Pide SSO a la población mantener medidas preventivas para evitar diarreas

La diarrea es un padecimiento que disminuye la absorción de nutrientes, lo que causa un crecimiento deficiente en los menores de edad, una reducción de la resistencia a infecciones y posibles trastornos intestinales a largo plazo, la deshidratación es la principal amenaza.

Asimismo, el manejo y almacenamiento inadecuado de agua potable puede ser causa de infecciones intestinales, ante lo cual la los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) pidió a la ciudadanía verificar que el líquido para consumo humano no tenga color, ni olor, además de que el sabor no sea diferente o extraño.

La dependencia señala que es necesario incrementar la vigilancia y adoptar una serie de medidas preventivas para disminuir el riesgo de aparición de brotes de diarrea, advirtió que, aunque el incremento de casos suele darse en temporada de calor, no se debe bajar la guardia con la llegada del frío, ya que los nulos o precarios hábitos higiénicos son factor de riesgo para este padecimiento.

Y es que hasta la semana epidemiológica número 46 en el estado se han notificado 193 mil 433 casos de esta enfermedad infecciosa intestinal, en tanto a nivel Nacional se reportan cinco millones 190 mil 801 pacientes, ubicando a Oaxaca en el octavo lugar; siendo el grupo de edad más afectado de uno a cuatro años.

Los SSO destacó la importancia del lavado de manos al preparar alimentos, antes de comer y después de ir al baño; vigilar la calidad y la manipulación de bebidas y productos comestibles, además sugirieron que al utilizar el vital líquido almacenado en pozos, se debe hervir y clorar previo a su consumo, de esta manera se previenen infecciones.

La institución de Salud precisó que la participación de las autoridades Municipales es indispensable para mantener sanos a las y los oaxaqueños, por lo que hicieron un exhorto a los representantes de cabildo para realizar los requerimientos necesarios en la cloración de los sistemas de abastecimiento de agua, y ofrecer calidad y seguridad en el consumo de este importante recurso.

De igual manera, para proteger a la población infantil se debe tener completo el esquema de vacunación, así como brindarles alimentos nutritivos, elaborados y conservados de una forma adecuada.

Asimismo, precisaron que la lactancia materna es la mejor protección exclusiva hasta los seis meses, y complementaria hasta los dos años, ya que constituye una fuente ideal de nutrientes, además protege de las infecciones al pasarle los anticuerpos de la madre al niño, mejora la respuesta de las vacunas, y reduce el riesgo de mortalidad neonatal.

Señalaron que, los hábitos higiénicos y la identificación de los principales signos de alarma es la clave para disminuir los riesgos, agregaron que ante cualquier indicio de infección gastrointestinal deben acudir a su unidad médica más cercana, especialmente si se trata de niñas y niños.

Finalmente, los SSO recalcaron que el único capacitado para el diagnóstico de una enfermedad, sea infecciosa o no, es el personal médico; por lo cual no deben automedicar a los menores de edad y estar al tanto de la evolución de síntomas, como: llanto sin lágrimas, dolor en general, fiebre, pérdida del apetito, evacuaciones constantes, irritabilidad, vómito, entre otras.