Migrantes de Alejandro Santiago llegan a San Ildefonso

Ciudad de México.- Los mil 501 esculturas de barro del artista plástico oaxaqueño Alejandro Santiago, que representan a los migrantes mexicanos que mueren en su intento por cruzar la frontera norte del país, conforman el espectro de los que ya no están, al tiempo que evocan el deseo de sus seres queridos por tenerlos presentes.

Como parte de las actividades por la celebración del 30 aniversario del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), el Colegio de San Ildefonso aloja la exposición 2501 Migrantes, del artista oaxaqueño fallecido en 2013.

Las esculturas que conforman la instalación son resultado de la preocupación de Alejandro Santiago quien, al volver a su pueblo natal luego de una estancia en Europa, se dio cuenta de que la mayoría de los habitantes de la comunidad habían emigrado hacia Estados Unidos en busca de mejores oportunidades de vida.

La travesía

Por esa razón, decidió realizar la travesía que hacen sus paisanos rumbo a la frontera norte de México, con la finalidad de mimetizarse con ellos y entender la experiencia de dejar toda una vida detrás.

Durante ese viaje, el escultor nacido en Teococuilco de Marcos Pérez, Oaxaca, observó las dos mil 500 cruces emplazadas en el desierto mexicano con las que se rinde homenaje a quienes han fallecido en su intento por pasar a Estados Unidos.

A partir de esa vivencia, decidió realizar un conjunto de dos mil 501 esculturas de barro. Las piezas conforman el espectro de los que ya no están, al tiempo que evocan el deseo de sus seres queridos por tenerlos presentes.

La obra del artista oaxaqueño genera la reflexión sobre la ausencia de los miles de migrantes que no llegan a cruzar la frontera entre México y Estados Unidos. Con este trabajo, Alejandro Santiago logra conjuntar la sensibilidad estética con la fuerza de la tierra de la tradición escultórica en barro de las comunidades oaxaqueñas.

Durante la conferencia de prensa para dar a conocer los pormenores de la exhibición, Eduardo Vázquez Martín, coordinador ejecutivo del Colegio de San Ildefonso, destacó la oportunidad de haber trabajado junto con el CISAN y la familia de Alejandro Santiago para traer las esculturas a la capital del país. “Está exposición es para el Colegio de San Ildefonso la culminación de una labor muy grande, el trabajo de traer a estos migrantes de tierras oaxaqueñas”, dijo.

Diálogo

Graciela Martínez-Zalce, directora del CISAN, se refirió a la relevancia de los estudios sobre América del Norte que ha desarrollado esta institución durante las últimas tres décadas, y señaló que mostrar el trabajo de Alejandro Santiago es importante por la crisis migratoria que se vive actualmente en nuestra nación. “Qué mejor manera de celebrar 30 años de estudios sobre Estados Unidos, México y Canadá que dialogando con una obra así de fuerte”, afirmó.

Lucio Santiago, hijo de Alejandro Santiago, habló en nombre de la familia y resaltó el significado e impacto que el arte tiene en distintos estratos de la humanidad. “Éste tiene que ser un detonador para invitar a la reflexión sobre fenómenos como la migración”.

La muestra, con 501 de dichas esculturas, será acogida por el Colegio de San Ildefonso luego de que una selección de obras del maestro oaxaqueño cruzara la frontera y fuera exhibida en el Cementerio Hollywood Forever en Los Ángeles, California.

Estará abierta al público desde esta semana de noviembre hasta el 8 de marzo de 2020 y tendrá entre sus actividades conferencias, talleres, cine y proyecciones como el documental de Yolanda Cruz Reencuentros: 2501 Migrantes. (Con Información de Gaceta UNAM).