“Donají… La Leyenda”, floreciente lirio con profundas raíces oaxaqueñas

*Este año se suspenderá la presentación en vivo, pero se retransmitirá la edición del 2019, los domingos 19 y 26 de julio, a través de la página de Facebook del Gobierno citadino y por televisión abierta en el canal 9.1 de CORTV

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- El lirio más hermoso que ojos humanos han visto se retrasará un año en florecer. El perfil del rostro de la princesa Donají, herencia cultural e imagen oficial del escudo de la ciudad de Oaxaca de Juárez, mantendrá el enigma y la magia oculta a la vera del río Atoyac hasta el próximo año. Como en la leyenda, mixtecos y zapotecas velan armas pues este año el COVID-19 silenció el sonido del huéhuetl y el teponaxtle para preservar la salud de las y los oaxaqueños.

“Donají… La Leyenda”, espectáculo que cada año presenta el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, es ya parte fundamental de las celebraciones de los Lunes del Cerro en el estado. La escenificación de la leyenda del amor entre la princesa zapoteca y el príncipe mixteco, desde hace 38 años, está convertida en un lazo de amor inquebrantable entre los oaxaqueños, sus tradiciones y cultura.

Es el rescate de historias, ritos, costumbres, usos, de música, de leyendas locales transmitidas por tradición oral, recuperadas mediante investigación, consultas, charlas y llevado todo ello a una presentación dancística con un libreto sencillo y digerible, con coreografías espectaculares y coloridas vestimentas para deleite de los espectadores, señala el profesor Fernando Rosales García, director del Ballet Folklórico de Oaxaca y creador del espectáculo.

Una tragedia oaxaqueña alimentada de la leyenda, mitos y fábulas.  Se buscaba ofrecer un espectáculo distinto, explica Rosales García. En el año de 1982 se tocaron muchas puertas, diversas instituciones, el nacimiento de “Donají…La Leyenda” fue muy difícil “hasta que encontramos apoyo, en poco más de mes y medio preparamos la presentación en espacios prestados como la sede de Artesanías e Industrias Populares de Oaxaca (Aripo), donde se escenificó la primera presentación, una mañana de Lunes del Cerro para, por la tarde, subir al Auditorio Guelaguetza, que por ese entonces quedaba vacío tras la fiesta racial y fue prestado por el Gobierno del Estado.

“Apenas llenamos la primera sección entre amigos, familiares, compañeros de compañías de danza y algunos invitados”, recuerda el director; hoy, las dos presentaciones son insuficientes ante los espectadores que quieren disfrutar de la pieza.

Se llevó cuatro años consolidar el espectáculo, relata el director de la agrupación coreográfica. La pieza dancística se prepara desde febrero, a lo largo de cinco meses el exigente director elige personajes, vestuario, desplazamientos y aplica modificaciones al baile de las nueve escenas con la que va tejiendo y relatando la historia de amor y sacrificio. No admite errores. “Desde los primeros días de julio el espectáculo debe estar listo y resuelto hasta el más mínimo detalle, por respeto al público que espera todo un año el programa y, por horas, en el Auditorio Guelaguetza”.

En los primeros años el espectáculo involucró a una treintena de personas, hoy en día suben a escena entre 70 y 80 bailarinas y bailarines. En algunos años se contó con la participación de más de 110 personas, a lo que se suma el equipo logístico, de iluminación, preparación de vestuario, sonido, etcétera. Cada año se deben tener dispuestos entre 70 a 90 trajes. “Sólo Donají tiene 3 cambios durante el espectáculo”, aclara.

Pero Donají, Nucano, los mixtecos y zapotecos son unos guerreros. El promotor cultural explica que La Leyenda estuvo a punto de desaparecer principalmente por motivos económicos al no encontrar con apoyos ni patrocinios. Desde hace algunos lustros el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez se hace cargo de la presentación, promoción, impulso, financiamiento y solución de contingencias.

Y Fernando Rosales García, esta vez con palabras escapadas detrás de un cubrebocas y la mirada de una pícara seriedad recuerda que “hace años, como muchos otros en la fecha, caía un torrencial aguacero sobre el Cerro del Fortín, las autoridades nos prohibieron presentarnos por el riesgo que implicaba el uso de electricidad, luces, el piso resbaloso del Guelaguetza, los relámpagos, la lluvia; sin embargo, los muchachos y yo confirmamos nuestro pacto; sin importar el riesgo que corría el equipo, el peligro de un accidente sobre el escenario, decidimos bailar. ¿Qué íbamos a hacer con tanta gente que estaba anhelando ver el espectáculo bajo el agua, luego de larga filas y horas de espera?”.

La presentación de Donají, la Leyenda se ha alimentado de donaciones, apoyos, trabajo en especie y contribuciones de artistas, músicos; la escenografía ha sido colocada por amigos escultores, pintores, escenógrafos. Los trajes y vestidos son creación propia, la música es una selección de aquí y de allá, siempre respetando la historia, la tradición, cultura y visión de los oaxaqueños para presentar una leyenda de carne y hueso. Esta vez, como en el año pasado, contaba con el apoyo de la administración que encabeza el Presidente Municipal, Oswaldo García Jarquín.

La contingencia y las medidas preventivas para evitar contagios por COVID-19 llevó a suspender la presentación de este año. A cambio de ello, el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez y la Corporación Oaxaqueña de Radio Televisión (CORTV) difundirán la presentación de “Donají… La Leyenda 2019”, los domingos 19 y 26 de julio, a las 20:00 horas, a través de la página de Facebook del Gobierno citadino www.facebook.com/MunicipiodeOaxaca y de forma simultánea por televisión abierta en el canal 9.1 de CORTV.

“Donají… La Leyenda, es una presentación de y para los oaxaqueños”, reitera el director del Ballet Folklórico de Oaxaca; este año debemos esperar un poco. “Las y los oaxaqueños son un pueblo fuerte que ha superado adversidades, sismos, lluvias, pandemias, desastres y hemos salido adelante, no será la excepción; esperemos un poco y en un año nos veremos todos, de nuevo, en la Rotonda de la Azucena”, concluyó con optimismo Rosales García.