasa, quiero llevar en alto el nombre de la UNAM y de todo lo que hacemos aquí, porque estamos de manteles largos en la FaM, celebrando nuestros 90 años. Es un orgullo que esta Facultad pueda producir artistas que se mueven en todos los niveles; en muy diferentes ámbitos de la música. Si nos traemos un Grammy estará increíble; la nominación ya es de por sí, todo un honor”.

 

Impulsan en Huajuapan la cultura del mezcal

*Presentan “1450 ediciones” el libro “Mezcal, un espirituoso artesanal de clase mundial” de Domingo García

La editorial independiente oaxaqueña “1450 ediciones” presentó en Huajuapan de León, ciudad ubicada en la región Mixteca del estado, el libro “Mezcal, un espirituoso artesanal de clase mundial” de Domingo García.

El escritor y editor de dicha editorial, Cuauhtémoc Peña, dijo que el objetivo de este libro es difundir información sustentada sobre esta bebida y derribar los mitos que la han rodeado a lo largo de muchos años, los cuales no han permitido en buena medida reconocer su verdadero origen y su enorme potencial elaborando productos de calidad mundial.

Asimismo, junto con diversos actores del sector, tienen como finalidad fortalecer, sustentar y promover la cultura del mezcal ya que tiene todavía un largo camino para posicionarse como una de las bebidas más importantes del país y en el mundo entero.

Explicó que el autor trabajó durante seis años en su investigación para realizar este libro, hizo un recorrido por el país ya que no solamente habla del mezcal en Oaxaca sino de todas las variedades de agave que existen a lo largo y ancho del territorio nacional.

El editor destacó que esta bebida tiene todo el potencial para convertirse en un importante factor positivo para impulsar la economía de las comunidades y en general del estado de Oaxaca, en el caso de las variedades que aquí se producen.

Por ello, los cinco capítulos con los que cuenta el libro brindan información especialmente relevante para los interesados en este tema, llámense productores, mezcaleros, investigadores o quienes simplemente buscan disfrutar de un buen mezcal.

Durante la charla con los asistentes, comentó que el autor desmitificó el origen ancestral que se le ha atribuido al mezcal ya que antes de la llegada de los españoles no se tenían los conocimientos ni las herramientas necesarias, como el alambique, además de que no hay registro alguno de que se produjera este tipo de bebida como si lo hay de otras bebidas fermentadas, entre ellas el tepache.

Asimismo, con datos de la investigación del autor negó que el mezcal tenga un carácter eminentemente indígena ya que en la Nueva España se requerían permisos para producir bebidas destiladas y los habitantes de las comunidades indígenas no tenían los medios para ello; en esa época lo que empezaron a producir fue lo que se conoce como vino de palmas o de coco y no es en Oaxaca donde se empieza a elaborar.

Cuauhtémoc Peña agradeció la hospitalidad del hotel-café “La Maroma”, lugar que se ha convertido en sede de diversas actividades culturales, ya que dijo estar convencido que el arte y la cultura pueden ser factores básicos que nos pueden salvar y liberar como sociedad y como individuos ante los tiempos difíciles que se están viviendo.

Como parte de la presentación del libro, los representantes de las marcas “Espina Negra” y “Nexapa”, Josué Lascares y Jorge Espinoza, respectivamente, ofrecieron una degustación de las variedades que producen, entre ellos de tepextate, jabalí, de pechuga, espadín, tobalá entre otros.

Explicaron a los asistentes que para reconocer un mezcal elaborado 100% de maguey se debe mojar un dedo y frotarlo en el brazo, dejar que seque unos segundos y debe oler a maguey cocido, el cual debe perdurar un rato porque si el olor desaparece de inmediato no es puro.

La Cervantes integra en su catálogo fondos de la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes ha publicado hoy un portal (www.cervantesvirtual.com/portales/biblioteca_francisco_de_burgoa/) con el que inicia la inclusión de fondos provenientes de la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa, que conserva las colecciones especiales de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (México).

