Las celebraciones de Jazzamoart: El pintor festejará 70 años de vida y 50 de crear con siete exposiciones

*Este 28 de mayo Jazzamoart, celebrará siete décadas de vida y 50 años de pintar, para lo cual se han organizado siete exposiciones en museos, galerías y recintos culturales de la Ciudad de México e Irapuato, Guanajuato, su tierra natal

El artista intervendrá un transporte en el que hará un breve recorrido jazzero por la colonia San Pedro de los Pinos, a bordo habrá música en vivo a cargo de los maestros Gabriel Puentes (batería), Diego Maroto (sax) y Luri Molina (contrabajo).

El 26 de mayo la exposición Diálogo de pintura, al alimón con el maestro Armando Romero, mostrará cómo ambos disfrutan sus reinvenciones irreverentes sobre los grandes artistas europeos del pasado; se inaugurará en la Galería Urbana (Calzada de los Leones 195, Águilas, Álvaro Obregón, 01710, CDMX).

El 27 de mayo expondrá obra de Gran formato desde los años ochenta hasta nuestros días, en la Fundación Sebastian (Avenida Patriotismo 304, San Pedro de los Pinos, Benito Juárez, 03800 CDMX).

A partir del 3 de junio, se podrá ver nuevamente el mural Antro de las mil ventanas – un homenaje al pintor impresionista mexicano Joaquín Clausell (1866-1935)- que fue creado a puertas abiertas en el Museo de la Ciudad de México, y ahora estará en el lobby de la Galería MAD, en la torre Porsche de Santa Fe (Carr. México-Toluca 5420, La Rosita, El Yaqui, Cuajimalpa de Morelos, 05320, CDMX)

El 5 de junio sostendrá un encuentro de amistad y arte con el pintor Eloy Tarcisio, una propuesta curatorial a partir del concepto Forte-Piano, por medio de piezas creadas individualmente por los artistas durante la pandemia, las obras serán expuestas en el Museo de Historia de Tlalpan (Plaza de la Constitución No. 10, Tlalpan Centro I, Tlalpan, 14000, CDMX) y en Casa Frissac (Calle Moneda sn, Tlalpan Centro I, Tlalpan, 14000, CDMX

A partir del mes de julio se inaugurarán tres exposiciones como parte de las celebraciones en Irapuato, Guanajuato, tierra natal Jazzamoart: una en el Museo de la Ciudad, otra en el Teatro de la Ciudad y una más el Centro Cultural CREA (todos ubicados en el Centro Histórico de la ciudad de Irapuato).

Todas las actividades se realizarán bajo las medidas de sanidad pertinentes y con previa cita, para mayores informes consultar los sitios web y/o redes sociales de las sedes.

Francisco Javier Vázquez Estupiñán, nació en Irapuato, Guanajuato, en 1951, adoptó en 1974 el seudónimo de Jazzamoart (jazz, amor y arte), y a punto de cumplir 70 años, con la misma energía con la que entró en 1969 a la Academia de San Carlos sigue creyendo que “lo importante es la actitud y la pasión por vivir; la edad es un accidente y en la vida siempre hay que chingarle”.

“Continuamente estuve dispuesto a pagar cualquier precio por ser pintor, y durante algún tiempo lo hice pintando lo que no quería, ahora desde hace algunos buenos años, uno de mis mayores éxitos es pintar lo que me de la gana y poder vivir celebrando mi obra”, cuenta mientras trabaja en su estudio.

Para Jazzamoart, como para muchos artistas que suelen trabajar en solitario, la pandemia le ha permitido enfatizar esa condición de estar consigo mismo, con su parte creativa, “como decía Efraín Huerta: estar solo, pero bien acompañado”. Aunque reconoce que extraña la farándula con los amigos, asistir a los toros, al fútbol, a un concierto de jazz, a comer rico en alguno de sus restaurantes preferidos, y salir a comprar libros, discos y puros.

Sin embargo, afirma que frente a la pandemia el arte nos ha salvado, y nos ha mostrado que gracias a los creadores podemos apreciar lo valioso que es un libro, un disco, una pintura, una escultura, y en general valorar muchos más la cultura que nos ha rescatado de este aislamiento.

