México, listo para recuperar a sus jóvenes: Martínez Gracida

 

*Hay más de 38 millones de jóvenes en edad de participar y transformar democráticamente  al país, afirma la Premio Nacional de la Juventud 2017

 

Óscar RODRÍGUEZ

 

Georgina Martínez Gracida, alumna del Instituto Blaise Pascale, es una joven estudiante oaxaqueña que cursa el segundo año de secundaria y obtuvo de manos del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto,  el Premio Nacional de la Juventud, al tener la fórmula para que los jóvenes recuperen la confianza en las instituciones y en la  democracia.

Acepta que ha existido durante muchos años un alejamiento de las instituciones hacia los jóvenes, incluso esta apatía se ve reflejada con su voto nulo o el nivel de abstención en las elecciones.

Asegura que al obtener el galardón se siente comprometida con México de seguir siendo factor de cambio.

De forma optimista, reconoce que cada vez son más las puertas que se abren en las instituciones del Estado Mexicano para empoderar la fuerza y la voz de las jóvenes, “porque el ser jóvenes representa un cambio y una oportunidad a seguir creciendo”.

Dijo que México está listo para recuperar a sus jóvenes, para integrarlos en las políticas públicas que les permitan obtener alternativas de desarrollo y de progreso, tomando en cuenta que en la estadística  los ciudadanos mayores de 18 años ya representa un tercio de la población en el país, es decir, que hay más de 38 millones de jóvenes en edad de participar y transformar democráticamente  a la nación.

En su opinión, el empoderamiento de la voz y participación de los jóvenes es esencial para fortalecer la democracia y trasformar al país.

Aseguró que el país después de los terremotos del pasado 7, 19 y 23 de septiembre ha empezado a cambiar y se refleja en la fuerza de los jóvenes, que con el uso de las redes sociales ofrecieron alternativas para ayudar a los damnificados, sin dejar de mencionar que en la Ciudad de México y Oaxaca algunos jóvenes salieron a las calles para retirar escombros y a salvar vidas. “Porque a los jóvenes les importa México y queremos ser el motor de cambio que trasforme esta nación”.

Martínez García sostiene que en este tiempo de cambios, donde el país ya despertó, habrá grandes trasformaciones  históricas, donde los jóvenes mostrarán un nuevo rostro y su fuerza que seguramente se verá reflejada en estas elecciones federales, donde se habrá de elegir Presidente de la República y se renovará las Cámaras de Diputados y Senadores,  donde se espera una amplia participación ciudadana de los jóvenes en la urnas ejerciendo su derecho a votar, lo cual será crucial para iniciar la ruta del desarrollo y democracia que necesita el país para enfrentar sus nuevos retos y desafíos, señaló la talentosa joven.

La estudiante, ganadora de concursos de oratoria y debate, refiere que en los últimos 5 años ha trabajado en dos aspectos, uno para mejorar la participación política de los jóvenes por medio del empoderamiento de su voz, a través de conferencias, talleres con lo que puedan crear vínculos que les permita identificarse con su entorno y las instituciones, y así pueda ser motor de cambio para modificar las políticas pública en beneficio de la sociedad. “Es tiempo de hacer políticas desde la óptica y visión de los jóvenes para formar una juventud progresista”.

A la par de estas tareas, trabaja para presentar una iniciativa de ley al Congreso para que los jóvenes puedan llegar a ser representantes en la legislatura de sus estados.

Dijo que el puente pueden ser los colectivos y las agrupaciones para acercar a los jóvenes con las instituciones que, a la par deben de fortalecer una política trasversal  para permitir que los jóvenes se puedan involucrar con las acciones que se realicen para tener un mejor país.

“Los jóvenes somos la voz de México, porque somos el presente y el futuro de la nación y en nuestras manos están los cambios que deben de ejercerse para tener una mejor nación”.

 

¿Por qué dejaron los jóvenes de participar en las políticas públicas y en la democracia de Oaxaca?

 

Dejaron de participar porque no se sienten identificados, porque hacen falta canales en donde podamos participar.

Es cierto que a los 18 años ya eres ciudadano, hasta 29 eres considerado como joven, sin embargo, queda un segmento que muchas veces no es incluido, que son aquellos que tienen 12 a 17 años de edad, y por ello es urgente abrir el abanico de oportunidades para que nadie quede excluido, y la tarea a seguir es generar más puentes y estrategias con este grupo para que todos los mexicanos podamos seguir participando y de esta manera continuar empoderando su voz.

La Premio Nacional de la Juventud 2017, afirma creer en las instituciones y el gobierno, sigue creyendo que la mejor arma para avanzar y progresar es siguiendo la ruta institucional.

Mencionó que no hay que perder de vista que, es a través de las instituciones como las cosas y los sectores llegan a tener una voz y un derecho, en el caso de los jóvenes está el Instituto Mexicano de la Juventud, que ha empezado a marcar una ruta de trabajo permitiéndole a los jóvenes participar en las transformaciones que requiere el país, pero hace falta más empuje, y es ahí donde viene el trabajo que realizamos cada joven en nuestro ámbito.

La Premio Nacional de la Juventud también muestra su preocupación para enfrentar los grandes retos y problemas que atañen a la juventud, principalmente aquellas que están en escuelas públicas y donde se reportan altos niveles de deserción escolar, reprobación, drogadicción y hasta embarazos juveniles.

Afirmando que sólo impulsado una educación de calidad se podrán cambiar rezagos y paradigmas.

Por ello se pronunció por fomentar la impartición de una educación de calidad y con acciones de emprendimiento juvenil y las acciones de cuidado del medio ambiente, además del fomento de tecnologías alternativas.

 

Si tuvieran al presidente de la república de frente, ¿qué le plantearías?

 

“Que siga apoyando a la juventud de México, que nos siga dando la oportunidad de ser la voz de este país y de esta manera pedirles que, como jóvenes, seamos escuchados  para cambiar lo que está mal y se perfeccione lo que se hace bien, que se abran más canales de participación para que los jóvenes podamos ser factor de cambio en el desarrollo y progreso de la nación”.