Dirigido por María Isabel Grañén Porrúa (directora de la Biblioteca Francisco de Burgoa), y coordinado por David A. Karminski Katz y Penélope Orozco Sánchez, esta nueva sección de la Cervantes irá ofreciendo paulatinamente fondos de un acervo que consta de unos 30 000 títulos desde el siglo XV hasta principios del XX.

Entre los contenidos que ya incluye el portal destacan decenas de ejemplares de varias publicaciones periódicas, como El Broquel de las Costumbres, que se declaraba “a favor de la religión y en contra del liberalismo” (1834-1835); El Constituyente, órgano oficial del Gobierno de Oaxaca (1856); o El Foro, diario de Jurisprudencia y Legislación (1874).

Además, el marco del “Año internacional de las lenguas indígenas”, declarado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, se publicará próximamente un portal temático dedicado a las lenguas indígenas de México.

Biblioteca Virtual de las Letras Mexicanas

Esta sección dedicada a la Biblioteca Fray Francisco de Burgoa forma parte de la Biblioteca Virtual de las Letras Mexicanas (www.letrasmexicanas.mx), un gran espacio digital surgido de la cooperación académica, científica, investigadora y cultural entre la Fundación Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, la la Secretaría de Cultura (Gobierno de México), la Academia Mexicana de la Lengua, la Biblioteca Nacional de México, el Centro de Estudios de Historia de México Carso (Fundación Carlos Slim), El Colegio de México, la FIL (Feria Internacional del Libro), la Fundación Harp Elú, el TEC Monterrey, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Iberoamericana, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Arte y Cultura Grupo Salinas y Universia México.

Migrantes de Alejandro Santiago llegan a San Ildefonso

Ciudad de México.- Los mil 501 esculturas de barro del artista plástico oaxaqueño Alejandro Santiago, que representan a los migrantes mexicanos que mueren en su intento por cruzar la frontera norte del país, conforman el espectro de los que ya no están, al tiempo que evocan el deseo de sus seres queridos por tenerlos presentes.

Como parte de las actividades por la celebración del 30 aniversario del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), el Colegio de San Ildefonso aloja la exposición 2501 Migrantes, del artista oaxaqueño fallecido en 2013.

Las esculturas que conforman la instalación son resultado de la preocupación de Alejandro Santiago quien, al volver a su pueblo natal luego de una estancia en Europa, se dio cuenta de que la mayoría de los habitantes de la comunidad habían emigrado hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de vida.

La travesía

Por esa razón, decidió realizar la travesía que hacen sus paisanos rumbo a la frontera norte de México, con la finalidad de mimetizarse con ellos y entender la experiencia de dejar toda una vida detrás.

Durante ese viaje, el escultor nacido en Teococuilco de Marcos Pérez, Oaxaca, observó las dos mil 500 cruces emplazadas en el desierto mexicano con las que se rinde homenaje a quienes han fallecido en su intento por pasar a Estados Unidos.

A partir de esa vivencia, decidió realizar un conjunto de dos mil 501 esculturas de barro. Las piezas conforman el espectro de los que ya no están, al tiempo que evocan el deseo de sus seres queridos por tenerlos presentes.

La obra del artista oaxaqueño genera la reflexión sobre la ausencia de los miles de migrantes que no llegan a cruzar la frontera entre México y Estados Unidos. Con este trabajo, Alejandro Santiago logra conjuntar la sensibilidad estética con la fuerza de la tierra de la tradición escultórica en barro de las comunidades oaxaqueñas.

Durante la conferencia de prensa para dar a conocer los pormenores de la exhibición, Eduardo Vázquez Martín, coordinador ejecutivo del Colegio de San Ildefonso, destacó la oportunidad de haber trabajado junto con el CISAN y la familia de Alejandro Santiago para traer las esculturas a la capital del país. “Está exposición es para el Colegio de San Ildefonso la culminación de una labor muy grande, el trabajo de traer a estos migrantes de tierras oaxaqueñas”, dijo.