Jazzamoart logró a partir de la década de los ochenta, un estilo rítmico y expresionista, íntimamente vinculado a la música y a otras pasiones del ser humano, que lo ubicó con un estilo personalísimo en la escena de la plástica latinoamericana. En años posteriores su pasión por reinventar a grandes maestros como Rembrandt –un autor al que le ha dedicado más de 10 años de variaciones-, Diego Velázquez, Vicent Van Gogh; o escenas de la fiesta brava, el flamenco, la pasión por el fútbol, o sus interpretaciones al Quijote, Rayuela, la poesía de Quevedo o López Velarde, le han dado un universo polifacético en el que la además de la pintura, ha incorporado a la escultura.

Pero decididamente con su personaje de la Bebopera (nombre derivado del bebop, primer estilo moderno del jazz) que aparece en su obra, en soledad o en los antros y conciertos de jazz, hace su propio homenaje a Miles Davis, Charlie Parker, Onette Coleman, el saxofón, la batería, y transmuta sus influencias de Gilberto Aceves Navarro, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros o Paul Gauguin.

Al mirar sus obras nos hace escuchar la música con su estilo lúdico y emotivo, el mismo con el que exprime los tubos de óleo, chorrea con una brocha los colores, deja caer la materia como bodoques sobre la tela, que entre violencia, misterio y escándalo, se explica por sí misma.

La suya es una pintura llena de júbilo, gozo, placer, en el que entrega toda la pasión que para él significa: su oficio de pintor unido a su vida y obra.

Ahora trabaja en una obra en gran formato que se llamará “Códice 70” en la que estará su peregrinar por la vida y la pintura, una viaje pictórico y anecdótico de 70 láminas que representarán narraciones biográficas de siete décadas de vida, cada una es pintura y vida.

Por su puesto allí está su madre, Rosaura, quien antes de los 5 años le enseñó a leer y escribir; su padre, Xavier, quien le instruyó para pintar y amar el arte; y sus abuelos Virginia (cantante de zarzuela) e Isidro quienes le hicieron sentir la música. También aparece su mujer Nora, y sus 3 hijos Jazzamoart (jazz, amor y arte), Viart (vida y arte) y Poettier (poeta de la tierra), sus siete nietos, así como sus incontables amigos.

Jazzamoart ha mostrado su trabajo en más de quinientas exposiciones colectivas e individuales en museos y galerías de México, Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá ́, Europa, Corea del Sur, Japón y China. Ha realizado escenografías e improvisaciones visuales para los principales exponentes del jazz internacional, como B. B. King, Ray Charles o Diana Krall. El lenguaje gestual de Jazzamoart permite, a través de su pintura, escultura y performance, generar emociones tanto a los expertos del arte como a las personas que se acercan por primera vez a sus obras.

El escritor Carlos Montemayor dijo que Jazzamoart estaba entre los tres grandes artistas de Guanajuato, junto a Diego Rivera y José Chávez Morado, pero nuestro festejado agrega a Hermenegildo Bustos, a quien considera un genio del dibujo.

Su trabajo cuenta con participaciones y distinciones en museos y muestras como la Bienal Iberoamericana de Miami, Museo Reina Sofía en Madrid, Bienal Tamayo, Tour de la Bourse en Montreal, Trienal de Osaka en Japón, Premio Internacional de Dibujo Joan Miró en Barcelona, Premio del Festival del Centro Histórico, Premio del Bicentenario de la Revolución Francesa, Bronx Museum of Art en Nueva York, Bienal de Beijing, Museo Nacional de Arte de China, Rijksmuseum en Amsterdam, Salones Nacionales de Pintura, Escultura y Dibujo en México, Phoenix Museum of Art en Arizona, Europalia en Bélgica, Museo del Palacio de Bellas Artes y Museo de Arte Moderno en México, Hyogo Prefectural Museum en Japón, Museo Kereva en Finlandia, Museo marco en Monterrey, Museo Do Brinqueido en Portugal, Museum of Latin American Art en California y becas del SNCA-Conaculta, entre muchos otros.