DUEÑO DE LOS GUERREROS, SIEMPRE  SOLIDARIO CON MÉXICO Y OAXACA

Juan Luiz  CARREÑO DÍAZ

 

DESDE LA fundación que lleva su hombre, el empresario mexicano Alfredo Harp Helú, ha destinado infraestructura, recursos y alianzas para combatir el coronavirus, Covid 19, destacó ayer el medallista olímpico de lucha, Daniel Aceves Villagrán

El sobresaliente ex gladiador azteca, a nombre de los Medallistas Olímpicos de México, agradeció al también propietario de los equipos profesionales de béisbol, Guerreros de Oaxaca y Diablos Rojos del México, el apoyo que otorga al pueblo de México en este tipo de contingencias.

“Ésta es la demostración pública de admiración y respeto a don Alfredo Harp Helú, donde el mundo parece detenerse, pero no él que, lejos de ausentarse de esta realidad, reacciona como lo ha hecho siempre, oportuno, generoso, consciente y dispuesto a invertir en el capital humano que lo necesite, articulando alianzas con el sector público y privado en los distintos niveles de gobierno”, expresó Aceves Villagrán

Muestra de lo anterior, por citar algunos ejemplos filantrópicos, son que la Fundación AHH colaboró con la iniciativa Sumamos por México para construir la Unidad Temporal Covid-19, en el Centro Citibanamex, explicó Aceves.

Donó al Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez un equipo de rayos X y se sumaron esfuerzos con la Fundación Gonzalo Río Arronte para dotar de equipo médico al Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias Ismael Cosío Villegas, al Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias Médicas Salvador  Zubirán y al Instituto Nacional de Cancerología.

En Oaxaca, el duelo de la Tropa Zapoteca y de los Pingos colaboró con Mobile Surgery International para equipar un centro de aislamiento para pacientes con covid-19, destacó Aceves.

Asimismo, donó equipo de protección al personal de diversos hospitales, se elaboró un plan de emergencia para atender a la población más necesitada, compartiendo despensas con productos locales que distribuyen los comerciantes en Oaxaca y con un proyecto de compras se activó la economía de los artesanos.

Las sedes de la Fundación Harp Helú se han mantenido activas desde las redes sociales.

Aceves Villagrán destacó que la pasión de don Alfredo es el deporte, no sólo el beisbol, sino todos, su devoción por ganar y aprender con altos porcentajes de conocimiento y humanismo, con temporadas que transforman destinos, en la educación con apoyos a las mejores instituciones académicas y becas, proyectos productivos en salud, museos y centros culturales.

El subcampeón olímpico asevero que a don Alfredo no solo le apasiona el deporte, sino también fomenta la  música, las bellas artes, el arte popular, así como la conservación gráfica y restauración de sitios emblemáticos e históricos de México y, por ende, de la memoria de nuestro país, entre muchos otros rubros, construyendo el estadio más moderno de beisbol en la Ciudad de México y que lleva su nombre, y donde los Diablos ampliarán su paso histórico por el beisbol mexicano.

De tal forma que don Alfredo se puede definir como un hombre con más proyectos que recuerdos, respaldado siempre por su familia y sus compañeros de equipo, indicó Aceves Villagrán.

México enfrentará uno de los retos sanitarios, económicos, políticos y sociales más desafiantes de la historia contemporánea, por lo que saber jugar en equipo y con los mismos objetivos serán las lecciones de vida que debemos materializar, tal y como lo ha hecho, hace y hará don Alfredo, apuntó Aceves Villagrán.