Diálogo

Graciela Martínez-Zalce, directora del CISAN, se refirió a la relevancia de los estudios sobre América del Norte que ha desarrollado esta institución durante las últimas tres décadas, y señaló que mostrar el trabajo de Alejandro Santiago es importante por la crisis migratoria que se vive actualmente en nuestra nación. “Qué mejor manera de celebrar 30 años de estudios sobre Estados Unidos, México y Canadá que dialogando con una obra así de fuerte”, afirmó.

Lucio Santiago, hijo de Alejandro Santiago, habló en nombre de la familia y resaltó el significado e impacto que el arte tiene en distintos estratos de la humanidad. “Éste tiene que ser un detonador para invitar a la reflexión sobre fenómenos como la migración”.

La muestra, con 501 de dichas esculturas, será acogida por el Colegio de San Ildefonso luego de que una selección de obras del maestro oaxaqueño cruzara la frontera y fuera exhibida en el Cementerio Hollywood Forever en Los Ángeles, California.

Estará abierta al público desde esta semana de noviembre hasta el 8 de marzo de 2020 y tendrá entre sus actividades conferencias, talleres, cine y proyecciones como el documental de Yolanda Cruz Reencuentros: 2501 Migrantes. (Con Información de Gaceta UNAM).

Carlos Bazan presenta “Ocaso” en Texas

Ciudad de México. – El Consulado General de México en El Paso Texas abrió a la comunidad fronteriza la exposición “Ocaso”, de la autoría del artista oaxaqueño Carlos Bazán Ramos.

La definición de “Ocaso” es la puesta del sol por el horizonte. Sin embargo, para Bazan, esto también significa decadencia o desaparición de algo, por lo que, en la exposición, el artista aborda aspectos como la desaparición de la lengua, cultura, leyendas e historias de los pueblos indígenas, de misma forma hace un llamado a través del arte sobre el cuidado de los animales y el medio ambiente.

La muestra consta de 13 obras, en formato mediano y grande, elaborado en acrílico y óleo sobre tela.

El pintor originario de Suchixtlahuaca (llano de flores) dijo que es una obra que representa parte de su cultura y trabajo que ha acumulado en los últimos tres meses para esta exposición fuera del país.

“Hoy tenemos una obra pictórica muy interesante que refleja la cotidianidad de la vida en Oaxaca, manifestó el cónsul general del Consulado de México en El Paso, Mauricio Ibarra Ponce de León, tras resaltar que al autor le preocupa mucho el medio ambiente y la extinción de ciertas especies”, explicó.

Indicó que la exposición, además de resaltar su preocupación, le da colorido y explica las historias, la cultura y las leyendas de su pueblo, así como también de ciertas regiones dándole un significado popular muy vivo.

Cabe destacar que Bazán es originario de San Cristóbal Suchixtlahuaca, Oaxaca, México, y cuenta con 30 exposiciones individuales y 85 exposiciones colectivas, ha expuesto en diferentes recintos como en la ciudad Monterrey, Mérida, Durango, Guadalajara, Cancún, Cozumel, Ciudad de México, Puebla, Chihuahua, Querétaro, Oaxaca, así como en Barcelona, Paris, y ciudades de Estados Unidos como: Los Ángeles, Laguna Beach, San Diego, Chicago y Miami.

La exposición estará abierta hasta el sábado, 16 de noviembre, en las instalaciones del Consulado General de México en El Paso, Texas, ubicado en el 910 East San Antonio Avenue, en un horario de lunes a viernes de 8 a.m. a 5 p.m.

Fondo Guadalupe Musalem presenta el Calendario 2020

El próximo 9 de noviembre a las 19:00 horas, el Fondo Guadalupe Musalem realizará la presentación del Calendario 2020 en instalaciones del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), la presentación estará a cargo de la fotógrafa Patricia Aridjis, autora del libro “Las Horas Negras”.

