Brillante trayectoria de Rodolfo Casal en la delegación de Chinas Oaxaqueñas

 

 

Definitivamente, la participación del intérprete Rodolfo Casal en la Delegación de Chinas Oaxaqueñas fue una atinada decisión de la profesora Silvia Medina A Márquez Medina, quien en ese momento era la responsable de La Delegación de Las Chinas Oaxaqueñas y hasta la fecha el desempeño de Rodolfo Casal ha sido excelente.

 

 

A continuación, presentamos una breve semblanza que él mismo compartió en las redes sociales y cons ideramos importante difundirla:

Formar parte de una Delegación es una experiencia que nos queda tatuada en el alma para toda la vida, cuando eres espectador, quieres saber qué siente uno como integrante al participar en un convite, en una calenda.

 

 

También acompañar a nuestra representante al certamen donde eligen a la Diosa Centeotl, quien presidirá la fiesta de los Lunes del Cerro, o en un desfile, donde la emoción inicia en la comida de la hermandad compartiendo y departiendo con nuestros hermanos de las ocho regiones que conforman el estado de Oaxaca.

Pero sobre todo el estar en la rotonda de la azucena, como se le llama al escenario del Auditorio Guelaguetza ubicado en el Daninayaloani (cerro de la bella vista).

En el año del 2011 y gracias a la invitación que me hiciera la Profa. Silvia A. Márquez Medina, en ese entonces jefa de la delegación de Chinas Oaxaqueñas que fundó Doña Genoveva Medina de Márquez,  para cantar “Llévame Oaxaqueña”, que se toca de manera instrumental después de la marcha, y sirve de entrada para la presentación de esta delegación de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, seguido por el tradicional jarabe del valle,  es que me integro a esta importante agrupación en la cual me siento como en casa.

Cada presentación es diferente, los nervios van aumentando conforme se acerca el momento de nuestra presentación, desde un día antes durante el ensayo general en el cerro del fortín hay que madrugar, la cita es muy temprano en la casa de ensayo y de ahí subir al auditorio para marcar y ultimar detalles para el primer lunes.

Si nos toca abrir, hay que estar muy temprano ya listos con vestuario, cada integrante de acuerdo a su participación llevará los accesorios que utilizará, abordamos el transporte que nos lleva al lugar del evento y que les digo… la sensación es indescriptible conforme nos vamos acercando al auditorio, vemos los autobuses de las delegaciones que participan en la función matutina.

Al arribar a la explanada comienza la fiesta, los saludos a las y los integrantes, las bandas de música, el público que está ingresando a las gradas, y bueno ya dentro del recinto la emoción al ver cómo nos reciben en cuando anuncian, después de la presentación de la Diosa Centeotl, la chirimía y el convite… “Las Chinas Oaxaqueñas de Genoveva Medina” inicia el acompañamiento musical de la Banda de la Secretaría de Seguridad Pública que dirige el Mtro. Calixto Baltazar.

En estas presentaciones se ve reflejado el trabajo que realizan las y los maestros durante el año, los ensayos constantes con las chinas, faroleros, moneros y marmoteros, además de la delegación infantil, y que es evaluada previamente por el Comité de Autenticidad y las Secretarías de Cultura y Turismo durante la visita que realizan a la delegación.

El siguiente lunes después de las actividades del sábado que consiste  en asistir al encuentro con nuestros hermanos de las 8 regiones, le sigue el desfile por las principales calles de nuestra ciudad como siempre abarrotado por paisanos, visitantes nacionales y extranjeros y la lluvia o aguacero que hace su aparición y nos acompaña durante el recorrido, junto con los aplausos y vivas de la gente a la cual les ofrendamos nuestra Guelaguetza que consiste en pan, tortillas, dulces regionales, chapulines, quesillitos y no puede faltar el mezcalito.

El domingo tempranito, nuevamente ensayo general para la octava o segundo lunes del cerro.

Llegamos a medio día a la casa de ensayo, abordamos el transporte y vámonos al auditorio.

Durante el trayecto los saludos de nuestra gente o de los visitantes no se hace esperar, al llegar a la esquina de la calle de Crespo y la carretera que va al cerro del fortín el público que está formado nos muestra su cariño.

Mismo que nos motiva a dar todo a la hora de la presentación, arribamos a la explanada, ingresamos y la emoción va en aumento al admirar a las delegaciones durante su presentación en la función vespertina, ver la respuesta de los asistentes y llegó nuestro turno, si por la mañana es indescriptible por la noche es… lo que le sigue… anuncian a la delegación, la euforia de los asistentes inunda nuestro auditorio y a cerrar con broche de oro la Guelaguetza invitándolos para el siguiente año.

A manera de anécdota les comento que el 28 de Julio del 2014, los bloqueos no podían faltar, desde el viernes los que en ese momento se manifestaban taparon las carreteras que conducen a nuestra ciudad.

Así como los accesos al auditorio lo que propició que algunas delegaciones no pudieran estar a tiempo para el desfile del sábado y otras no llegaron a la fiesta máxima de los oaxaqueños, para fortuna nuestra nos tocaba participar en la tarde y la mayoría estábamos en la casa de ensayo así que la Mtra. Silvia con ese entusiasmo que le caracterizaba y después de sugerir un camino que conozco, nos fuimos al cerro en el autobús que nos dejó cerca de la panorámica del fortín y de ahí a caminar.

Fue un trayecto pesado para las Chinas, llevar puesto el traje de gala que es pesado más zapatos de tacón, la canasta enflorada, los regalos etc.

Llegamos a nuestro destino gracias al amor por nuestras tradiciones que alimentó más nuestro entusiasmo, pero sobre todo por encontrarnos con nuestros paisanos y con los asistentes para rendirle tributo a nuestra ciudad.

Soy Rodolfo Casal, oaxaqueño orgulloso de formar parte de esta delegación con 63 años  de  participación continua en la fiesta grande de la Ciudad  y que cada día acrecienta aún más su amor por las tradiciones y costumbres de mi Estado.