Piden remoción de Donato Casas para empezar a resolver rezagos en materia laboral y de salud

 

Carlos GARCÍA

 

En respuesta a su negativa e incompetencia para solventar de manera oportuna la problemática que aqueja a trabajadores y pueblo de Oaxaca, la remoción inmediata al cargo de secretario de Salud y director general de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) del maestro Donato Casas Escamilla, solicita el Comité Ejecutivo Seccional número 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud.

Así es el acuerdo alcanzado ayer en la reunión de trabajo encabezada por integrantes del Comité Ejecutivo, secretaria General, diferentes Subsecciones y Delegaciones de la gremial de salud, quienes, como segundo paso, solicitan una reunión técnica, amplia de análisis y soluciones objetivas con el gobernador Alejandro Murat y autoridades de las diferentes áreas de los SSO con el objetivo de solucionar pendientes acordados anteriormente.

Entre un conjunto de rezagos sin atender, destacan:

Condiciones sanitarias y de seguridad, dotación permanente de insumos y equipos de protección para todo el personal en las diferentes unidades médicas y administrativas en la entidad; así como la suficiente aplicación de la vacuna Covid-19 a más de 10 mil trabajadores en primera línea de atención a la pandemia.

Solicitan den a conocer inmediatamente al titular de la Dirección de Administración para continuar con mesas de trabajo pendientes en las diferentes regiones de Oaxaca; información sobre el seguimiento del compromiso acordado con el Titular del ISSSTE, el Gobernador del Estado, y autoridades de los SSO, un convenio que garantizará por 15 años, el pago mensual del Gobierno del Estado para regularizar la situación de aportaciones, de las 21 prestaciones que otorga dicho instituto en beneficio de la base trabajadora de la Sección número 35.

A una larga lista de pendientes se agregan temas como el etiquetado del recurso federal para el pago de terceros institucionales; lo relacionado con importante número de próximos jubilados, pero con el riesgo de que no se les garantice el recurso financiero al que tienen derecho.