Desde el 2015 el Fondo Guadalupe Musalem, con el apoyo de Martha Vila y Claudio Sánchez de Color Digital y Carteles Editores, ha publicado un calendario de pared que contiene la esencia de las comunidades de las jóvenes becarias, a través de imágenes capturadas durante el curso de fotografía que imparte generosamente la reconocida fotógrafa Marcela Taboada.

Además de dar a conocer el trabajo de las estudiantes, la Asociación reúne fondos que son destinados a la educación de las talentosas oaxaqueñas. El calendario contiene trece fotografías que dan muestra de la riqueza multicultural de las regiones de Oaxaca.

En el evento se contará con la participación de Marcela Taboada, Patricia Aridjis especialista en el fotoperiodismo y la fotografía documental, integrantes del Consejo Directivo del Fondo Guadalupe Musalem y jóvenes becarias del FGM.

El Fondo Guadalupe Musalem, extiende la invitación al público en general para que sean partícipes de la presentación del calendario realizado por las becarias de bachillerato.

Durante el ciclo escolar 2019–2020, el FGM cuenta con 26 becarias de bachillerato y 14 para realizar estudios universitarios.

En el calendario se aprecian trece fotografías realizadas por: Concepción / Valles Centrales y en el interior: Blanca / Mixteca, Marina / Valles Centrales, Alejandra / Sierra Norte, Daniela / Sierra Norte, Citlali / Mixteca, Krystel / Sierra Norte, Reyna / Valles Centrales, Brenda / Costa, Gabriela / Mixteca, Karen Ithaliby/ Mixteca, Sydney / Sierra Norte y Fidelia / Costa.

Graciela Ángeles, la mezcalirella mexicana que pone el alto el nombre de las mujeres en esa industria

Vogue

Ciudad de México.- Casi como predestinación simbólica, Graciela Ángeles nació el mismo año en el que su familia, de larga tradición de productores mezcaleros, compró su primer palenque, y lo llamó la Concepción, nombre que ella también adoptaría.

“La vida siempre me aventó al mismo lugar, el del mezcal”, cuenta. Y así como parecía estar destinada a producir mezcal –“la conexión entre la tierra y lo humano”–, también estaba destinada a revolucionar.

Hija de padres progresistas quienes a pesar de un contexto que marcaba los roles y espacios que las mujeres debían ocupar, fomentaron en sus hijas el estudio y las motivaron a ser independientes y salir adelante. Nacida en el núcleo de la cuarta generación de una familia productora de mezcal, Graciela creció en Santa Catarina Minas, Ocotlán, un pequeño poblado a 40 kilómetros de la ciudad de Oaxaca de Juárez, donde no existía una carretera que permitiera el acceso a la ciudad. Su infancia en un contexto rural definió su forma de relacionarse con la naturaleza, entender sus procesos, respetarlos y querer preservarlos.

Años después esta visión se vería reflejada en su forma de liderar la empresa familiar de mezcal Real Minero, hoy considerado entre los mejores mezcales del mundo.

Un camino inverosímil como el de muchas otras mujeres que logran el éxito en una industria usualmente liderada por hombres, su historia es una de retos, errores y lecciones aprendidas. Pero sobre todo una de decisiones valientes. Determinada, ambiciosa e inteligente, la curiosidad intelectual por conocer y entender su estado y su país, “de no ir a buscar afuera sino buscar dentro, en mi territorio”, la llevó a hacer una maestría en Sociología en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, donde realizó investigación sobre conflictos agrarios, así como de la participación de las mujeres en espacios políticos. Más tarde, realizaría un doctorado en la Universidad Autónoma Metropolitana en Desarrollo Rural, lo que admite le daría las herramientas para tener una comprensión amplia de su entorno regional, estatal y nacional.

El mezcal debería representar la versión más pura y noble de lo que somos los mexicanos, el que se preocupa por el vecino, el que no toca lo que no es suyo, el mexicano que no soporta las injusticias, que pelea por la libertad. Eso para mí es México.

