SSO debe priorizar salud mental de personal en contacto con COVID-19, propone Diputada

El desarrollo profesional de personal médico y de enfermería en contextos como el que actualmente vivimos en medio de una pandemia, podría tener como consecuencia la afectación en la salud mental de este personal humano, razón por la cual, la diputada local Magaly López Domínguez, pidió a la Secretaría de Salud en Oaxaca, crear e implementar medidas, programas o protocolos especializados  para la prestación de servicios en materia de salud mental al personal del sector público de salud, así como a las personas damnificadas, a los familiares de personas que hayan perdido la vida y en general  a toda persona que los requiera.

La legisladora dijo que estos protocolos se deben implementar con el objetivo de reducir los niveles de estrés, ansiedad, depresión o cualquier otro impacto psicosocial, que se origine como consecuencia de emergencias sanitarias, por desastres naturales, o de cualquier otra índole que hayan sido declaradas por la autoridad competente.

Destacó también que se debe establecer la obligatoriedad del sector privado que preste servicios de salud en el Estado, a fin de que garantice la prestación de servicios en materia de salud mental al que haya participado en la atención de personas afectadas durante los eventos antes mencionados, enmarcados en la adición del artículo 68 Bis del capítulo VI denominado “Salud mental” de la Ley Estatal de Salud.

Magaly López destacó que los países en vías de desarrollo, como el nuestro sufren mucho más el impacto de los mismos, ya que tienen menos recursos económicos y tecnológicos para su prevención y reconstrucción, por lo que hay viviendas que se construyen en zonas de alto riesgo y son estructuralmente más frágiles, además de ello, usualmente existen altos índices de desnutrición y malas condiciones sanitarias y ambientales que incrementan la vulnerabilidad ante estos eventos traumáticos.

Dijo que los efectos de los desastres sobre la salud tienen manifestaciones en todas las dimensiones del funcionamiento humano: físico, mental y social, sin embargo, por lo regular siempre se ha brinda una mayor atención a los aspectos físicos y sociales de los desastres, es decir, los programas de salud frente a las emergencias o desastres, han estado dirigidos hacia la atención médica inmediata, a las enfermedades trasmisibles, al agua y saneamiento ambiental, así como hacia los daños a la infraestructura sanitaria, en cambio, no siempre se reconocen o dan importancia a los efectos sobre la salud mental.

Finalmente, la diputada local dijo que ante el inevitable distanciamiento social que se decretó en la mayoría de países, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hoy de las consecuencias para la salud mental que está teniendo el coronavirus en el mundo y las que va a tener en el futuro, con un posible aumento de suicidios y de trastornos, e instó a los gobiernos a no dejar de lado la atención psicológica.