Celosos, el campo y el mezcal siempre la reclamaron de vuelta. Y si bien uno de los grandes dilemas de su vida fue tener que elegir entre dedicarse a una vida académica y la producción de mezcal, lo que llama “su gran pasión”, la fuerza gravitacional del segundo resultó vencedora. “El contacto con la tierra, el saber lo que se siente despertar y oler el aire de la mañana, ver el cielo estrellado, el contacto con la naturaleza, fue todo eso lo que en gran medida me hizo decidir volver a mi pueblo”, cuenta. “Al final el mezcal me hace sentir viva, me mantiene inquieta, es lo que realmente me apasiona”, agrega.

Más que una mezcalirella, la formación académica de Graciela le dio un conocimiento profundo de las dinámicas comunales de organización de su estado y de lo que representa para los oaxaqueños, como ella, que se dedican al campo. Y así, producir mezcal, para ella no es solo un trabajo, sino una muestra de congruencia, alineación entre su pasión y amor por la comunidad, por la tierra, es decir por una forma de vida. “No solo es lo que extraes, sino lo que le das a la tierra”, expresa sobre su visión de crecimiento sostenido que el día de hoy caracteriza a la marca Real Minero, un mezcal premium que se exporta en Estados Unidos y varios países de Europa. Esta visión y el liderazgo de Graciela han convertido la pequeña empresa familiar en una compañía que tan solo el año pasado produjo 12 mil botellas en ocho variedades de agave.

Pero el espíritu familiar ha trascendido generaciones y hoy sigue siendo parte medular en la forma en la que Graciela junto con sus hermanos llevan Real Minero, teniendo como eje guía “la ética y la coherencia”, en medio de una industria que crece exponencialmente alrededor del mundo. “Hemos optado por mantener una trazabilidad, desde el maguey hasta la botella”, dice de la marca propiedad de la familia, que mantiene su producción in house, bajo sistemas tradicionales y no maquila para otras marcas.

No obstante, para poder aplicar su visión en un contexto donde las mujeres usualmente no ocupan posiciones de poder o liderazgo en los negocios, su estrategia para hacer su camino y ganarse el respeto tanto de sus trabajadores como de la comunidad, dice fue siempre el de la preparación y el conocimiento. “Para mí siempre ha sido la carta”, dice. “Para saber mandar hay que saber hacer, me lo decía mi papá de chiquita y hasta hoy vivo bajo ese mantra porque al final lo que está en juego son tus habilidades y destrezas, no importa tu género”. Graciela reconoce que al igual que en muchas otras industrias la disparidad de género es una lucha real que se gana con el doble de trabajo, esfuerzo e inteligencia. Ella decidió ganar la batalla por la igualdad y por el éxito, no comparándose o queriendo emular liderazgos masculinos, sino apostado por su capacidad y por su astucia.

“Es un campo minado donde no te puedes equivocar, cualquier paso en falso te vuela la cabeza”, acuña. “No puedo cargar una piña de agave de 100 kilos, pero si puedo idear como utilizar una carretilla para moverla, aunque no lo haga como un hombre”. Con el ejemplo del liderazgo de su bisabuela, Modesta Ángeles, “una mujer menudita, de 1.50 metros y voz suave”, que a principios del siglo XX impuso su liderazgo, se ganó el respeto en la familia y administraba la venta del mezcal.

A sus cuarenta años, divorciada y madre de dos hijos, Graciela confiesa hoy estar en un momento de reflexión sobre el camino recorrido y las victorias conquistadas. “Mi camino ha sido solitario”, confiesa. “He tenido que hacerme a un lado, observar y seguir, trazar mi propia línea sin esperar que hagan caso a lo que digo, pero sí de que mis acciones hablen por sí mismas y eso al final del día funcionó”.

Preocupada por el crecimiento acelerado de la industria del mezcal y el impacto en pequeñas comunidades como la suya, está convencida que es el papel de las mujeres en la industria rescatar la esencia “noble” de la bebida. “El mezcal debería representar la versión más pura y noble de lo que somos los mexicanos, el que se preocupa por el vecino, el que no toca lo que no es suyo, el mexicano que no soporta las injusticias, que pelea por la libertad”, enfatiza. “Eso para mí es México”.

En este reportaje: diseñadora en set, Noemi Bonazzi; dirección creativa, Look Studios; realización, Enrique Torres Meixueiro, coordinación, Atenea Morales; coordinador de producción, Jon Roberts/Cineburó; asistente de fotografía, Cameron Jack; asistente de diseño en set, Enrique Leyva; agradecimientos a palenque Real Minero, Hotel Azul Oaxaca y Suites de la Parra.

Son Calenda en la Mano Mágica

Jenny SÁNCHEZ

 

 

Son Calenda de Pita Wild C. se exhibe en la galería La Mano Mágica donde se muestran grabados de la artista en linóleo, acrílico y acuarela.

Jorge Pech explica que Pita Wild nació en Checoslovaquia pero creció en República Checa, cuando aquel país socialista cambió de configuración política.

Pita Wild fue desarrollando en Oaxaca su destreza para integrar el color en sus obras. Pasó del grabado monocromo a la policromía en la gráfica, y desarrolló su obra pictórica, pues en Europa la había practicado de manera restringida, por dar preferencia a su formación como grabadora.

“Tuve que atravesar el mundo para entender el uso del color”, recapitula la artista europea, quien por los años pasados en tierra oaxaqueña se describe a sí misma como “oaxacheca”. Pita Wild c. y Jorge Pech Casanova.

Pech explica que la artista retoma motivos cotidianos en las artes visuales de Oaxaca y les infunde un inusual dinamismo, con notable habilidad para presentar el movimiento y los ritmos con que los festejos mortuorios llegan a punto de ebullición mediante bailes, rituales y el ajetreo de quienes conviven en vivas jornadas de los Días de Muertos.

Pita Wild transforma las escebas esplendorosamente vigorosas con que ha convivido en Oaxaca en una metáfora que, mediante la paradoja, afirma la vitalidad con efigies del otro mundo.

La obra de la artista se puede admirar en la Galería La Mano Mágica que se ubica en Macedonio Alcalá número 203, Centro.

 

———

 

Un orgullo oaxaqueño es la

artista gráfica Mercedes López

(foto 3))

Pie de foto:

La artista Mercedes López.

 

Lucio GOPAR

Fotos: Omar Maya

 

Vio su luz primera en el estado de Oaxaca, su trabajo visual de Mercedes López inicia con la práctica del dibujo y la pintura en los que fueron una gran influencia el contacto cercano con la vida rural y la observación de la naturaleza.

Mercedes es egresada de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), donde se especializó en la disciplina del grabado, el cual ha practicado en sus diferentes técnicas. En el año 2012 realizó una residencia de producción gráfica en el Pratt Fine Arts Center de Seattle, Washington, E. U., centro de artes con el que ha colaborado y donde ha impartido talleres.

El ámbito de lo visual la ha conducido hacia la experimentación con diferentes medios como la instalación y la gráfica de campo expandido. Estudió la Maestría en Producción Artística en la Facultad de Artes de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), donde también realizó una estancia de investigación en el Centro de Investigaciones Biológicas de dicha universidad, para analizar la relación Arte-Naturaleza, uno de los temas centrales de su trabajo visual actual.

Es co-fundadora del colectivo Guindhá Casa Taller, con el cual ha organizado dos ediciones de la exposición “Mujeres en la Gráfica Oaxaqueña” 2018 y 2019 respectivamente. También ha sido organizadora de la exposición binacional itinerante “Beyond Borders: Oaxaca-Seattle Exchange”, donde se conjunta el trabajo de 40 artistas gráficos de ambas ciudades.

Paralelamente a su producción artística, Mercedes López realiza estudios de especialización en Historia del Arte en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, sede Oaxaca.

Ha realizado 6 exposiciones individuales, dos de ellas en el Estado de Washington, E.U., y ha participado en más de 40 exposiciones colectivas en México, Italia, Alemania y Estados Unidos.

A esta gran mujer oaxaqueña, artista que ha puesto el nombre de Oaxaca y de México, que por cierto habla inglés y por eso también se le han abierto más puertas, la pueden localizar en: correo mercedesoax@gmail.com, Facebook: Mercedes Lopez e Instagram: mercedeslopez_oax y los atenderá.

La Artista Gráfica Meche como decimos los oaxaqueños a las Mercedes, también te invita a festejar y vivir con intensidad nuestras fiestas y tradiciones, pues son la cultura nuestras raíces que nos representan en todo el mundo. Y visita el panteón general, pues hay turistas que vienen desde lugares recónditos a ver y apreciar la magia de este imponente monumento al descanso eterno, un lugar emblemático de nuestro Estado de Oaxaca y de México.

 

Instrumentistas de Alemania, Italia y México participarán en la edición XXVII del Festival Internacional de Órgano Barroco

Revalorar los órganos históricos mexicanos, difundir el repertorio desde el periodo gótico hasta nuestros días, atraer al público y despertar vocaciones son los objetivos del Festival Internacional de Órgano Barroco (FIOB) que este 2019 llega a su XXVII edición.

Gustavo Delgado Parra, director, y Ofelia Gómez Castellanos, directora artística de la Academia Mexicana de Música Antigua para Órgano (AMMAO), informaron que del 1 de noviembre al 1 de diciembre en diversas sedes de la Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Oaxaca y Michoacán se ofrecerán 18 conciertos con organistas nacionales y extranjeros, todos de entrada libre.

El XXVII Festival Internacional del Órgano Barroco 2019 contará con la participación de los artistas internacionales Martin Schmeding y Christian Schmitt (Alemania), Fabio Ciofini, Alessandra Montani y Fabio Ceccarelli (Italia).

Asimismo, participarán los mexicanos Agustín Peñuela, Abd El Hadi Sabag, Carlos Portugal, Socorro Herrera (soprano) y Mario Gatica (director); Ofelia Gómez Castellanos y Gustavo Delgado Parra, así como sus estudiantes del curso piloto de educación organística que han impartido en Oaxaca desde 1998.

Los repertorios que se interpretarán van del Renacimiento a la música contemporánea, también habrá conciertos de música de cámara y de clavecín.

Delgado Parra, organista, clavecinista, compositor, musicólogo y organólogo mexicano, señaló que la AMMAO es pionera en la recuperación de la cultura de los órganos históricos en México. Desde 1992 se dedica a la realización de estudios de campo, catálogos, programas educativos dirigidos a la interpretación de música antigua en órganos históricos, restauración de instrumentos y la realización de festivales, entre otras actividades.

Indicó que estos instrumentos llegaron a nuestro país durante la conquista, por lo que su construcción se asemeja a la de los órganos del Renacimiento y Barroco en España, ya que los construidos en Italia o Alemania poseen diferentes características.

Tienen alto valor artístico, histórico y cultural, son testigos vivos de nuestra historia, testimonios físicos en muchas iglesias mexicanas, sus cajas con decoraciones extraordinarias, conjugan lo visual, pintura, escultura, arquitectura del sonido “intangible, pero maravillosa e importante”.

Refirió que los órganos en funcionamiento difieren en su construcción, por lo que no en todos se pueden tocar todas las obras, por ejemplo, las de Bach requieren de un órgano con pedales.

Durante el FIOB se emplearán algunos órganos históricos restaurados por la AMMAO, como es el caso de los órganos oaxaqueños de Santo Domingo Yanhuitlán, Basílica de la Soledad y el de la Parroquia de la Asunción, Tlaxiaco. El de San Pablo Zitlaltepec, Tlaxcala, el del Santuario de Los Remedios de Cholula, Puebla, y los de la Catedral Metropolitana.

Destacó que gracias a la demanda de conciertos, conferencias y demostraciones, en 2014 se creó el Centro del Órgano AMMAO-San Agustín, el cual alberga cinco órganos tubulares con diversas características fónicas y estéticas que hacen posible la interpretación de música antigua a contemporánea.

En la Parroquia de San Agustín, Polanco, se estrenará Ecos de Alejandría de Gustavo Delgado, obra para cinco órganos, el 17 de noviembre a las 15:00 horas; mientras que los días 1, 2 y 3 de noviembre los conciertos en Oaxaca estarán dedicados al maestro Francisco Toledo, fallecido recientemente.

En la Catedral Metropolitana los conciertos serán 5 y 7 de noviembre a las 20:00 horas, y en la Parroquia de San Agustín, Polanco, los días 3,10, 17, 24 de noviembre y 1 de diciembre, todos a las 15:00.

En tanto, en la iglesia alemana del Espíritu Santo, 9 de noviembre, 17:00 horas; en el Museo Nacional de Arte, el 17 de noviembre, 11:30 horas; Iglesia Alemana de Santo Tomás Moro, 23 de noviembre, 17:00 horas.

En Oaxaca los conciertos serán los días 1, 2, 3 de noviembre; Michoacán, 19 de noviembre; Tlaxcala, 27 de noviembre y Puebla, 28 de noviembre. La programación completa se puede consultar en la página de Facebook: Festival internacional del órgano barroco

Finalmente, los organizadores del evento señalaron que a todos los conciertos está permitido entrar con niños, para despertar en ellos el gusto por el instrumento.

Papeles de incultas y sirvientas no nos representan: Mujeres cineastas indígenas

Agencias

 

Ciudad de México.- Mujeres cineastas indígenas consideraron que actualmente, el cine que se produce tanto en México como en América Latina, no ofrece una imagen certera de las mujeres indígenas y por lo tanto, no las representa.

Durante el Conversatorio Foro Cineastas Indígenas Mexicanas, en el marco del 17° Festival Internacional de Cine de Morelia, las cineastas participantes fueron cuestionadas sobre la representación de la mujer indígena en el cine nacional y latinoamericano.

Al respecto, la actriz y realizadora originaria de Oaxaca, Ángeles Cruz, consideró que en la actuación, la representación de las indígenas se ha limitado a la de “una mujer inculta que no sabe nada y que se puede dedicar sólo a ciertos tipos de trabajo, eso a nivel de pantalla, olvídate de que existamos como realizadoras”.

Ángeles Cruz agregó que la imagen que aborda el cine mexicano sobre la mujer indígena ha sido una representación “bastante racista”, y más aún, en un país que cuenta “con una gran diversidad de pueblos indígenas y de grandes visiones y cosmovisiones”, dijo.

La cineasta hizo énfasis en que pasar de la actuación de papeles limitados a la realización de cine, ha sido para ellas, el arma de resistencia contra esa representación racista que se expone de la mujer indígena.

Justo en este sentido tomamos las cámaras y tomamos nuestras historias para representarnos a nosotras mismas y dejar de recibir esa representación que se nos ha dado”, enfatizó.

En ese mismo sentido, se expresó la cineasta michoacana Magda Cacari, quien dijo tajante, que el cine “no nos representa, en lo más mínimo”.

La directora de cine consideró que en la televisión y las películas “se ha jugado mucho con estereotipos tontos poniéndonos a los indígenas en papeles donde nos humillan, donde las mujeres, no voy a mencionar nombres de películas, pero creo que ha sido (una cinta) vanagloriada diciendo que las indígenas estamos llegando lejos, sí muchas lo estamos haciendo por méritos propios, pero no nada más por un papel en una película como sirvienta”, manifestó Magda Cacari.

La joven cineasta dijo que en general, la comunidad indígena dentro de la industria cinematográfica anhela llegar más lejos.

“No hemos visto realmente indígenas como maestros, como cineastas, tomando otros papeles, creo que podemos llegar más allá y nos merecemos más respeto”, precisó.

En el Conversatorio Foro Cineastas Indígenas Mexicanas participaron también las creadoras Amalia Córdova, María Candelaria Palma, Dinazar Urbina Mata y Dolores Santiz.

 

1 2 3 44